FCPPC - Vista de ImpresiĆ³n

Enlace: 

https://pensamientocolombia.org/petrificados/

Autor: Pedro Aja CastaƱo

Fecha: 09/12/2018

Ser cazamentiras, lejos de ser una profesión, es una forma de vida, en la cual el mundo ? el de los seres como usted y como yo ? en su exuberante despliegue cotidiano, es cátedra magistral para nuestro entrenamiento.

Rita Karanauskas, “No te atrevas a mentirme ? Manual práctico para afilar el ojos y aprender a leer el lenguaje del engaño” Intermedio Editores, 2015.

Cuando leí la siguiente frasecita de Petro “Yo no hablo ni hago un discurso contra la corrupción; eso es facilísimo. Yo he arriesgado mi vida a luchar contra la corrupción,” me fui al libro de la cita arriba mencionada y me topé con un increíble capítulo genial de la autora: “Dime cómo te gobiernas en la calle y te diré quién eres.” Es decir, nuestro comportamiento desprevenido dice lo que somos.

Por lo que petrificados quedaron los seguidores de Petro cuando vieron al ‘man’ contando el biyuyo y relamiéndose como viejo verde con quinceañera exhibicionista. Ese fue su comportamiento desprevenido ante gente de su confianza, con una cámara que lo estaba grabando y él lo sabía. Y cuando vemos esa escena sospechosa y la comparamos con el tipo que se había convertido en el ‘ícono’ salvador de un país corrupto, hasta el punto de decir: “Hay que buscar al enemigo oculto, ese que favorece a las mafias, por ese mismo que me está haciendo un complot, para acabar con la Bogotá humana; tengan cuidado, nuestra paciencia tiene límites, no se equivoquen,” también nos quedamos petrificados, porque esa amenaza viene de alguien que pretende tener el poder de un presidente, pero que anda en malas compañías. Sabiéndolo, Petro amenaza, sin pudor alguno. Pero más petrificados quedarán ustedes con las implicaciones de la demanda de Abelardo de la Espriella contra Petro en su columna “Petro, el indecente.”

¿Y por qué Montes grabó a Petro? nos preguntamos. Según de la Espriella: “Por esa mala sangre de Petro y su gusto por la traición, la esposa de Montes decidió, motu propio y como seguro, grabar las varias entregas de dineros que Montes le conseguía al excamarada convertido en caudillo, para que su cónyuge no se fuese a quedar por fuera de la repartija.”Y el mismo Petro lo admite cuando públicamente dice: “Haciendo referencias a investigaciones de EL TIEMPO, Petro admitió que Montes fue funcionario en su alcaldía y gerente de algunas campañas. Pero señaló que el ingeniero tenía reservas sobre la manera como él trataba a sus antiguos amigos, y eso, dijo, pudo haber incidido en su decisión de grabar el encuentro en el que le entregó la plata.” La repartija que de la Espriella explica detalladamente era parte del negocio. Es decir, la grabación es un seguro de vida en las manos correctas, pero no en las equivocadas como pueden ser las de la opinión pública.

Tan engañados han estado sus seguidores que el 8 de enero de 2013 Uriel Ortiz Soto en su columna de El Espectador “Dejen gobernar a Petro” escribió: “Es fácil entender, cuales son las pataletas de los azucenos (término manizaleño del siglo pasado equivalente a gente emprendedora, coca colo, o milenial) de la Capital de la República, porque ven en Petro el monstruo que atenta contra sus intereses politiqueros, que los tiene muertos de envidia y con sed de cobrar venganza a como dé lugar. Es que sencillamente con Petro, se les acabó el reinado, puesto que les está enseñando y a la vez aplicando, un nuevo esquema de gobierno, de cómo hacer la política, y ejercer la administración pública, sin imposiciones y politiquería, que son los ventanales y semilleros por donde se filtra la corrupción.” ¿Cómo se sentirá ahora don Uriel?

¿Pero por qué nos sorprendemos con Petro si todo corrupto deja sus señales por donde pasa? Si un abogado le cuenta al dueño del aviso que en la negociación laboral con fulanito el empleado salió ‘tumbado’ y no se dio cuenta, ¿no será que después la misma ‘estrategia’ se la aplique el abogado al dueño?

Señales similares dejó Petro como alcalde con sus desafueros y violaciones intencionales, pero somos malos lectores de la conducta humana. ¿Qué nos dice la rebaja de los pasajes de trasmilenio, porque sí; la inservible máquina tapa huecos por la que fue despedido su amigo cómplice del video, los camiones desechables, la compra de acciones de TGI con detrimento para el Distrito, que muchos califican de barbaridades administrativas, olvidándose del trasfondo ético porque fueron contratos a dedo? Ese es sencillamente el talante autoritario de Petro. El mismo que exhibe el camarada AMLO en Méjico en su primer día de gobierno. Él se rebaja su sueldo, lo que es un privilegio de su libérrima gana. Pero no puede obligar al resto de los mejicanos a que ganen menos que él. Sin embargo esa discrepancia ética no la ven porque la asumen como el gesto altruista del gobernante ¡Con la plata de los otros! Típico mamertismo. Y los supuestamente ingenuos comentaristas políticos de nuestro barrio dicen: ¡Bravo, eso es diciendo y haciendo! Por lo que nos preguntamos: ¿Qué señal de quién, o lo que es, nos deja el video de Petro?

Cuando Semana exhibe en su carátula el Petro video y llueven los comentarios en contra del senador, sus amigos de la izquierda, como Navarro Wolf callan y Claudia López revira después de un importante silencio, al igual que Antanas Mockus. Pero quienes no tragan entero, como Alejandra Serrano Guzmán expresan sus razones en “Por qué no votar por Petro.” Y ahí uno se da cuenta que los argumentos de la columnista no son políticos, sino conductuales llegando a la conclusión de por qué Petro no es confiable. Un perfilador sicológico escribió en El Espectador:

“Es un hombre hermético, un intelectual con aire de orgullo que pasa por prepotente. Se ve una persona calmada, ágil de pensamiento y astuta pero, sobre todo, alguien muy frío en su expresividad pero cálido con sus votantes. Quizá intenta reflejar, sin lograrlo, una personalidad como la del presidente ruso Vladimir Putin, queriendo fusionar la fiereza con humanidad, firmeza y flexibilidad, frialdad ante sus oponentes, pero cálido con sus votantes. Es común que algunas personas cometan el error de confundir su fortaleza pasiva con timidez, por lo tanto, puedo determinar que Petro es el terco intelectual con dosis de soberbia pero de intenciones ambiguas.” (Ver: Los perfiles psicológicos y corporales de los candidatos) Yo me he dado cuenta que habla rápido y largo cuando la información no es compleja y tiende a evitar los temas concretos. Es un camaleón que engaña a los tontos.

Por otra parte, con la carátula de Semana “El petro video con el texto: El espectáculo del excandidato presidencial recibiendo fajos de billetes le va a hacer mucho daño. Después de sus explicaciones quedan varios interrogantes” se deja otra señal de corrupción del tamaño de una catedral: La mirada fría y la sonrisa fingida en la foto, pero generalmente inexpresivo facialmente como un jugador de póker, lo que nos habla claramente sobre la falsedad y poca confianza que inspira este personaje. Por otra parte, habría que investigar qué quiere decir de la Espriella con: “En lo que se refiere a los otros videos, que ahora tengo en mi poder, considero que no tienen trascendencia en esta investigación, pues se trata de asuntos muy personales de Gustavo Petro, que pueden desviar la atención de lo realmente importante.” Yo investigué y ahí están en internet. Petro tiene derecho a su intimidad, pero vea cómo proyecta su peculiar modo de ser en el video: “Petro promueve la ideología de género” y otros que aparecen en la red.

Lo triste es que muchos artistas e intelectuales se tragaron la carreta petrista de: “Me salí de la guerrilla, me la jugué por la democracia, llegué al poder y ahora la derecha, los ricos y los corruptos no me quieren dejar gobernar” para pedir que no fuera destituido. Decía que con esa acción se romperían los diálogos de paz. Pero otros intereses dictaron lo contrario; por lo que a Petro lo destituyeron sus propias acciones; y los diálogos no se rompieron porque favorecían a esa izquierda que él quiere tanto. Pero que la carrera política de Petro quede enterrada no es nada. Porque él es un peón dentro de un juego mayor. De la Espriella lo menciona, pero no lo profundiza porque el amenazante juego mayor es político y lo suyo es una denuncia penal. Veamos de qué hablo.

En su denuncia “Petro el indecente” el abogado Abelardo de la Espriella dice:“El Loco”, las Farc, Chávez, “J9” y Simón Vélez, para la época de los hechos (2009) estaban en una alianza indisoluble que exportaba la revolución venezolana a todo el continente, de la mano de los petrodólares y de los narco dólares. No es un secreto para nadie que, por las buenas o por las malas, se pensaban instalar (y ya se habían enquistado en Bolivia, Ecuador, Argentina, Nicaragua, etc.), los gobiernos socialistas que seguían la línea chavista.”

Por conocida la exportación de la revolución chavista, no se le da trascendencia en Colombia. Pero cuando lo aparentemente intrascendente se convierte en tema de discusión internacional en el seno del Interamerican Institute for Democracy, con conferencia de su director Carlos Sánchez Berzaín, llamada “Regímenes de crimen organizado en las Américas”, en la que se aplican los Protocolos de la Conferencia de Palermo sobre la lucha contra el crimen organizado, entonces abrimos los ojos porque allí se define cómo se organiza el crimen y De la Espriella describe el primer paso.

Por “grupo delictivo organizado” se entenderá un grupo estructurado de tres o más personas que exista durante cierto tiempo y que actúe concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves o delitos tipificados con arreglo a la presente Convención con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico u otro beneficio de orden material. (Convención de las Naciones Unidas contrala Delincuencia Organizada Transnacional, Articulo 2)

Resumiendo lo esencial de la conferencia de Sánchez Berzaín tenemos lo siguiente. Cuando la delincuencia organizada es rica y se apodera de un estado, como es el caso de Venezuela, entonces la delincuencia común adquiere el poder de tener un ejército, instituciones, dictar leyes que la beneficien, proteger su negocio ilícito, establecer alianzas, sentarse en la ONU, ser parte del Consejo de Seguridad, dictar políticas injustas, ser protegida por los protocolos que defienden la soberanía de estados y territorios, tener presupuesto pagado por los ciudadanos, así que para ‘su operación delictiva’ no tiene que invertir nada. El problema para los incautos es que todo lo ven a través de una interpretación política del delito. ¿Y por qué son así? Porque en sus orígenes casi todas las revoluciones se hacen mediante el delito.

La madre de las revoluciones modernas, la bolchevique, comenzó con un grupo de atracadores para financiar sus actividades delictivas. Y ese aspecto de criminalidad se le aplicó a todos los contradictores políticos. El robo fue organizado por varios dirigentes bolcheviques, incluyendo a Vladímir Lenin, Iósif Stalin, Maksim Litvínov, Leonid Krasin y Aleksandr Bogdánov, y fue ejecutado por una banda de revolucionarios georgianos comandados por Kamó, un bandido, socio de Stalin. El atraco al banco de Tiflis de 1907, también conocido como la expropiación de la plaza de Ereván, fue un atraco a mano armada llevado a cabo el 26 de junio de 1907 en la capital de Georgia, Tiflis. Los bolcheviques robaron un cargamento de dinero para financiar sus actividades revolucionarias. Los atracadores atacaron una diligencia del banco y a los policías y militares que la escoltaban utilizando bombas y pistolas, mientras el vehículo cruzaba la Plaza de Ereván transportando dinero desde la estafeta postal hacia la sucursal del Banco del Estado del Imperio ruso de la ciudad. En el asalto murieron cuarenta personas y resultaron heridas otras cincuenta, según los documentos oficiales de archivo. Los atracadores escaparon con 341.000 rublos (equivalentes a unos 2,5 millones de euros en 2008). Y, además, son así porque los acuciosos instructores comunistas han asimilado a la perfección la bendición del cinismo del poco conocido texto de Marx ELOGIO DEL DELITO. El barbudo decía:

“El filósofo produce ideas, el poeta poemas, el cura sermones, el profesor compendios, etc. El delincuente produce delitos. Fijémonos un poco más de cerca en la conexión que existe entre esta última rama de producción y el conjunto de la sociedad y ello nos ayudará a sobreponemos a muchos prejuicios. El delincuente no produce solamente delitos: produce, además, el derecho penal y, con ello, al mismo tiempo, al profesor encargado de sustentar cursos sobre esta materia y, además, el inevitable compendio en que este mismo profesor lanza al mercado sus lecciones como una “mercancía”. Lo cual contribuye a incrementar la riqueza nacional, aparte de la fruición privada que, según nos hace ver, un testigo competente, el señor profesor Roscher, el manuscrito del compendio produce a su propio autor.

“El delincuente produce, asimismo, toda la policía y la administración de justicia penal: esbirros, jueces, verdugos, jurados, etc., y, a su vez, todas estas diferentes ramas de industria que representan otras tantas categorías de la división social del trabajo; desarrollan diferentes capacidades del espíritu humano, crean nuevas necesidades y nuevos modos de satisfacerlas. Solamente la tortura ha dado pie a los más ingeniosos inventos mecánicos y ocupa, en la producción de sus instrumentos, a gran número de honrados artesanos.

“El delincuente produce una impresión, unas veces moral, otras veces trágica, según los casos, prestando con ello un “servicio” al movimiento de los sentimientos morales y estéticos del público. No sólo produce manuales de derecho penal, códigos penales y, por tanto, legisladores que se ocupan de los delitos y las penas; produce también arte, literatura, novelas e incluso tragedias, como lo demuestran, no sólo La culpa de Müllner o Los bandidos de Schiller, sino incluso el Edipo [de Sófocles] y el Ricardo III [de Shakespeare]. El delincuente rompe la monotonía y el aplomo cotidiano de la vida burguesa. La preserva así del estancamiento y, provoca esa tensión y ese desasosiego sin los que hasta el acicate de la competencia se embotaría. Impulsa con ello las fuerzas productivas. El crimen descarga al mercado de trabajo de una parte de la superpoblación sobrante, reduciendo así la competencia entre los trabajadores y poniendo coto hasta cierto punto a la baja del salario, y, al mismo tiempo, la lucha contra la delincuencia absorbe a otra parte de la misma población. Por todas estas razones, el delincuente actúa como una de esas “compensaciones” naturales que contribuyen a restablecer el equilibrio adecuado y abren toda una perspectiva de ramas “útiles” de trabajo.

“Podríamos poner de relieve hasta en sus últimos detalles el modo como el delincuente influye en el desarrollo de la productividad. Los cerrajeros jamás habrían podido alcanzar su actual perfección, si no hubiese ladrones. Y la fabricación de billetes de banco no habría llegado nunca a su actual refina-miento a no ser por los falsificadores de moneda. El microscopio no habría encontrado acceso a los negocios comerciales corrientes (véase Babbage) si no le hubiera abierto el camino el fraude comercial. Y la química práctica, debiera estarle tan agradecida a las adulteraciones de mercancías y al intento de descubrirlas como al honrado celo por aumentar la productividad.

“El delito, con los nuevos recursos que cada día se descubren para atentar contra la propiedad, obliga a descubrir a cada paso nuevos medios de defensa y se revela, así, tan productivo como las huelgas, en lo tocante a la invención de máquinas. Y, abandonando ahora al campo del delito privado, ¿acaso, sin los delitos nacionales, habría llegado a crearse nunca el mercado mundial? Más aún, ¿existirían siquiera naciones? ¿Y no es el árbol del pecado, al mismo tiempo y desde Adán, el árbol del conocimiento? Ya Mandeville, en su “Fable of the Bees” (1705) había demostrado la productividad de todos los posibles oficios, etc., poniendo de manifiesto en general la tendencia de toda esta argumentación:

“Lo que en este mundo llamamos el mal, tanto el moral como el natural, es el gran principio que nos convierte en criaturas sociales, la base firme, la vida y el puntal de todas las industrias y ocupaciones, sin excepción; aquí reside el verdadero origen de todas las artes y ciencias y, a partir del momento en que el mal cesara, la sociedad decaería necesariamente, si es que no perece completamente.”

Ahora bien, el imbécil de Marx jamás se preguntó de dónde saldría la perfección y belleza del comunismo utópico con un montón de delincuentes como protagonistas. Me imagino que tendría que eliminarlos a todos mediante la pena de muerte en nombre de la pureza. Y lo habría hecho sin asco porque el comunismo tiene su propia moral, así expresada:

El aparato restrictivo y las leyes del Estado –se pensaba- son útiles para mantener en paz la inquietud de las masas. Para nosotros, los guerreros y gobernantes somos los que garantizamos el orden en el Estado, somos los que dominamos el Estado. Vivimos según nuestras propias reglas, según las que nosotros mismos nos hemos dado, luego estas leyes estatales no se aplican en nuestro caso. Norbert Elias. ¿Entienden ahora lo que es la JEP?

Con la justificación del delito por parte de su maestro Marx, robo Chávez y su combo todo lo que les dio la gana y lo llamaron expropiación; con el ejemplo de Chávez, sus seguidores menores hicieron lo mismo con el estado. Fidel Castro engatusó a los cubanos hablando de la corrupción de Batista. En su famoso discurso anticorrupción dijo:

“Contrarrevolucionario es aquel que lucha contra la Revolución. Pero también es contrarrevolucionario el que valido de su influencia consigue una casa, que después consigue dos carros, que después viola el racionamiento, que tiene todo lo que no tiene el pueblo y que lo ostenta, ése es contrarrevolucionario; a ése hay que denunciarlo enseguida, y al que utiliza sus influencias buenas o malas para provecho personal o de sus amistades; ése es contrarrevolucionario y hay que perseguirlo, pero con saña, perseguirlo y aniquilarlo”. ¿Qué tal que nos volvamos ‘castristas’ y le apliquemos esa misma dosis a las Farc?

 Pero a su muerte dejó Castro 900 millones de herencia según Forbes. Tenía una flota de mercedes, yates, isla privada, colecciones, y muchas otras veleidades. Claro que no tenía ninguna cuenta bancaria porque desconfiaba del sistema burgués, como Simón Vélez. En Cuba la trata de personas es un delito; pero no lo es, la exportación de médicos. (Lean “La vida secreta de Fidel Castro” escrita por su guardaespaldas)

El ingreso por concepto de servicios profesionales, principalmente médicos, con un estimado de 11.543 millones de dólares anuales, supera los del turismo, que se ubicaron en $2.800 millones en 2016. Médicos cubanos trabajaban en 62 países al cierre 2016, en 35 de los cuales el gobierno cobró por sus servicios, según estadísticas oficiales publicadas este lunes. La venta de servicios profesionales, fundamentalmente médicos, es la principal fuente de divisas para la isla, por encima del turismo. El exministro de Economía José Luis Rodríguez calculó que esa actividad aportó "un estimado de 11.543 millones de dólares como promedio anual entre el 2011 y el 2015". Cuba también exporta revoluciones, por si quieren hacer un pedido.

Imitando a sus maestros isleños Las Farc también lucharon contra la corrupción burguesa, pero sus líderes mantienen sus caletas en inversiones de la clase que desprecian. Entonces pregunto, hablando de conductas y no de política: ¿Puede alguien que ha traficado con personas, secuestrado, violado, asesinado, atracado, mentido, llegar al poder de un país y, por arte de birlibirloque, convertirse en un honesto ciudadano porque la revolución lava todos los pecados? Sin un profundo arrepentimiento genuino no hay cambio, así que lo contrario es carreta. Esa es la señal que nos da el video de Petro y su ralea sobre el Socialismo del siglo 21, es decir la justificación del crimen en versión política descarada. Por lo que estoy petrificado por la ‘inocencia’ de sus defensores. ¿Entienden ahora lo que es el castro chavismo? ¿Si Marx, el ‘maestro’ de Petro, defiende el delito por qué no pueden él y sus amigos defender un video? Petrificados quedamos.