Photo Uribe
Logo Small

Viernes 14 de Diciembre del 2018

POLÍTICOS DE PLASTILINA

Autor(a): Aníbal Romero  | 

Fecha: 21/05/2014

Exclusivo para FCPPC
 

Desde Platón sabemos que la demagogia es el veneno de la democracia. Lo que no se dice con frecuencia es que ese mal ataca primero a numerosos políticos y después a las masas.

Una de las másfrases elocuentes que hayan sido pronunciadas con referencia al veneno demagógico es ésta: “Yo les sigo a ellos, pues yo soy su líder”. La mezcla de cinismo y sarcasmo es tan patente como risible, con una dosis trágica. La frase ha sido atribuida al político francés del siglo XIX Auguste Ledru-Rollin y al políticoinglés del siglo pasado Stanley Baldwin, entre otros personajes históricos. Sea como fuese, lo cierto es que retrata a los que acá denomino “políticos de plastilina”, es decir, aquéllos que en vez de labrarse convicciones y sostener creencias para persuadir a la gente a que les siga, lo que hacen es leer encuestas para averiguar qué es lo que presuntamente interesa a la gente, de modo de seguirles.

El peor mal que aqueja actualmente a la democracia alrededor del mundo es la conversión de demasiadospolíticos en meros lectores de encuestas, carentes de convicciones firmes. Una cosa es conocer la situación de la opinión pública para orientarse, y otra muy distinta estudiarla para amoldarse y subordinarse a ella. Esto último, por lo demás, es lo que hacen esos políticos que se transforman en gerentes y gestores de “políticas públicas” (como si existiesen “políticas privadas”), olvidando que un político es una cosa y un gerente otra.

En este orden de ideas debo admitir que Hugo Chávez fue unpolítico sustantivode la cabeza a los pies. Utilizó la demagogia en su manejo comunicacional, pero tenía convicciones y el coraje (se lo reconozco) de defenderlas y de voltear los términos de la frase previamente citada. Para Chávez el tema se definía así: “En esto creo, aspiro convertirme en su líder, síganme”.

Por desgracia todo aquello en lo que Chávez creía significó un rumbo de destrucción nacional, de la que Venezuela tomará mucho tiempo en recuperarse, confiando en que comience algún día a hacerlo. Pero ése no es mi punto en esta nota. Lo que deseo destacar es el daño que causan los “políticos de plastilina”,que pasan el tiempo leyendo encuestas y consultando asesores para que les indiquen qué deben decir y qué no. La autenticidad, la confianza en sí  mismos y en sus ideas, la voluntad de persuadir y guiar han sido trastocadas por una permanente búsqueda de rutas prefabricadas, con el único propósito de complacer las cambiantes y muchas veces confusas perspectivas de una mayoría que, por supuesto, tiene comúnmente la atención centrada en sus dificultades cotidianas, lo que no implica que ello sea lo único que les importe o que sus prioridades sean impermeables al cambio.

En una situación como la que vive Venezuela, sometida al dominio de un poder extranjero, azotada por la maldad, ceguera e ineptitud de un gobierno oprobioso, y en pleno deslizamiento por un barranco de decadencia en todos los órdenes de la existencia colectiva, lo que menos necesitamos es una política de gerentes o conserjes. Lo que hace falta, me parece, son políticos capaces de colocar la lucha de la gente en el plano requerido, el plano del compromiso en función de un propósito más noble que aquél al que empuja a diario la dura (para la mayoría) vida cotidiana.

Las encuestas son instrumentos útiles pero tienen peligros. Creo que en Venezuela se plantean desafíos que quizás no son claramente percibidos por los estudios de opinión, pero son los más apremiantes. Para asumirlos se requieren políticos de convicción, no de plastilina.

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed