Photo Uribe
Logo Small

Sábado 21 de Septiembre del 2019

Odebrecht y la zona de confort

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 27/12/2016

 

Ilustración: elcolombiano.com

Se escucharon las alarmas desde Brasil, pero en Colombia nadie parecía darse por aludido. Tenemos leyes anticorrupción, pero los controles siguen siendo inanes. La justicia está en deuda.

La firma brasilera de construcción Odebrecht y sus altos ejecutivos vienen siendo objeto de investigación desde hace meses en su país de origen, en un macroproceso judicial en el cual se han visto involucrados políticos y gobernantes de muchos partidos. Entre ellos el expresidente y antiguo líder sindical Luiz Inácio Lula Da Silva, acusado el pasado 15 de diciembre por el Ministerio Público Federal de haber hecho nombramientos en Petrobras, a efectos de facilitar el pago de sobornos de Odebrecht para acceder a cuantiosos contratos.

El máximo ejecutivo de la firma, Marcelo Odebrecht, ya fue condenado por la justicia de Brasil a 19 años de prisión por corrupción, el 8 de marzo de este año. Comenzó a ser procesado desde 2015.

Desde hace más de un año, pues, se sabía que esta constructora, adjudicataria de grandes contratos de obras públicas en Colombia, ejercía prácticas corruptas. En junio del año pasado, el Ministerio de Transporte de Colombia afirmó que se enteró de estas investigaciones por los medios de comunicación, y que por respeto al principio de presunción de inocencia y buena fe, debía esperar el resultado final de las actuaciones judiciales para poder determinar qué medidas tomar.

Como las evidencias derivadas de la investigación de Brasil eran cada vez más concluyentes sobre sobornos pagados más allá de sus fronteras, el 8 de marzo de este año el mismo Ministerio emitió el comunicado más gaseoso y burocráticamente inane que pudiera esperarse, donde dijo que “evaluaría la información” para ver si la remitía a la Super Sociedades. No mencionó a la Fiscalía.

Lo que ha venido a saberse no son tanto irregularidades como comisión de delitos transnacionales por parte de la firma (confesados ante autoridades norteamericanas, con pagos de multas en Estados Unidos y Suiza).

Apenas ahora la justicia colombiana comenzará diligencias para determinar el alcance de los sobornos pagados a funcionarios colombianos. Aparte del cariz judicial del asunto, esto ha dado pie a una controversia política entre el gobierno actual y el anterior, donde ambos han quedado muy mal parados: tanto el anterior como el actual parecen limitarse a enunciar las leyes anticorrupción aprobadas, las comisiones de notables constituidas y las calidades “incorruptibles” de sus funcionarios, antes que mostrar la eficacia de sus controles internos para atajar las coimas.

La más reciente encuesta Gallup Poll muestra que la corrupción es considerada quizás el peor problema del país por parte de los colombianos. Transparencia Internacional ubica al país en el lugar 83, entre 138, de los menos transparentes. Y la presidenta de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, Diana Espinosa, denunció que el compromiso oficial para atacar la corrupción en la contratación estatal es muy bajo.

El escándalo Odebrecht en Colombia latía en muchos círculos, pero solo con la confesión de sus directivos en Estados Unidos parece haber impulsado acciones aquí, no obstante que esta época del año es propicia para olvidos. Sin embargo, debería activar una verdadera demanda ciudadana por la verdad y la exigencia de responsabilidades penales y políticas.

Se sabe que el discurso dominante en la política y en los gobiernos es que la corrupción grave es siempre la de los demás, nunca la de los propios equipos. Solo una justicia transparente e imparcial y una opinión pública vigilante podrían cambiar el curso de esa zona de confort de los corruptos.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed