Photo Uribe
Logo Small

Lunes 19 de Agosto del 2019

Paz lenta y polémica

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 30/12/2016

 

Ilustración: elcolombiano.com

El 2016 resultó histórico: se firmó el fin del conflicto con las Farc, pero quedó constancia en el plebiscito de un rechazo popular a contenidos del acuerdo. Con el Eln, el diálogo aún es sinuoso.

Colombia asoma a la construcción de la paz, pero con hondas discrepancias sobre el camino seguido. La ciudadanía tiene claros los beneficios que trae cesar la confrontación armada interna, pero es en los métodos y sus implicaciones en los que no hay consenso. Así puede describirse 2016: un año de sucesos definitivos y contradicciones inacabadas en torno a un tema que es el meridiano de la realidad nacional.

El país aguardó cuatro años de negociaciones entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc, pero al final una mayoría -la que se manifestó en las urnas- no estuvo de acuerdo con las concesiones hechas para llegar a la firma de la paz. El triunfo del No sobre el Sí en el plebiscito, aunque por un porcentaje minúsculo e inesperado, acentuó el debate y mostró las fisuras que el Ejecutivo y algunos sectores incondicionales del proceso no querían aceptar.

Durante estos 12 meses se dieron hechos de alto contraste: ver que las Farc, enfrentadas a la reprobación popular de los acuerdos, no retomaron la lucha armada o sentir que la comunidad internacional no comprendía, desde fuera, la decisión soberana de una significativa porción de los colombianos que se opusieron a lo pactado. O despertar con la noticia del Premio Nobel de Paz a un presidente que se jugó su capital político por la negociación con la guerrilla, pero que sigue sin repuntar en aceptación ciudadana.

En la otra orilla permaneció expectante una oposición que se mantuvo férrea en exigir que no se concedieran a las Farc beneficios de elegibilidad política para sus jefes, sindicados por la Fiscalía o condenados por los jueces de numerosos delitos de lesa humanidad y crímenes atroces. En sus críticas también censuran que los atropellos más graves de la guerrilla puedan cerrarse sin un solo día de cárcel para los responsables.

Es necesario mirar ese retrato de altos contrastes en el muro amplio de la realidad nacional, para valorar el año que se vivió en materia de paz. Una palabra, un concepto de semejantes dimensiones e implicaciones que sin embargo no logra unir, no permite integrar la geografía disímil de los intereses de los colombianos. Aunque si esas tensiones se aprecian de otra manera, es posible descubrir allí la riqueza de una diversidad que ha sido capaz de garantizar, en este tiempo, nuestro modelo democrático. El del disenso y las libertades a las que debe servir una paz en construcción.

Hay que despedir 2016 con la firme convicción de que no cruzamos la línea al lado del fracaso y el pesimismo. Será más justo, en términos históricos, entender que se negoció un conflicto en medio de una nación a la que aún le cuesta reunirse en torno a proyectos y procesos nacionales de la mayor exigencia deliberativa y dialéctica. Una Colombia que debe luchar contra otros actores y factores de ilegalidad como el narcotráfico, las bandas criminales y lo que queda de los grupos subversivos.

Terminar el conflicto con las Farc en 2016 permitió desactivar un aparato ilegal que nadie quería ni soportaba más. Recibir a sus hombres del lado de la legalidad y la democracia, implica un reto mayúsculo para quienes, desde el Gobierno y la política, responsables también de la coherencia del Estado y su institucionalidad, pueden garantizar una reinserción y una reconciliación que liquiden deudas sociales y políticas del pasado, sin que se contraigan otras que reediten violencias o produzcan otras nuevas.

El Eln, por su parte, mantiene un doble discurso. Dicen querer la paz pero persisten en sus acciones criminales. La más reciente en la propia capital del país, atribuída a ellos por las autoridades militares y de policía. Un auxiliar de esta última institución, de 19 años, murió de forma atroz: asesinado y objeto luego de explosión. Siete están gravemente heridos. El desprecio por la vida de esta guerrilla es aberrante, impulsado por la sensación de impunidad penal y política que les ampara. No se les persigue, no se les condena. Tienen secuestrados en su poder. Si el Gobierno y Eln no se ponen de acuerdo en elementos rectores mínimos será muy difícil tener un proceso estable, que avance y se proyecte a soluciones definitivas. Deberían saber que la ciudadanía no soporta más dilaciones ni excusas peregrinas.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed