Photo Uribe
Logo Small

Sábado 23 de Junio del 2018

No a la venta de Isagen

Autor(a): Margarita Restrepo  | 

Fecha: 20/03/2015

Exclusivo para FCPPC
 

Foto: cccs.org.co

En momentos en los que se empiezan a sentir los efectos del mal manejo de la economía por parte del gobierno sumado a la acelerada devaluación de nuestra moneda frente al dólar, acompañado de una fuerte caída en los precios del petróleo, vuelve a surgir la venta de Isagen como alternativa para solucionar los problemas de caja que tiene el Ministerio de Hacienda.

Cuando una familia pasa por una mala situación económica, lo primero que tiene que hacer es recortar sus gastos. Primero se suspenden aquellos que se consideren suntuarios y si esto no es suficiente tendrá entonces que suprimir ciertas cosas en aras de garantizar su supervivencia. Solo al final, cuando no hay alternativa alguna, toma la decisión de vender su más preciado activo.

El gobierno Santos lleva casi cinco años derrochando a diestra y siniestra. Ha usado el presupuesto nacional para construir una coalición ficticia, cuya única matriz de identidad es la denominada mermelada.  Dado que no tenía un discurso político convincente, recurrió a la chequera de la nación para comprar conciencias de políticos, periodistas, dirigentes sindicales y todo aquello que a futuro pudiera interponerse en su camino. A quien no pudo sobornar, entonces persiguió, como le ha sucedido a importantes dirigentes del uribismo.

Para agradar a las Farc, dio la orden de cesar la ofensiva militar en contra de esa organización y los efectos fueron nefastos. La inversión extranjera empezó a sentir desconfianza en el país. Volvieron los secuestros de industriales foráneos, la extorsión a multinacionales, los retenes en las carreteras, las voladuras de los oleoductos.

Cuando el presidente Uribe salió del poder, Colombia estaba a unos pocos miles para llegar al millón de barriles de petróleo por día. El ritmo que llevaba la exploración y explotación, permite hacer creer que hoy deberíamos estar cerca al 1.3 millones diarios. Pero nada de eso ha sucedido. Un mes llegamos al millón y al otro –gracias a las ofensivas terroristas- nos quedamos por debajo.

La cereza sobre ese pastel de desgracias ha sido la estrepitosa caída en el precio del crudo, lo cual claramente afecta a la caja de la nación.

Mientras Colombia empezaba a dejar de percibir ingresos, el gobierno mantenía in crescendo su nivel de gastos. Suntuosidades tan exóticas como aviones de lujo para pasear a los ministros y multimillonarias edificaciones para establecer delegaciones diplomáticas son muestra del nivel de insensibilidad del presidente Santos frente a una crisis económica que se avizoraba en el horizonte.

La gente decidió sacar su dinero de Colombia. Empezó la venta de activos y la demanda acelerada de dólares, lo cual ha contribuido en gran medida en la apreciación de esa moneda. Los importadores comienzan a enviar mensajes de alerta, pues los productos de consumo interno indefectiblemente subirán de precio.

Y el gobierno necesitado de liquidez en vez de tomar medidas de austeridad que el país entero implora se adopten, decide nuevamente que enajenará el 57% de las acciones que posee en Isagen, uno de los activos más preciados de la nación.

Nos han dicho mentiras. Que el dinero de la venta de Isagen será invertido en infraestructura. Eso no es verdad. Necesitan esa plata para seguir en el festín de derroche, para regar de mermelada a medio país de cara a las elecciones regionales de octubre, para seguir “afianzando” a la Unidad Nacional a punta de contratos, puestos y prebendas. La venta de Isagen servirá para que Santos continúe la ofensiva corruptora que empezó en agosto de 2010.

Colombia entera tiene que cerrar filas para impedir que el gobierno enajene un activo que, además de su valor, resulta altamente estratégico. Santos y su ministro Cárdenas no son los dueños de Colombia y por lo tanto no pueden creer que el patrimonio nacional les pertenece a ellos y como tal pueden hacer lo que les plazca con total impunidad.

Por eso, quiero invitarlos a que me acompañen con su voz de protesta y todos, a una sola voz digamos: “No a la venta de Isagen”.

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed