Photo Uribe
Logo Small

Sábado 16 de Diciembre del 2017

Paz, sin secuestro

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): José Gregorio Hernández  |

Fecha: 02/11/2016

 

Odín Sánchez Montes de Oca, secuestrado por el ELN - Foto: esp.rt.com

No hemos podido entender las razones -si es que puede haberlas en tratándose de un crimen atroz- para que tanto las Farc como el Eln insistan en mantener a personas secuestradas; para que persistan en negar que cometen ese delito, que por su misma definición es continuado, o para que nieguen a los familiares de los secuestrados las informaciones que reclaman desde hace años. Esas familias, que tanto han sufrido, necesitan saber si sus seres queridos siguen vivos -en cuyo caso, deben recobrar su libertad- o si, desgraciadamente, murieron en cautiverio o fueron ejecutados -evento en el cual quieren saber dónde se encuentran los cadáveres para darles cristiana sepultura-.

Si en efecto esas organizaciones subversivas tuvieran auténtica voluntad de paz y actuaran de buena fe, procederían -o habrían procedido desde hace rato- a las liberaciones o a las mencionadas informaciones motu proprio. Por su parte, el Gobierno no debería iniciar ni proseguir proceso de paz alguno mientras la organización correspondiente siga perpetrando el secuestro. Y también, para los efectos del diálogo, debería exigir a las guerrillas la inmediata liberación, no de uno o dos, sino la de todos los menores de edad que han sido reclutados por ellas y permanecen en sus filas.

En estos días, por ejemplo, hemos presenciado un espectáculo poco edificante. El Gobierno quiere iniciar las negociaciones de paz con el Eln, y le ha exigido como requisito previo la liberación del ex congresista Odín Sánchez Montes de Oca. El Eln ha estado diciendo una cosa y otra al respecto, y lo cierto es que no lo ha devuelto al seno de su hogar, como ha debido hacerlo hace mucho tiempo. El Presidente de la República ha suspendido la iniciación de las negociaciones.

Si Santos limita su exigencia a la liberación del ex congresista, olvidando a los demás secuestrados, comete el mismo error que cometió con las Farc, y que se constituyó en uno de los motivos para el triunfo del No el 2 de octubre. 

El Marco Jurídico de la Paz (A.L. 1 de 2012), es decir, la Constitución (Art. transitorio 66), supedita la justicia transicional "al cumplimiento de condiciones tales como la dejación de las armas, el reconocimiento de responsabilidad, la contribución al esclarecimiento de la verdad y a la reparación integral de las víctimas, la liberación de los secuestrados, y la desvinculación de los menores de edad reclutados ilícitamente que se encuentren en poder de los grupos armados al margen de la ley". 

La paz es urgente y necesaria, pero se debe lograr cumpliendo la Constitución. Y el Estado no puede comenzar claudicando.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido