FCPPC - Vista de Impresión

Enlace: 

http://www.elcolombiano.com/opinion/columnistas/el-cartel-de-los-soles-GD1216549

Autor: María Clara Ospina

Fecha: 04/02/2015

Resulta que el teniente Leansy Salazar, quien fuera por más de diez años asistente personal y jefe de seguridad de Hugo Chávez y, luego de la muerte de Chávez, pasara a ejercer los mismos cargos para el hoy presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, se encuentra desde el lunes 26 de febrero en Washington como testigo protegido de la DEA y ¡qué cosas las que está contando!

Para comenzar acusa a Cabello de ser el jefe del Cartel de los Soles, el cual se lucra permitiendo la utilización del territorio venezolano para agilizar el paso hacia México y Estados Unidos de la cocaína cultivada en Colombia por las Farc. El nombre del cartel se da por estar compuesto por generales que usan soles en sus uniformes.

Estas declaraciones dan fundamento a runrunes que se vienen oyendo hace ya tiempo. La supuesta corrupción de Diosdado y algunos de sus antiguos compañeros en el ejército es un secreto a voces. Tampoco es un secreto la protección de que gozan los cabecillas de las Farc en Venezuela. Ese ha sido su lugar preferido de escondite, descanso y placer y ahora se confirma que también ha sido el lugar perfecto para su enriquecimiento, gracias a la colaboración de las cabezas del chavismo.

Fue el diario español ABC quien destapó este tarro de gusanos y la información y detalles de las declaraciones de Salazar fueron ampliamente confirmadas por el secretario de Estado adjunto para Narcóticos y Seguridad Internacional, William Brownfield.

Como siempre que se destapa algo en contra del chavismo, Maduro ha sacado a relucir su arsenal de amenazas e insultos. Al diario ABC lo ha tildado de “bestial y vulgar”, a lo que el ABC le ha contestado: “Si por contar la verdad somos bestias y vulgares, imagínese lo bestias y vulgares que pueden llegar a ser quienes pervierten y degradan la democracia convirtiendo a su pueblo en rehén de un sistema cada vez más totalitario”. Y continúa: “Pero entendemos su reacción. Al fin y al cabo, el corazón de Venezuela es un reloj que marca implacable el tiempo que le resta para recuperar la libertad”.

Esta acusación a Diosdado afecta directamente a Colombia y a las negociaciones de paz con las Farc. ¿Se puede negociar con narcotraficantes sin exigir explicación sobre los dineros ganados ejerciendo el tráfico? ¿Cuánto dinero es, dónde está, en caletas en territorio colombiano y venezolano, en un paraíso fiscal? ¿Cuándo lo van a entregar?

Las Farc, cínicamente, aseguran que el narcotráfico fue una consecuencia ‘necesaria’ de su lucha para liberar el país. Y el Fiscal de Colombia, Luis Eduardo Montealegre, siempre dispuesto a favorecer a las Farc, ha declarado estar dispuesto a preparar un marco legal donde así se vea. Entonces, las Farc nunca tendrán que devolver o explicar un centavo de los billones ganados como narcos.

Esos billones no solo se les deben exigir a las Farc, sino deberán ser utilizados en reparar a sus víctimas. Pero eso no ocurrirá, porque tanto en Colombia como en Venezuela esto del dinero producido por el narcotráfico de las Farc, aupado por Diosdado y su cartel, se tapará a toda velocidad. ¡Vamos mal!.