Photo Uribe
Logo Small

Lunes 11 de Diciembre del 2017

La última oportunidad

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Indalecio Dangond  |

Fecha: 11/02/2017

 

Juan Manuel Santos presidente de Colombia - Foto: cloudfront.net

Se le acabó el tiempo al presidente Santos, y no pudo echar andar la locomotora  del sector agropecuario en Colombia. Los pocos logros alcanzados en estos siete años de su gobierno, ocurrieron más como consecuencia del empuje de productores visionarios que de los perversos y politizados subsidios y ayudas de miles de millones que giró al sector.

Ojalá no desperdicie las facultades que le ha otorgado el Congreso de la República, mediante la ley del Fast Track, para modificar las normas y programas públicos que dificultan la inversión, el crecimiento y la competitividad del agro colombiano. Le sugiero algunas ideas:

El esquema de Seguro Agrario, creado mediante la Ley 69 de 1.993, lleva 24 años sin poder superar una cobertura del 2.5% del total del área cosechada en el país. Si deseamos que este sistema alcance algún grado importante de aseguramiento, es necesario que el Gobierno autorice a las compañías de seguros crear una Sociedad Anónima bajo un esquema de “coaseguro” para la administración del seguro agropecuario con una participación obligatoria del 10% del valor de las primas emitidas por cada una de las aseguradoras en el año inmediatamente anterior. 

Este esquema de Coaseguro permite hacer frente a riesgos que por su intensidad, extensión, frecuencia aleatoria y costo económico, son prácticamente inasumibles por cualquier aseguradora que actúe de forma aislada e individualmente.

El fomento a la reforestación comercial, llamado Certificado de Incentivo Forestal -CIF, creado por la Ley 139 de 1994, ha sido una herramienta ineficaz. En los últimos 4 años, ha recibido recursos del Gobierno Nacional por un monto de $81.354 millones con los cuales se logró el establecimiento de 43.598 nuevas hectáreas forestales, de una meta de 600.000 hectáreas. Es decir, una cobertura del 7.2%.  

Si en Colombia, queremos tener un crecimiento importante y sostenible en reforestación comercial,  se debe crear una normatividad que le asigne al sector privado el papel de ejecutor y al Estado, el papel de establecer incentivos tributarios, jurídicos y financieros para las actividades de forestación y silvopastoreo con planes de manejo a nivel predial. Dicha normatividad debe establecer un mecanismo de fondeo de recursos a través de los Fondos de Pensiones mediante la inversión forzosa en Títulos de Desarrollo  Forestal (TDF), que emita Finagro, para financiar plantaciones forestales a largo plazo.

Otro problema que podría resolverse mediante el Fast Track, es la escasa inversión en mecanización de cultivos, distritos de riego, centros de investigación, escuelas de emprendimiento rural, infraestructura para el almacenamiento y la comercialización. Los recientes resultados del censo agropecuario -realizado por el Dane-, muestran que los pequeños y medianos productores de las zonas rurales del país desarrollan sus actividades agrícolas y pecuarias de manera ineficiente y poco rentables porque no tienen acceso a créditos para realizar este tipo de inversiones.

Si el articulo 2º de la Ley 16 de 1.990, permite que los entes territoriales, como personas juridicas, de derecho público, sean sujetos de crédito fomento, pues permitan a través de una norma, acceder a creditos redescontados por Finagro para este tipo de inversiones que podrian beneficiar a miles de asociaciones campesinas en las zonas rurales de sus municipios.

Presidente Santos, no desperdicie esta última oportunidad.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

jairohurtadoo

12/02/2017 9:12 PM

Pablo coelho describió “Un Fracaso” es una meta alcanzada pero se insiste en seguir en ella y por eso lleva al fracaso. Santo hay que reconocerle que logro que las FARC el grupo mas criminal que ha tenido el mundo, después de ISIS se aquietara y dejara de asesinar colombianos. Pero bueno ya le dieron su Nobel, doble presidencia, vuelta al ruedo en carroza de oro, fotos, regalos, aplausos, todo lo que llena a un enfermo que padece, síndrome de la personalidad narcisista. Hasta aquí, si lo dejamos más este hombre nos llevara a una guerra civil, entregara el país a Cuba, Venezuela, Nicaragua, Irán, etc. si no para este hombre sera un Sadam Husein un Gadafi, un Hugo Chávez, Bashar al-Ásad, y el se cree un Gandhi, Mandela, Yasser Arafat, y eso es un peligro por que se ha salido y cuerpo ajeno.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido