Photo Uribe
Logo Small

Sábado 23 de Junio del 2018

Probidad y coherencia

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 18/03/2015

 

Ilustración Esteban París / El Colombiano

La Comisión Interinstitucional de la Rama Judicial pide al magistrado Pretelt que renuncie. Si guardan coherencia sobre su noción de la probidad, ¿será Pretelt el único que se debe ir?

En el mundo jurídico hay que acudir a las diversas formas de interpretación de los textos que contienen las normas, para lograr una cabal aplicación del Derecho, con primacía de la razón y la justicia. La interpretación literal y la sistemática son dos de las más importantes.

También los discursos políticos admiten diversos modos de interpretación. La literal no es siempre la más acertada, así sea la que más juego periodístico reporte. En el análisis político muchas veces lo que omiten decir los gobernantes o los funcionarios en sus discursos es más relevante que lo que pronuncian.

Y eso también se aplica a la jurisprudencia, a las sentencias de los tribunales. Al excluir determinadas consideraciones en sus decisiones, se da pie a interpretaciones diversas sobre el significado y consecuencias de esas omisiones.

Dos documentos recientes, no emitidos por las cortes o integrantes suyos con valor de jurisprudencia pero sí con efectos jurídicos y políticos, admiten diversas interpretaciones según se haga una lectura literal o si se prefiere una lectura de contexto.

La carta mediante la cual el magistrado de la Corte Constitucional Jorge Ignacio Pretelt Chaljub solicita al Senado una licencia no remunerada de dos meses para asumir su defensa, tiene un aspecto que llama la atención por la forma literal de expresarlo. Y es la interpretación literal la pertinente en su caso, atendida la condición de jurista del autor.

Se refiere Pretelt al escándalo en que está envuelto como derivado de “una afirmación injuriosa de un particular”. Saben muy bien los abogados que no es lo mismo, así tengan elementos comunes, una afirmación injuriosa que una calumniosa. Si lo dicho por el abogado Víctor Pacheco, de que Pretelt le pidió 500 millones de pesos para interceder ante otro magistrado para la resolución favorable de una tutela, es falso, dicha afirmación mentirosa constituye calumnia, más que injuria. Calumnia por lo que implica atribuirle injustamente, contra la verdad y el derecho, la comisión de un delito, en este caso concusión.

Y el segundo documento abierto a la interpretación es el expedido anteayer por la Comisión Interinstitucional de la Rama Judicial, en el que los presidentes de las altas cortes y el fiscal general de la Nación, dicen tener atribuciones constitucionales para pedirle la renuncia a un magistrado, cuidándose, eso sí, de decir que lo hacen sin vulnerar el derecho a la presunción de inocencia y al debido proceso.

Pero a renglón seguido manifiestan lo más relevante: “Cuando las actuaciones de un magistrado se cuestionan seriamente, al punto que ponen en tela de juicio su transparencia y probidad, la Rama Judicial entera se ve impactada negativamente, entre otras cosas, porque ve afectada su legitimidad (…)”.

Esto parece romper la antigua tradición de separar entre las personas y las instituciones. Una acusación de venalidad contra un magistrado afecta a toda la rama, dicen sus más altos personeros, apartándose del consabido estribillo de las “manzanas podridas”. Ahora es toda la rama la que carga con las consecuencias, por un solo caso.

Tal vez se dieron cuenta de que no es un solo caso. Son muchos y en todas las instancias. Ojalá, eso sí, que guarden coherencia los señores magistrados, y comiencen por renunciar todos aquellos que de igual forma han tenido acusaciones serias sobre su probidad y transparencia.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed