FCPPC - Vista de Impresión

Enlace: 

https://pensamientocolombia.org/prostitucion-politica/

Autor: Luis Felipe Rodríguez Z.

Fecha: 31/01/2014

La democracia es la libertad para ser diferente y expresar esa diferencia. Muchos parlamentarios son gente de pensamiento pero carecen de  carácter, y por eso han perdido su independencia, pensando solo en el vil metal. El problema de la “prostitución política” no es tener muchas relaciones sexuales, sino cobrar por ellas, y en eso están convertidos la gran mayoría de los integrantes del Congreso, quienes a punto de mermelada cohabitan mentalmente y quieren reelegir a su “omnipotente” Presidente Santos, y si osan acercarse a algún candidato del CENTRO DEMOCRÀTICO, inmediatamente son satanizados; les obligan a marcar alguna mínima distancia para librarse de la acusación velada o abierta de un fanático.

No es sencillo para ellos tenerse que revolcar en el mismo basurero de los coprófagos y al creer encontrar la solución, solo la han empeorado; les ha pasado lo de la vaca atollada. Ya lo vimos con el resultado en las convenciones tanto del Partido Ponservador como del partido de la U. ¿Por qué en vez de mantener posiciones hipócritas, piensan más bien con honestidad un ratico por Colombia? Les conviene… prostitutos y prostitutas de la política: recuerden que la falsedad confunde, seduce, extravía, distrae y muchos efectos más, porque la primera víctima es la verdad, en cambio la mentira es servil, y actuando de esta manera jamás obtendremos la paz.

Lástima grande para la democracia, que los colosales medios capitalinos  se copien unos a otros la misma falsedad, en contra de Álvaro Uribe Vélez, conformando de esta manera  lo que denominan una “matriz de opinión”. Es importante anotar cómo articulan los mismos epítetos de mal gusto sobre los mismos temas. Hablan de Álvaro Uribe Vélez y siempre lo asocian con algún hecho adverso, preferiblemente tomatazos, lo que garantiza su insensatez. Nunca recuerdan como estaba Colombia antes de su presidencia; más de cuatrocientos Alcaldes incluyendo los 16 del Caquetá, despachando desde las capitales de sus Departamentos, porque los narcoterroristas de las Farc eran los que mandaban en sus territorios, ni dicen nada de su gobierno, que fue excelente para la mayoría de los colombianos al recuperar  las instituciones.

El que cada semana asesinen muchísimas personas confirma el fracaso de la estrategia adoptada hasta ahora por el Presidente Santos para enfrentarse al monstruo de la criminalidad que nos está carcomiendo y robando el futuro en todas las ciudades y poblaciones de nuestra geografía.

¿Cómo  hace para hablar de paz en La Habana, mientras que en Colombia,  país que supuestamente dirige, pulula la anarquía? El pueblo clama por una táctica gubernamental que afronte eficazmente el delito y a las organizaciones criminales, que están conspirando en contra de nuestra seguridad, que unifique a todos los colombianos en la lucha por la justicia, la paz y la vida, para construir una forma de Seguridad Democrática vigorosa con valores humanos, señalando por mantener un clima en donde sin renunciar cada quien a su posición política, podamos acabar con los calificativos insultantes al que nos tiene sometidos el Presidente Santos.