Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 18 de Septiembre del 2019

Porque así como digo una cosa pienso otra

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Moisés Wasserman  |

Fecha: 04/09/2015

 

Chimoltrufia - Foto: ask.fm

Señalé a un muy alto funcionario del Estado lo irreal que era el Plan Nacional de Desarrollo, me respondió que una cosa era el plan (aunque es ley) y otra, la realidad. Entonces me quedó claro el pacto: ellos se hacen los que planifican, y nosotros debemos hacernos los que creemos.

Esta paráfrasis de la famosa declaración de doña María Expropiación Petronila Lascuraín y Torquemada de Botija, más conocida como la Chimoltrufia, me viene a la mente siempre que se discute el problema de la ciencia y la tecnología en Colombia. Demuestra la autora una muy aguda percepción de los mecanismos lógicos y psicológicos que están en el trasfondo de esta discusión. Señala cómo se debe hacer un esfuerzo para entender, detrás de las declaraciones, qué es lo que realmente se está pensando.

Una de las afirmaciones de todos los discursos políticos, sin excepción, es que vivimos en un mundo en el que los países se dividen en ricos y pobres en conocimiento. Los países que desarrollan su ciencia y su tecnología son competitivos y generan bienestar para su gente. Sin embargo, lo que realmente se piensa lo dicen los números: Colombia mantiene su inversión en investigación y desarrollo (I + D) en 0,2 % del PIB, mientras que países de la Ocde invierten desde 4,3 % (Corea e Israel) hasta 1,3% (Brasil).

En la propuesta de presupuesto para el 2016 que el Gobierno presentó al Congreso, se destina para inversión en Colciencias la suma de 270.000 millones. Eso corresponde a un gasto de 1,75 dólares por habitante al año. Añadiéndole regalías y arandelas, no llegaría a 15 dólares (los Estados Unidos invierten por cada ciudadano más de 1.500). Para sentirnos menos incómodos usamos otro indicador: Acti (actividades de ciencia, tecnología e investigación), con el cual llegamos a 0,47 % del PIB. Pero parte de esas actividades no son realmente de investigación; son loables, pero no son ciencia y así lo dicen claro los reportes de la Ocde, que solo nos reconocen 0,2 %.

El presupuesto de Colciencias en el año 2012 fue de 416.000 millones; en el 2013, de 412.000; en el 2014, de 341.000, y para el 2016 será de 270.000. De estos, 208.000 están comprometidos en becas doctorales en curso, de las cuales 400 son en el exterior. En el año 2012 Colciencias aprobó 473 proyectos de 200 millones (y con dólar a 1.800). En el 2014 aprobó 300 proyectos de 150 millones. Si no cambia el presupuesto (y se cumplen los compromisos adquiridos con los becarios), en el 2016 no se financiarán proyectos. De estos pocos datos es fácil deducir qué piensan los que otra cosa dicen.

La Ley del Plan Nacional de Desarrollo, sancionada en junio pasado, contempla una inversión en C y T (incluidas las regalías) de 17 billones de pesos para 4 años. De eso, unos 12,9 billones (el 75 %) aparecen como obligación del sector privado. Hace unos días, en la rendición de cuentas de Colciencias, el Presidente se comprometió para el 2018 en llegar a una inversión del 1 % del PIB, con 50 % por parte del sector privado. Ni el 75 % ni el 50 % de tres meses después tienen alguna justificación fáctica. Lo que pasa es que uno puede decirlo, ya que no es indispensable pensarlo.

En una conversación en la que le señalé a un muy alto funcionario del Estado lo irreal que era el Plan Nacional de Desarrollo, me respondió que una cosa era el plan (aunque es ley) y otra, la realidad. No me lo decía tres años, sino apenas un par de meses después de aprobado. Entonces me quedó claro el pacto: ellos se hacen los que planifican, y nosotros debemos hacernos los que creemos.

Cuando le recordé al mismo funcionario que el 1 % del PIB ya había sido aprobado en un documento Conpes (Consejo Nacional de Política Económica y Social) a mediados de los años 90, me señaló que un Conpes no vale nada si no hay un Confis (Consejo Superior de Política Fiscal) que lo financie. Entendí que el título de esta columna está formalmente soportado en nuestra institucionalidad. En el Conpes se dice algo, no importa qué; en el Confis se revela lo que se piensa, que es otra cosa.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed