Photo Uribe
Logo Small

Lunes 11 de Diciembre del 2017

Las urgencias: a cuidados intensivos

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Saul Franco  |

Fecha: 13/10/2015

 

Foto: elcolombiano.com

Las urgencias y la tutela se han convertido en las válvulas de escape de la gente ante la falta de acceso real a los servicios y la ineficiencia del modelo de salud que padecemos.

En tutelas ya pasamos el vergonzoso record de cuatro por minuto, la mayoría reclamando servicios incluidos en el paquete básico. Y ahora nos enfrentamos al colapso de los servicios de urgencias, que han llegado hasta niveles de ocupación superiores al 500% de su capacidad instalada. Es una sobreocupación apenas comparable a la de las cárceles del país, pero con consecuencias aún peores pues en urgencias es cuestión de vida o muerte.

Una urgencia real, llámese infarto, accidente de tránsito, cólico renal, asalto armado, deshidratación o apendicitis, requiere una atención inmediata, calificada y eficiente. Cualquier carencia o incompetencia puede agravar las cosas y terminar en la muerte, como ocurre cada vez con mayor frecuencia. Lo que impropiamente llamamos “paseo de la muerte” no es otra cosa que una cadena de irresponsabilidades, evasivas y negación de derechos en la atención de una urgencia.

En términos de salud y vida, los servicios de urgencias tienen una relación costo-beneficio muy favorable. Recuperar una vida de una enfermedad aguda o un accidente grave, es un logro muy importante. En términos económicos, en cambio, las urgencias son muy costosas. Requieren personal, equipos e insumos especializados y valiosos. Y como el actual modelo colombiano de salud desde su origen priorizó las ganancias en plata a las ganancias en salud, los servicios de urgencias no le han merecido tanta atención ni se han desarrollado al ritmo del crecimiento tanto de la población y sus riesgos, como de los avances tecnológicos.

Son muy variados los mecanismos mediante los cuales el modelo vigente ha ido llevando a la sobresaturación de las urgencias. Las demoras prolongadas en conceder las citas con especialistas o las autorizaciones de procedimientos y exámenes de mayor complejidad, en especial por parte de las EPS. El desbalance entre el volumen y complejidad de la demanda de urgencias reales y el número, calidad y ubicación de la infraestructura y recursos asignados a los servicios de urgencias. El descuido en los programas y actividades de prevención de enfermedades crónicas y de promoción del buen vivir que facilita la ocurrencia de eventos graves que pudieron evitarse. Y el sentimiento generalizado de que sólo por vía de las urgencias se puede obtener la atención negada o evadida por otras vías, son algunos de tales mecanismos. Por supuesto que hay que reconocer también algunos abusos en la demanda de urgencias, pero son la excepción y no la regla.

Contrario a la opinión del ministro de Salud, quien dijo sin sonrojarse que el problema se debía en buena parte “al incremento de la cobertura en salud, la mayor accesibilidad y la falta de especialistas”, la crisis de las urgencias pone precisamente de manifiesto la falta de cobertura real de servicios asistenciales y las múltiples barreras de acceso a la atención médica oportuna. El tema de la calidad, cantidad y distribución de los especialistas en el país será objeto de otra columna.

Fue un logro importante que la reciente Ley Estatutaria en Salud – 1751 de 2015 – dejara clara la obligación, no sujeta a autorizaciones o depósitos económicos, de la plena atención de urgencias por parte de las instituciones prestadoras de servicios de salud. Toca ahora hacer valer la ley, exigir a los actores del sistema que asignen los recursos y creen las condiciones necesarias para que pueda cumplirse, y seguir insistiendo en la necesidad de un nuevo modelo de salud que no sólo evite que las urgencias tengan que entrar a cuidados intensivos, sino que permita cobertura universal, acceso real y vida saludable y en paz.

El autor es médico social.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido