A pesar que en una reciente carta el exjefe guerrillero asegura que no conoce, que no ha tenido ningún tipo de relación directa o indirecta con Armando Gómez España y Fabio Younes Arboleda capturados junto a él en abril pasado, SEMANA conoció una fotografía donde se le ve con ellos.

Se desmoronan los argumentos con los que Jesús Santrich se defiende desde la cárcel. A la imagen ya conocida sobre los encuentros que sostuvo junto a Marlon Marín y narcos mexicanos para finiquitar la venta de un cargamento de coca, se suma una nueva evidencia que reposa en el dossier que hay contra el exjefe guerrillero que lo tiene al borde de la extradición.

Este martes, el Comité de Solidariadad #SantrichLibrre divulgó una nueva carta en la que cuestiona las evidencias de la Fiscalía y recuerda que el exnegociador capturado en abril pasado ha dicho una y otra vez que: «No conoce, no ha tenido jamás ningún tipo de relación directa o indirecta, y que incluso no tenía ninguna referencia de la existencia de los ciudadanos Armando Gómez España y Fabio Younes Arboleda». Sin embargo, SEMANA tuvo acceso a una fotogragía donde se ve lo contrario.

COMUNICADO | No permitamos que el caso de la familia Pizano se repita en el caso de Jesús Santrich.
Comité #SantrichLibre pic.twitter.com/8y0yMLZAPA
— #SantrichLibre (@SantrichLibre) 18 de diciembre de 2018

En ella, se observa a cinco hombres reunidos alrededor de una mesa. En el extremo se encuentra Jesús Santrich, a su lado derecho están los dos hombres con los que el niega haberse reunido y, al costado derecho, Marlon Marín junto a una cuarta persona a quien no se le puede reconocer su identidad.

De acuerdo, con lo que pudo conocer SEMANA, la fotografía es una captura del video que fue grabado el 8 de febrero del 2018, en donde Santrich recibe un billete ‘gemeleado‘ -que funciona como una especie de token de seguridad- y que debía ser entregado en el momento de recibir el dinero. Este billete tenía como fin identificar al emisario y al destinatario del dinero y fue usado en Estados Unidos para el desmbolso de USD 5 millones. Las autoridades de ese país tienen identificada a la persona que recibió el dinero en nombre de «la familia». Se desconoce este término, empleado en las interceptaciones telefónicas y seguimientos, a quiénes hace referencia.

Frente a la reunión, el exjefe guerrillero ha insistido en que Marlon Marín le llevó una gente que tenía interés de apoyar los proyectos productivos, que es lo que, según a su versión, se habría abordado durante el encuentro. Aunque lo que ocurrió durante ese encuentro es materia de investigación y ha sido objeto de múltiples interpretaciones, se sabe que Estados Unidos tiene un paquete de pruebas aún desconocidas, que se destapan poco a poco.

Además de esta fotografía que deja en evidencia el encuentro que sostuvieron las partes, hasta ahora, se han divulgado varias conversaciones con Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez. Ambos sostuvieron reuniones con integrantes del cartel de Sinaloa. En otra de ellas, celebrada el 2 de noviembre de 2017, Santrich le habría enviado un dibujo a Don Rafa, quien es identificado por las autoridades como Rafael Caro Quintero, jefe del cartel mexicano.

De los dos hombres que fueron capturados hace ocho meses junto a Santrich se sabe que sus nombres fueron revelados en el momento en que la Fiscalía y la DEA adelantaban una investigación en contra de poderosos integrantes del cartel de Sinaloa que planeaban comprar cocaína en Colombia. Ahí fue donde comenzaron a salir en las interceptaciones unos inesperados vendedores de los que al final se supo que eran Santrich, Younes Arboleda, Marín y Gómez España.

De este último se sabe que figura como uno de los socios del exguerrillero, que estuvo a cargo de hacer la entrega de 5 kilos de cocaína en el lobby de un hotel. La entrega de la droga fue el primero de noviembre de 2017 y tenía como propósito enviar un gesto de seguridad a los integrantes de la organización criminal que buscaban en realidad a quién comprarle 10 toneladas de cocaína en Colombia. Se trata del padre de la exseñorita Colombia Carolina Gómez, periodista y exdirectivo de Cali Hoteles, quien ha sido señalado en varias ocasiones por haber tenido supuestos nexos con jefes del cartel de Cali. El presidente de la junta de Cali Hoteles era Eduardo Gil Rodríguez, de quien Gómez ha dicho que desconocía que era sobrino de Gilberto Rodríguez Orejuela.

Mientras el caso de Jesús Santrich está pendiente en la Jurisdicción Especial de Paz que le pidió pruebas a Estados Unidos para poder extraditarlo, Marlon Marín se encuentra ya colaborando con la justicia de ese país, a la par que Younes y Gómez se enfrentan a una inminente extradición después de que la Sección de revisión de la justicia transicional se abstuvo de tramitar la solicitud que presentaron argumentando que «no fueron incluidos en los listados de integrantes de esa organización, ni sobre ellos pesa investigación, proceso o acusación alguna sobre conductas cometidas durante el conflicto armado».