FCPPC - Vista de Impresión

Enlace: 

https://pensamientocolombia.org/la-traicion-de-roma/

Autor: José Obdulio Gaviria

Fecha: 24/01/2012

¿Cuál es el quid de la persecución a Restrepo y a varios generales del ejército? Apabullar a Uribe y resarcir a las Farc.

A Restrepo, como a Escipión, sus enemigos (en plan de 'víctimas') le harán una parodia de juicio.

    Santiago Posteguillo es un fenómeno editorial. Su secreto: erudición histórica infinita; intuición certera para concatenar personajes y episodios; amenidad insuperable.

    En La traición de Roma, Posteguillo narra el auge y caída del más brillante general romano, Plubio Cornelio Escipión, el 'Africano', caudillo que sentó las bases del futuro imperio. Escipión, casi en solitario, enfrentó al más genial y temido conquistador de la antigüedad -excluido Alejandro Magno, claro-, el general púnico Aníbal.

    En el senado romano y en las grandes mansiones, la cobardía, en cambio, ya se había preparado para someterse, lo más ventajosamente posible, al yugo de Cartago.

    Posteguillo, con intuición y lógica admirables, reconstruye las memorias de ese general romano que triunfó en todas las batallas, menos en una: la que le planteó la artería, la traición política. ¡Sí!

    'Africano', de manera imprevista, fue derrotado políticamente y condenado al exilio por aquellos a quienes él había puesto al frente de los destinos de Roma (cuando, eso sí, ya no había peligro).

    Hay constancia histórica de que 'Africano' dedicó sus años de proscripción a escribir las memorias en su casa-cárcel cerca de Pompeya; y que envió los rollos con sus escritos a la biblioteca de Alejandría. Allí los conoció uno de los padres de la historia, su contemporáneo, el griego Polibio. Sabemos que el único ejemplar que existía desapareció en el primer incendio de la biblioteca.

    Posteguillo, con inspiración iluminada, ensayó su propia versión de lo que debió pensar el general traicionado. Son páginas que bien pudieron ser escritas por 'Africano', César, Bolívar, Churchill, o Uribe, porque se refieren a la deslealtad y la traición, sombras que han oscurecido y oscurecerán la humana condición en todas las edades.

    "Siempre he servido a mi patria con orgullo y lealtad (…) Mis trabajos han sido notables, mi esfuerzo ímprobo, el precio que he pagado desolador (…) He sido el hombre más poderoso del mundo, pero también el más traicionado", piensa Posteguillo que hubo de escribir 'Africano'.

    "Lo que ningún extranjero consiguió en el campo de batalla, lo alcanzaron desde la propia Roma mis enemigos desde el senado. Su propósito es borrar toda huella mía. Que solo quede en los anales de Roma su versión de todos estos hechos".

    Hoy, la disyuntiva de Uribe y Luis Carlos es esta: o derrotan a sus verdugos (y están a tiempo); o pronto tendrán que dedicarse a escribir sus memorias de profetas amados por el pueblo, pero desarmados por sus enemigos en los traicioneros salones cortesanos.

    Hay una apuntadora o consueta de esa azarosa alianza que reúne a los usurpadores del legado de Uribe con los autores del libro Las perlas uribistas. Sus columnas en Semana siempre prefiguran los pasos futuros de los conspiradores: un día es la zalema para 'Timochenko', 'primoroso escritor' con quien sí se puede hablar; al otro es el vituperio contra quienes se atrevieron a enfrentar a las Farc en lugar de llamarlas a cogobernar a Colombia -como ellos creen que debiera ser-. ¿Cuál es el quid de la persecución a Restrepo y a varios generales del Ejército? Apabullar a Uribe y resarcir a las Farc por el atrevimiento de haberles desmovilizado la compañía 'Cacica Gaitana' dado que eso "generó desconfianza entre las partes".

    A Restrepo, como a Escipión, sus enemigos (en plan de 'víctimas') le harán una parodia de juicio. Han solicitado constituirse parte civil, la Presidencia de la República y el secretariado de las Farc (o el colectivo de marras). Mancuso también coadyuvará. Mientras, el alto consejero Jaramillo calcula su próximo mandoble contra quien les dio todo.

Publicado en El Tiempo, 24/01/2012
José Obdulio Gaviria