Photo Uribe
Logo Small

Jueves 19 de Septiembre del 2019

Presumir la decencia

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Yolanda Ruíz  |

Fecha: 24/03/2015

 

Foto: aciprensa.com

En medio de la crisis de la justicia mucho se ha hablado de presunción de inocencia pero les propongo hablar de presunción de decencia. Es cierto: al magistrado Jorge Pretelt no se le ha condenado por delito alguno pero hoy sus actuaciones generan dudas.

Si bien es su derecho que se presuma su inocencia, tal vez lo mínimo que una sociedad debe exigir a sus dirigentes es que podamos presumir su decencia.

Y ahí está el problema: hoy el magistrado Jorge Pretelt está bajo sospecha. No solo por las 3 denuncias en su contra sino porque ya aceptó haber cometido “el error” de reunirse con abogados que tenían asuntos pendientes en la Corte Constitucional. Esto último puede no ser un delito pero es una falta grave que genera suspicacia sobre sus actuaciones y se esperaría que una persona en su cargo sea intachable. Pero con cada nuevo detalle que se conoce crecen las sospechas.

Los hombres públicos encargados de conducir a la sociedad deberían darnos certezas y no incertidumbres. Por eso en ciertos cargos no debería bastar con tener un certificado judicial que indique que no se han tenido condenas, se debería tener un prestigio, un nombre que genere respeto y confianza.

Si bien, como dijo el presidente, no delinquen las instituciones sino las personas, lo cierto es que llevamos años viendo un creciente deterioro de la fe y la confianza que tenemos los ciudadanos en esas instituciones por cuenta de que muchas de las personas que las componen se han beneficiado de ellas, se han lucrado y han torcido tanto la ley como la ética buscando no el servicio público, como les corresponde, sino prebendas particulares.

No se trata sólo del magistrado Jorge Pretelt. Muchos congresistas, ministros, jueces, magistrados y también colegas periodistas, van por el mundo reclamando para ellos la presunción de inocencia pero generando todo tipo de dudas sobre sus conductas públicas o privadas.

El asunto no es de color político como pretende ahora mostrarlo —en una inteligente estrategia de defensa— el magistrado Pretelt. Esto no se trata de uribistas o santistas. No hay color político en esta crisis. Nuestra historia reciente está salpicada de escándalos que involucran a la izquierda, a la derecha, al centro, a todas las extremas, a hombres y mujeres. Aquí no hay ideología dueña de la moral. Los partidos dan avales a personajes con su certificado de inocencia penal bajo el brazo pero de quienes no se puede presumir la decencia sino todo lo contrario. Se pide a los investigados que consigan votos mientras los meten a la cárcel, se nombra en altos cargos a funcionarios con múltiples investigaciones abiertas sin pudor, los blancos se eligen en las curules de los afrodescendientes, se trafican influencias y los procesados por todo tipo de corruptelas se atornillan a sus puestos porque renunciar por dignidad no es común en Colombia.

Presumir la inocencia nos ordena la ley y así debe ser por derecho pero a nuestros dirigentes les debemos exigir, como sociedad, que por lo menos podamos presumir su decencia.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed