Photo Uribe
Logo Small

Lunes 11 de Diciembre del 2017

Los consejos que John F. Kennedy le daría a Santos sobre la prensa y el enemigo

Autor(a): Pedro Aja Castaño  | 

Fecha: 12/10/2015

Exclusivo para FCPPC
 

Foto: elespectador.com

“Basta por ahora: entretenga usted la guerra seis meses y yo le ayudaré superabundantemente con lo que le pediré al congreso. Con leyes que me escuden hago yo diabluras. (Escritos Sobre Santander. Pág. 226. Horacio Rodríguez Plata y Juan Camilo Rodríguez. Biblioteca de la Presidencia de la República de Colombia, 1988.)

“Para hacer la paz hay que barajar y repartir de nuevo.” Alfonso Cano, 1997

“Pero siento que” Kennedy “heredó una situación difícil: no creo que el Presidente de los Estados Unidos sea realmente libre alguna vez, y creo que… está en estos momentos sintiendo el impacto de su falta de libertad. También creo que él entiende ahora el grado en el que ha sido engañado, en especial, por ejemplo, con la respuesta de Cuba durante la invasión de Bahía de Cochinos”, continuó Castro.

“No puedo evitar tener la esperanza… de que un líder vendrá a la delantera en América del Norte (Kennedy, ¿por qué no?, tiene muchas cosas a su favor) que tendrá el coraje de lidiar con la impopularidad, combatirá a los monopolios, dirá la verdad y, lo más importante, dejará a las naciones actuar como ellas decidan. Kennedy todavía podría ser ese hombre.” (Conversación entre Fidel Castro y el periodista francés Jean Daniel, director del periódico socialista Le Nouvel Observateur.

Quiero creer que Santos es un demócrata que busca una salida óptima, según su entender, a una encrucijada que no pensó que fuera tan difícil, similar a la heredada por Kennedy y que pretende resolver al estilo Santander o Cano; o mediante una prensa ‘colaboradora’ a la que ahora las Farc le atraviesan el palo en la rueda mediante la propuesta de ‘democratización de medios’ que según Claudio Paolillo de la SIP “sabemos que lo que buscan es controlar el flujo informativo e imponer la censura.” Por lo que estamos viendo en esta negociación de paz, el público habla de valores, justicia, ideales, esperanzas; pero en realidad en la mesa se negocian intereses explícitos o soterrados que, en nuestro caso, desconocemos.

Por esa razón, voy a referirme, guardadas las proporciones del contexto, a una situación parecida que enfrentó John F. Kennedy ocho días después de la frustrada invasión a Bahía de Cochinos ante un auditorio del Hotel Waldorf Astoria el 27 de abril de 1961, cuyo contexto involucraba el papel de la prensa en la invasión. Su alocución la tituló “El Presidente y la prensa.

Planteamiento del primer dilema Kennedy. Se dirige a los miembros de la prensa allí presentes y les dice: “Quiero hablar sobre nuestras responsabilidades en común, en cuanto al peligro común. Los acontecimientos de las semanas recientes pueden haber ayudado a iluminar ese desafío para algunos; pero las dimensiones de la amenaza, se avecinan a lo largo del horizonte por muchos años. Cualesquiera que sean nuestras esperanzas en el futuro para reducir esta amenaza o vivir con ellas se entiende que no hay escape por la gravedad de su desafío a nuestra supervivencia, y a nuestra seguridad, un desafío que nos confronta de manera inusual en cada esfera de actividad humana.” El enemigo común es el comunismo que ha instalado sus bases en Cuba y plantea el dilema: reducir la amenaza o vivir con ella. En Colombia enfrentamos un dilema similar: reducir la amenaza mediante la guerra o convivir con ella a través de una negociación sostenida en un hipotético postconflicto y dejar a cada quien el esperar con su desesperanza.

Ya estamos en ese escenario y planteo LOS HECHOS RESUMIDOS de los desafíos y amenazas según los recojo e interpreto en la prensa. El meollo de lo que se discute, en este momento, sobre la Jurisdicción Especial de Paz es la JUSTICIA. El Presidente despacha el asunto diciendo que algunos quedarán contentos y otros no, como si se tratara de repartir una pizza entre glotones. No es así. La gente intuye y espera, aunque no sepa la definición legal, una regla de justicia que resumiría así: la aplicación de un tratamiento idéntico, a seres o situaciones que se integran en una misma categoría, que algunos llaman justicia ordinaria o vindicativa; enfrentada a una concepción política de justicia llamada transicional que otros asocian con una justicia de resocialización, restauración, paz, o conveniencia, etc. La percepción de la sociedad es que las Farc migraron de una situación de luchadores por un ideal (EN LA QUE SE APLICARÍA UNA JUSTICIA TRANSICIONAL) a una de delincuentes y terroristas narcotraficantes que no se han arrepentido de tal condición, que aspiran a llegar al poder, utilizando la paz como estrategia, como lo decía Alfonso Cano (EN LA QUE SE APLICARÍA UNA JUSTICIA ORDINARIA). Y en el acuerdo, después de una argumentación privada, no consensuada con la opinión pública, se espera que asumamos sus conclusiones y recomendaciones como una verdad necesaria sobre hechos y verdades, presunciones, valores abstractos y concretos, jerarquías legales que se aceptan o desconocen, cantidad y calidad de lugares de reclusión. Ese acuerdo, debido a su argumentación debe pasar por el Congreso, con la aplanadora de la mayoría gobiernista, auditorios especiales pagados, etc. pero el principal ‘cliente’ de todos este proceso, el constituyente primario, debe conformarse con el supuesto silencio informado de su voto, que apenas si llega a decir algo en las encuestas, si no es suprimido por facultades especiales, o la abierta persecución del Fiscal Montealegre, pues las 45 preguntas del Procurador al Presidente Santos, responsable de todo este escenario, no han sido respondidas. Valdría la pena compararlas con lo que podamos saber de la Jurisdicción de Paz. Creo que este resumen no tiene ningún estilo pendenciero, aunque no incluya todos los factores importantes.

Seguiría Kennedy con su planteamiento frente a nuestra situación. “Este desafío mortal impone a nuestra sociedad dos requerimientos que debe preocupar a ambos, la prensa y al Presidente; dos requerimientos que podrían parecer casi contradictorios en tono, pero que deben ser reconciliados y logrados si vamos a vencer este peligro nacional. Me refiero, primero, a la necesidad de dar información al gran público; y segundo, la de mantener importantes temas oficiales en "secreto".

Planteamiento del segundo dilema Kennedy. ¿Qué debe ser público y qué debe ser secreto? Esa ‘regla’ sobre un asunto en el que se negocia nuestro patrimonio político, ético, legal, emocional, de dignidad, etc. no ha sido explicitada; por lo que entonces tenemos:

INTERPRETACION DE ALGUNOS HECHOS SEGÚN TITULARES E IMÁGENES. Pretendo encontrar un sentido a la estructura del conjunto de textos, así como el reconocimiento de un hilo conductor de las temáticas.

El Tiempo: ‘Autores de delitos graves estarán en un lugar específico, austero, vigilado’ (Mensaje dirigido a la oposición para ‘neutralizarla’) Pero la foto de Santos, Raúl Castro y Timochenko, como los tres alegres compadres sabemos que fue obligada. Entre esperanza y Realismo (Editorial), ‘Magnánimos, pero vigilantes’ (M.I.Rueda), ‘Ni jolgorio, ni velorio’ (M. Vargas), expresan dilemas. ‘Santos y la lavandería’ (S. Hernández), posición crítica. ‘Una oportunidad para la paz’ (R. Holmes), ‘La hora de la verdad’ (G. Perry) Expresan conciliación y facilitación. ‘El Camino de la paz’ (N.H.Martínez) Descalifica a la oposición, alaba la ‘madurez’ de la guerrilla, advierte sobre su peligro, algo contradictorio. ‘Fuerza para lo que se viene’ (F. Santos) advertencia y responsabilidad frente al peligro.

El Espectador: ‘El capítulo final’ El papel de los constructores de la Jurisdicción de paz. (¿En qué los asesoraría el psiquiatra?) ‘El camino que falta andar para la paz’ Desorienta, pues presenta cuatro temas para finiquitar en el Congreso y no menciona los VEINTISEIS PENDIENTES QUE QUEDAN y que, si son ‘pendientes’ por algo será. (Foto con cara feliz de Santos, argumentando; Jaramillo aburrido con las manos agarradas; cara de estoicismo de De la Calle con las manos en los bolsillos. ‘La suave venganza de la paz’ está servida para varias interpretaciones: empezamos a ver las provocaciones de Anncol, el chantaje de Timochenko al revelar la desactivación de un atentado contra Santos, etc. ‘En nuestras manos’ (Editorial) Una apuesta. ¿Qué significa apostar? ‘¡De frente…arrr!’ (A. Molano) El paramilitarismo como caballito de batalla. ‘Justicia imperfecta, paz posible’ (R.Uprimny) Defensa de su labor en el grupo. ‘No se dejen enredar’ (R. Bejarano) Consejos al gobierno y mala bilis contra la derecha. ‘Juzgar la guerra y distribuir la tierra para la paz’ (A. Reyes) Los ‘logros’ de la ‘paz’. ‘¡Tanta justicia sí permite la paz!’ (K. Ambos) Venta de sus ideas sobre ‘La Nueva Jurisdicción Especial.’ Finalmente Semana, El Tiempo y El Espectador se refieren en sus análisis a los diferentes puntos del acuerdo. Y Semana se destaca presentando una hermosa revista sobre el Meta diciendo que la paz atrae, desde luego. Pero es puro marketing.

¿Cómo reaccionaría Kennedy ante el secretismo, o mala estrategia de divulgación para otros, de lo que sucede en La Habana? “La sola palabra "secreto" es repugnante en una sociedad libre y abierta; y nosotros somos gente inherente e históricamente opuestos a sociedades secretas, a juramentos secretos, a procedimientos secretos. Hemos decidido hace tiempo que los peligros excesivos e injustificados del ocultamiento de hechos concretos, por mucho superan los peligros que son mencionados para justificarlos.” Se escogió a La Habana, los emisarios ‘secretos’ el ocultamiento de contactos, etc. como resultado de pensar que lo secreto es la mejor forma de manejar asuntos que conciernen al bien mayor de la opinión pública en una sociedad democrática. Pero en las opiniones de prensa recogidas se reflejan “los peligros excesivos e injustificados del ocultamiento de hechos” que planteaba Kennedy, por lo que un proceso pensado para beneficio de todos se pretende que sea un acto ciego de fe, (que solo se puede tener con un Dios que conocemos muy bien) en vez de una ‘fe racional’ mediante la transparencia, por lo que su COMUNICACIÓN DEFICIENTE produce: mensajes subliminales, fotos obligadas y dicientes, dilemas, críticas, descalificaciones, lambonería, advertencias, desorientación, interpretaciones, chantajes, provocaciones, apuestas, ataques, marketing político.

Así los ASPECTOS NEGATIVOS RELACIONADOS CON LAS FARC, la comunicación deficiente o secretismo y la naturaleza de los negociadores (Timochenko 72% imagen desfavorable; no debe ir al congreso 80%; las Farc no tienen voluntad de paz 72%)) produce en el ánimo de las personas lo que se refleja en las encuestas. 52% pesimista de que los diálogos lleven a la paz ANTES del encuentro en Cuba; 54% pesimista DESPUÉS del encuentro; y un 65% de que se pueden romper los diálogos; luego el ‘encuentro’ no cambió la naturaleza de la percepción real y profunda. La gente prefiere el castigo a la verdad 59% (Aquí hay un dilema falaz, pues el CASTIGO ES UNA VERDAD CONTUNDENTE DE LA JUSTICIA PARA TODA LA SOCIEDAD DE QUE EL DELITO NO PAGA; mientras que ‘saber la verdad’ es un CONSUELO para la víctima). Intercambio de verdad por impunidad 71% en desacuerdo. La gente apoya en un 51% las críticas de Uribe al proceso; 67% no cree que las Farc cumplan acuerdos; no se cumplirá el plazo fijado para la firma 58%.

ASPECTOS CONOCIDOS Y ESPERADOS SOBRE LA PAZ. 74% la quiere; gana el gobierno 55%. Pero el manejo del tema de la paz no saca a Santos de la media ni como presidente ni como negociador, pues se mantiene por debajo del 50%, desde nov del 2014 a octubre del 2015 lo que refleja una tendencia de mediocridad en su ejecución que contrasta con el 60% de favorabilidad de septiembre del 2012, que cayó al 45% a los dos meses y no ha superado, proporcionalmente, la tendencia del 41%, contra la imagen favorable de Uribe del 61.

RESUMEN DE RESULTADOS. Las matemáticas de primaria dicen que si sumamos y dividimos los resultados de DATOS DE ACTITUDES Y SENTIMIENTOS sobre las Farc, la paz y Santos, tendremos la explicación inicial de un fenómeno, sin entrar en interpretaciones: Las Farc registran un 30% de favorabilidad (se raja); Santos una tendencia media de ser evaluado positivamente en un 41% (Por debajo del 60%, se raja), mientras que las expectativas de que ganemos, gobierno y sociedad, la situamos en un 64%. Es decir, nuestra capacidad de esperar ganar (64%) contrastaría con la capacidad de dar (30%) de las Farc que tiene que equilibrase con el 28% que la encuesta les atribuye como ‘ganancia’ para ellos. (Pero en realidad quieren el 100%) Entonces, si a su capacidad deficiente de ‘invertir’ en nosotros, le agregamos el deseo real de quedarse con la torta, entenderemos a qué le estamos apostando: a perder, ser engañados o sometidos. Si tenemos en cuenta que los hechos y opiniones que hemos expuesta arriba, se reflejan en actitudes y sentimientos que estadísticamente (encuesta) pueden evaluar negativamente una situación política de la que no podríamos esperar nada bueno, nos preguntamos: ¿Qué, quién o quiénes podrían hacer cambiar esa tendencia? Un elemento de liderazgo altamente positivo que sobrepasara a ambos bandos, sería la respuesta. Se quiso ver en el Papa ese elemento. Pero él es muy inteligente y conocedor de la situación más allá de lo que imaginamos y SABE que además de liderazgo habría que SATISFACER LOS VERDADEROS INTERESES que están en juego y que no salen a la luz pública. Creo que la tarea de CONOCER LOS RESULTADOS DEL SECRETISMO como lo recomendaría Kennedy queda hecha.

Planteamiento del tercer dilema Kennedy. “En tiempos de guerra, el gobierno y la prensa han trabajado habitualmente juntos en el mismo esfuerzo, basado largamente en la auto-disciplina, para prevenir revelaciones no autorizadas al enemigo. En tiempos de " Peligro presente y claro” (¿Será que a las Farc se les puede catalogar así?) las cortes han sostenido que aun los privilegios de la Primera Enmienda (libertad de expresión, prensa, reunión) deben cederse por la necesidad del público de "su propia seguridad nacional."

De acuerdo con esa reflexión ¿Qué vemos en nuestro escenario? Se Considera TABÚ que las Farc, su amenaza terrorista, su deseo de tomarse el estado mediante cualquier método sea un asunto de PELIGRO CLARO Y PRESENTE para la prensa y el sistema judicial; un peligro que se pueda debatir y sobre el que se puedan plantear exigencias a los actores de justicia y responsabilidad política. Esa realidad se ha sustituido por un alegato ideológico que debe merecer el honor y la oportunidad de un debate democrático. Este es el engaño que no se quiere ver, pues en una mentalidad democrática el debate es un medio que no pretende acabar con el sistema; pero en una mentalidad totalitaria no hay debate democrático, ya que los disidentes van a la cárcel. De ahí que esa mentalidad no cambia dentro ni fuera de su sistema. En esa situación, sin ningún recato los PAZÓLOGOS recomiendan CONFIAR EN LAS FARC.

La claridad de Kennedy sobre el enemigo. “Si están buscando una definición de " peligro claro y presente," entonces solo puedo decir que el peligro nunca ha sido más claro y su presencia nunca ha sido más inminente. Dado que estamos alrededor del mundo en contra de una monolítica y cruel conspiración que descansa primeramente en el ocultamiento de los hechos, en expandir su esfera de influencia, en infiltración en lugar de invasión, en subversión en lugar de elecciones, en intimidación en lugar de libre decisión, en guerrillas nocturnas en lugar de ejércitos diurnos. Es un sistema que ha acumulado vastos contingentes humanos y materiales, anudado herméticamente, una verdadera máquina altamente eficaz que combina operaciones militares, diplomáticas, de inteligencia, económicas, científicas y políticas.

“La preparación de estas actividades son secretas, no públicas. Sus errores son soslayados y enterrados bajo un manto de silencio, y no publicados en la prensa. Sus disidentes son silenciados, nunca elogiados. Ninguna inversión es cuestionada, ningún rumor es informado, ningún secreto revelado. Conduce la Guerra Fría, en forma sistemática, con una disciplina de guerra, que ninguna democracia esperaría, ni querría enfrentar. No obstante, cada democracia reconoce las necesarias restricciones de la seguridad nacional -y la cuestión permanece, les guste o no, en saber hasta dónde esas restricciones necesitan ser más estrictas si vamos a enfrentar este tipo de ataques o una indiscutible y segura invasión.”

¿Entendemos entonces por qué frente a la Farc lo único que la opinión pública expresa es odio o rechazo? Debido a que no hay conocimiento cabal de la estrategia subversiva del enemigo la recomendación que daría Kennedy para Colombia, no se entendería, y caería en oídos sordos:

“Se requiere un cambio de perspectiva, un cambio en tácticas, un cambio en misiones por el gobierno, de parte de la gente, cada hombre de negocios o líder sindical, y todos los periódicos.”

La gente se siente impotente para escoger entre la negociación y la guerra, cuando existe una tercera opción ensayada con Cuba: el BLOQUEO a las Farc, en todos los sentidos y ámbitos. No se hace, porque la lucha de las Farc la han planteado como una lucha contra el imperialismo norteamericano del que nuestra élite nacional es sirviente, pero no es así, por lo que está engañada, presumo.

LA MANIPULACIÓN ACERCA DEL CONCEPTO DE IMPERIALISMO.

Definámoslo y señalémoslo. Primera tarea. Leer “John F. Kennedy contra el imperio www.larouchepub… Publicado el 6 de septiembre de 2013. Segunda tarea. Leer Las negociaciones secretas entre JF Kennedy y Fidel Castro www.ipsnoticias… Publicado el 6 de enero de 2015 por Robert F. Kennedy Jr., sobrino de JFK.

Henry C. Carey, el asesor económico de Lincoln, explicó el tema universal del imperialismo en su Armonía de intereses de 1851:

"El mundo tiene ante sí a dos sistemas… Uno busca el empobrecimiento, la ignorancia, la despoblación y la barbarie; el otro busca el incremento de la riqueza, de la comodidad, de la inteligencia, de la unificación de la acción, y de la civilización. Uno procura la guerra universal; el otro procura la paz universal. Uno es el sistema británico; el otro… es el sistema americano… creado con el propósito de elevar e igualar al mismo tiempo la condición de vida del hombre, en todo el mundo".

El concepto de imperio se deriva de las acciones de las potencias colonialistas. Generalmente se ignora cómo Kennedy luchó contra esa concepción representada por un grupo de intereses de su propio país, los británicos, los soviéticos y Cuba como marioneta de los comunistas imperiales. Por eso fue asesinado. La guerra fría del 2015 se plantea bajo los parámetros de un nuevo imperialismo ejercido por los que señalaba Carey y que puede leerse en el Informe de la ONU CRIMEN ORGANIZADO Y GLOBALIZACIÓN FINANCIERA con la descripción del daño que le hace a la economía mundial, las naciones, las personas y las instituciones. En ese escenario la ‘paz’ puede ser utilizada como concepto verdadero o falso por los dueños del balón que no son otros que el crimen organizado incrustado en las instituciones y en la estructura financiera mundial con agentes respetables en trance de negocios. En ese escenario, uno de los socios tiene un ‘perfil difícil’ que está pidiendo pista en la mesa mundial de decisiones, pues si Pablo Escobar fue senador ¿por qué no puede serlo Timochenko?

La nueva guerra fría es la de las drogas, la protección de su dinero y sus ambiciones políticas para proteger el negocio. Leer Claves y consecuencias de incluir las drogas y la prostitución en el cálculo del PIB europeo. Los mismos cálculos los están haciendo en Wall Street. Por eso Richard Grasso, Presidente de la Bolsa de Valores de Wall Street vino a Colombia en 1998 a entrevistarse con Raúl Reyes. Leer “El abrazo Grasso.”

Tenemos entonces que el leguleyismo santanderista, el comunismo como excusa para el enriquecimiento mafioso, o como trampa histórica de los dictadores inmaduros o envejecidos, el negocio de la droga de fácil acceso al proletariado como consumidores y productores, la transitoriedad y desregulación de la justicia al gusto del consumidor, crean la precariedad de los vínculos humanos con la justicia, con el sentido común, con la sensibilidad de los otros, en una sociedad individualista y privatizada, marcada por el carácter transitorio y volátil de sus relaciones, y el lucro a cualquier precio. Del compromiso político ha desaparecido la patria, la solidaridad mundial, volviéndose una entidad flotante, sin expectativa de responsabilidades ciudadanas hacia el otro y la sociedad, que hace posible que algún imbécil proponga a Timochenko como Premio Nobel de Paz. Así, la negociación con las Farc es un futuro sin certezas, donde las libertadas y territorios arrancados a la subversión se deshacen con la obligación de ser consecuentes con el mandatario presidencial y amigos de la élite mundial como George Soros banquero y líder mundial de la legalización de la droga. Leer: George Soros: Why I Support Legal Marijuana – WSJ. El multimillonario George Soros habló en La W sobre la…reunión con el presidente Juan Manuel Santos y el apoyo de su fundación a la lucha contra las drogas.

Vemos entonces el juego: fuera de Colombia Soros habla de la legalización, del cambio de parámetros, y en Colombia de inversiones. Así, despreocupados esos líderes de los miedos, angustias existenciales y consecuencias para la Colombia decente y su previsión de futuro, no les importa apoyar a quien nos ha hecho el mayor daño manipulando la sagrada esperanza de la paz en función de su codicia.

Otros artículos en

Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido