Photo Uribe
Logo Small

Martes 23 de Julio del 2019

No a las rachas de violencia

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Abdón Espinosa Valderrama  |

Fecha: 13/11/2014

 

Foto: s3c.es

Hace rato es hora de decir 'no' a las rachas de violencia, más con actitudes que con palabras vanas.

Atónitos nos ha correspondido ver de lejos o de cerca las rachas de violencia que vienen sacudiendo al mundo y, en particular, a América Latina, con el trasfondo siniestro del narcotráfico. Para no hablar, por ahora, de la contienda sangrienta en Oriente Próximo.

En primerísimo lugar, el secuestro, tortura y asesinato a fuego lento de 43 jóvenes estudiantes en la República de México reviven en nuestra memoria similares episodios terroristas de épocas pasadas y se asemejan, en su naturaleza y móviles, a los que aquí todavía se perpetran, aun cuando en menor grado y más dispersos. Tales los asesinatos de dos inocentes indígenas por uno de los numerosos brazos de la guerrilla de las Farc o los que con tenacidad siguen afligiendo a Buenaventura y Tumaco. Con el narcotráfico no hay transacción posible. La contumacia de sus crímenes resulta más persuasiva y contundente que las promesas verbales.

Por otra parte, la conmemoración del vigésimo quinto aniversario de la demolición del ominoso Muro de Berlín despierta el recuerdo de la etapa precedente de guerra devastadora y la posterior de Guerra Fría, con cruel despotismo en uno de los flancos. Más atrás, el mesianismo esquizofrénico, tiránico y despiadado de Adolfo Hitler, unido al exceso de las reparaciones impuestas a Alemania por el Tratado de Versalles, precipitó otra también a escala mundial. Con millones de víctimas, no ya solo de combatientes, sino de población civil.

Tuve la fortuna de asistir en Berlín a los pasos iniciales del derribo del Muro de la infamia. Repetidamente había visitado la porción occidental con permisos restringidos a los museos de la parte oriental bajo el yugo tiránico soviético. Se experimentaban cierta asfixia espiritual al entrar en su esfera e inocultable desahogo al salir de ella.

En el otoño de 1989, invitado con un grupo de periodistas por la República Federal de Alemania, encontré esta vez, en el cercado Berlín occidental, más optimismo y esperanza, pronto explicados, uno y otra, por el espectáculo de medianoche en que caían, bajo piquetas demoledoras, trozos de la muralla oprobiosa, ante un público todavía escaso en número y con la emoción contenida, como si se tratara de un rito sagrado. Eran las noches preliminares de lo que fuera ulterior explosión popular.

Hacia 1953 habíamos ido a Alemania occidental, junto con Irma, mi ahora difunta esposa, de padre alemán, prusiano por más señas, en busca de la familia que en esa zona había quedado. Con su perfecto idioma y su misma silueta aria, fuimos yendo, sobrecogidos por las ruinas, de pueblo en pueblo, hasta dar con su paradero en casa solitaria sobre una colina aparentemente deshabitada, bastante arriba de la ciudad de Fráncfort.

Por entonces, la expresión socorrida era la definitoria de kapput (destruido). Habíamos entrado al país en ferrocarril por entre los vestigios ahumados de la otrora bella ciudad de Colonia, luego primorosamente reconstruida. Ni un puente sobre el Rin. Todos habían sido bombardeados desde el aire, lo mismo que las casas de habitación. Salvo la joya arquitectónica de su emblemática catedral, a la que sin embargo le había sido aniquilada una de sus alas, acaso por error de puntería.

Tanta devastación no podía sino causar horror por la guerra, por cuanto significa en términos de aniquilación y muerte. Y pensar que en Colombia, de uno u otro modo, la hemos vivido. Con tantos sacrificados como se han conocido y tantos más que han perecido por la sola culpa de existir o de resultar incómodos a organizaciones irregularmente armadas. Hace rato es hora de decir ‘no’ a las rachas de violencia, más con actitudes que con palabras vanas.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed