Tras el asesinato de dos uniformados en Arauca e igual número en El Tambo, Cauca, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, aseguró que hay un 'plan pistola' del ELN contra la Policía.

El Ministro denunció, además, que las órdenes para asesinar a los policías provienen desde Venezuela, desde donde operan varios cabecillas de esa guerrilla.

"Sí hay un 'plan pistola' del ELN contra la guerrilla y la causa sería una retaliación por el levantamiento de las conversaciones con ese grupo en la Habana, Cuba", afirmó Botero.

Aunque no se ha confirmado plenamente la participación del ELN en los homicidios de los cuatro policías, el Ministro manifestó que en ambas zonas (Arauca y Nariño) operan estructuras de esa guerrilla.

"En Arauca delinque el ELN y los más probable es que fueron ellos y en el caso de Nariño parecería que fueran ellos también", agregó.

Por último, Guillermo Botero señaló que ayer se realizó una reunión extraordinaria con los altos mandos militares para analizar las amenazas contra los uniformados por este 'plan pistola'.

"La orden es que los uniformados estén alertas, así sea en el día de descanso", concluyó.
Militares asesinados en Cauca eran de Manizales y Bogotá

Los patrulleros de la Policía Iván Marín Marín, de 33 años, y Juan Carlos Barreto Guzmán, de 28 años, asesinado en El Tambo mientras almorzaban en un restaurante, eran de Manizales y Bogotá, según informó la institución.

“Tres sujetos, que se movilizaban en una motocicleta de alto cilindraje, llegaron al lugar, y uno de ellos ingresó después hacia el servicio de baño, y al salir, disparó contra la humanidad de uno de los uniformados; simultaneo a esto, otro sujeto también ingresó y disparó contra el segundo uniformado, causándole la muerte en el lugar; momento después huyeron en la motocicleta”, indicó la Policía.

El patrullero Juan Carlos Barreto Guzmán llevaba ocho años y dos meses de servicio en la Institución y había nacido en Bogotá. En su hoja de vida reposan 32 felicitaciones y tres condecoraciones por sus servicios prestados en pro de la seguridad y la convivencia ciudadana.

La Policía Nacional ofreció una recompensa por 50 millones de pesos por información que permita la captura de los autores del ataque, y anunció que se están adelantando actividades de investigación criminal para esclarecer el hecho y dar con el paradero de los responsables del mismo.