Domingo 19 de Noviembre del 2017

Los niños abusados de este país

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 05/03/2016

 

Ilustración: El Colombiano

Menores de todas las edades, a lo largo y ancho de Colombia, son afectados por maltratos gravísimos y desprotección indignante. ¿Qué esperar en una nación de niños tan vulnerables?

Desde las tierras desérticas de La Guajira y las selvas de Chocó, hasta las calles de Bogotá y las laderas de Cali y Medellín, llegan cada semana noticias de niños que sufren hambre, sed, infecciones, violencia intrafamiliar, engaños en internet y abusos sexuales, e incluso asesinatos brutales, como acaba de ocurrir en el municipio de La Estrella. Este país encierra mundos muy peligrosos para ellos.

Historias de facetas aterradoras: el panorama de chicos famélicos sobre las polvaredas de las rancherías o la urgencia de los pequeños indígenas y afros que viajan en botes río abajo buscando una pastilla que detenga fiebres, diarreas y vómitos.

La aparición de un menor de 11 años, en el fondo de un barranco, en la vereda La Saladita, al sur del Valle de Aburrá, con señales de una bestialidad extrema, y la captura en la capital del país de un ingeniero que mediante una red social engañaba a adolescentes de 12 y 13 años, para hacerles fotos de pornografía infantil, extorsionarlas y abusar de ellas sexualmente, obligan a preguntar ¿qué pasa y quién protege a los niños? ¿Acaso no es la infancia la depositaria de nuestra esperanza y futuro?

Hace apenas unas horas la policía y las directivas de un colegio en Itagüí, con apoyo de los padres, hicieron un operativo y hallaron drogas ilegales para el consumo y la venta. Los menores se ven rodeados por mercaderes sin escrúpulos que les proveen alucinógenos para volverlos adictos y esclavos de un comercio criminal.

Hay que detenerse en estos episodios, describirlos y enfrentarlos con gran pena y malestar, porque es deber de todos preocuparnos y actuar frente a un cuadro tan amplio de abusos y riesgos.

Era necesario endurecer las penas contra los autores de abusos físicos y sexuales contra niños. Es pertinente alzar la voz y denunciar la hambruna y la desnutrición de los pequeños wayúu. Este diario acaba de publicar las entregas de un informe especial que retrata la desprotección y la vulnerabilidad de la infancia en el extremo norte del país, en gran parte originada en la débil estructura del Estado, larvada además por la corrupción y la desidia. En los testimonios recogidos, que relatan cómo los niños agobiados por la sed toman agua de mar, se comprueban décadas de abandono y ausencia gubernamental.

Pero el espectro de violaciones a los derechos de los niños es tan amplio que la reflexión sobre la situación de la infancia no se agota en La Guajira, Arauca o Putumayo.

Se trata de una crisis transversal, una realidad inquietante que cruza por la generalidad de las ciudades y los departamentos colombianos. Cualquiera de estos casos increíbles y atroces servirían para escandalizar a una sociedad decente, a una nación cuyo Estado entienda sus obligaciones superiores frente al bienestar de los niños. Y debería, por supuesto, movilizar al conjunto de los ciudadanos.

Menores sin afecto, reclutados por el crimen organizado. Niños sin leche, sin galletas, sin pan, sin agua. Chicos expuestos a los abusadores de toda laya o blanco de redes de corruptores y pedófilos. ¿Así para dónde vamos, Colombia?

Qué doloroso resulta tener que poner el dedo en esta llaga de nuestra sociedad. Qué chocante este ejercicio de conciencia, pero cuán necesario y demandante de la acción de la institucionalidad pública y privada y de una comunidad que no puede guardar silencio ni pasividad ante tal grado de afectación de sus niños.

Ojalá en el Gobierno y el Congreso, en las empresas, en los colegios, en las casas, alguien se entere de todo lo que pasa con nuestra infancia. Hora de despertar, país.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido