El atentado ocurrió este jueves en la noche en zona rural del municipio de Arauquita, en el oriente del país y produjo un derrame de crudo que quedó contenido en el cráter de la explosión, pese a que el oleoducto no estaba operando.

La petrolera colombiana Ecopetrol reportó este viernes un nuevo ataque al oleoducto Caño Limón-Coveñas, el vigésimo contra esa tubería en lo corrido del año, una tendencia que se ha intensificado en las últimas semanas.

El atentado ocurrió este jueves en la noche en zona rural del municipio de Arauquita, en el departamento de Arauca, en el oriente del país y produjo un derrame de crudo que quedó contenido en el cráter de la explosión, pese a que el oleoducto no estaba operando.

"Ecopetrol activó el plan de contingencia y de inmediato notificó la situación al Consejo Municipal de Gestión del Riesgo y Desastres de Arauquita y al departamental de Arauca, así como a las autoridades ambientales correspondientes", dijo Ecopetrol en un comunicado.

La petrolera rechazó la arremetida de ataques contra la infraestructura de transporte de crudo, que contabiliza más de dos docenas en lo que va de 2019 entre los tres principales oleoductos que funcionan en el país.

Ecopetrol no atribuyó inmediatamente el atentado sobre la tubería de 773 kilómetros de longitud a un grupo en particular.

Pero las Fuerzas Militares responsabilizan de la mayoría de los ataques al Ejército de Liberación Nacional (ELN), la guerrilla activa más grande del país, conformado por unos 2.20 rebeldes.

El Caño Limón-Coveñas cuenta con capacidad para transportar hasta 210.000 barriles diarios de crudo y el año pasado sufrió 89 atentados, según datos de Ecopetrol.