Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 18 de Septiembre del 2019

La verificación incompleta

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Laura Gil  |

Fecha: 16/02/2016

 

Jean Arnault, delegador de la ONU - Foto: elnuevoherald.com

Sin claros y expresos vasos comunicantes entre la operación de paz y la Oficina, ¿terminaremos con unas Naciones Unidas en Colombia sin dientes para los derechos humanos?

Srebrenica, 1995. Soldados de la ONU miran impávidos cómo ocho mil personas se dirigen hacia la muerte. No intentan detener la masacre: el mandato no lo permite.

Colombia, 2016. Observadores desarmados en regiones con múltiples actores violentos presencian actos de agresión contra civiles. No consiguen hacer nada: el mandato no lo permite.

Las diferencias entre los Balcanes y Colombia saltan a la vista; el riesgo para la credibilidad de las Naciones Unidas resulta el mismo.

Si el Gobierno logra su propósito, los observadores militares de la misión en Colombia tendrán las manos atadas y la voz amordazada ante las violaciones de derechos humanos. No podrán registrarlas, ni investigarlas, ni denunciarlas, ni mucho menos actuar para detenerlas. No alcanzarán siquiera a transmitir la información a las autoridades.

El Gobierno pretende que los derechos humanos queden por fuera del quehacer de la operación de paz, y el pulso entre la ONU y Casa de Nariño está al rojo vivo. Llama la atención la salida de Fabrizio Hochschild, de regreso a Nueva York en un alto puesto, antes incluso de la firma de la paz. Como residente coordinador del sistema ONU, Hochschild abogó por la incorporación de los derechos humanos en el mandato de la misión.

La Resolución 2261 del 25 de enero, que creó la presencia de la ONU en Colombia, solo recogió el comunicado conjunto de las partes en La Habana. Evadió lo fundamental y no concretó el mandato. ¿Qué actividades deberá efectuar el personal de las Naciones Unidas?

El presidente Santos había prometido una resolución del Consejo de Seguridad limpia. Y limpia sí fue. Solo recogió el comunicado conjunto de las partes en La Habana. Pero los derechos humanos no ensucian una resolución, ni tampoco un mandato. Todo lo contrario.

La Secretaría General de la ONU se pregunta cómo responder a los requerimientos de un país que acudió de manera voluntaria al Consejo de Seguridad sin traicionar el aprendizaje de fracasos tan sonados desde Ruanda 1994 a Sri Lanka 2009.

Tal como están las cosas, la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos para las Naciones Unidas, presente en el país desde 1996, no podrá realizar un acompañamiento de la misión, no tendrá acceso a las zonas de concentración y dejará de constituir la cabeza más visible de la ONU en el país. Peor aún, es probable que pierda financiamiento en tanto las contribuciones voluntarias de los países se concentrarán en la misión. Sin claros y expresos vasos comunicantes entre la operación de paz y la Oficina, ¿terminaremos con unas Naciones Unidas en Colombia sin dientes para los derechos humanos?

Las preparaciones para el despliegue están en marcha, y la estructura de la misión se está definiendo. El francés Jean Arnault, actual representante especial del Secretario General para las conversaciones en La Habana, dirigirá la operación. Coroneles en actividad, uruguayos y chilenos, están siendo reclutados. La ONU aspira a conseguir entre trescientos y trescientos cincuenta militares y policías de países de la Celac.

Una operación de paz de este calibre necesita un marco de referencia de derechos humanos. La exclusión de los derechos humanos del mandato de la misión provocará una pérdida de confianza de la ciudadanía en el componente internacional de la verificación que, en últimas, podrá debilitar la implementación de los acuerdos de paz. Los responsables serán el Gobierno, por haberlo exigido así, y la ONU, por haberlo aceptado.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed