Photo Uribe
Logo Small

Viernes 15 de Diciembre del 2017

Proyecto de paramilitarismo es una derrota, una claudicación del Estado colombiano a las Farc: senador José Obdulio Gaviria
 

El senador José Obdulio Gaviria aseguró que el proyecto de acto legislativo, que determina la ilegalidad del paramilitarismo, es una derrota y una claudicación del Estado ante las Farc. - Foto: archivo particular FCPPC

Como una claudicación y una derrota del Estado ante las Farc, calificó el senador del Centro Democrático, José Obdulio Gaviria la inminente aprobación del proyecto de acto legislativo que determina la ilegalidad del paramilitarismo en Colombia.

En entrevista con Blu Radio, el senador Gaviria dejó claro que “este proyecto de acto legislativo, en la exposición de motivos y en el contenido material de los artículos, está calificando como Estados que promovieron, estados criminales, es decir, crímenes de Estado”.

(le puede interesar: http://pensamie…)

La siguiente es la entrevista completa del senador Gaviria en Blu Radio:

Blu Radio: Senador Gaviria, ¿cuál es su posición, qué piensa usted de esa posible prohibición (del paramilitarismo)?

Senador José Obdulio Gaviria: Este proyecto de acto legislativo es una gran derrota política que se consuma en el acuerdo y que el Gobierno, además, la está consagrando, la está cumpliendo.

Vamos a explicar brevemente. Se está diciendo que, por vía directa e indirecta, el Estado colombiano -como política de Estado-, particularmente desde 1965 con el decreto 3398 y posteriormente con la ley 48 del 68, creó una estructura paramilitar, promovió una estructura paramilitar, instigó la creación del paramilitarismo organizó. Son los verbos que utiliza el proyecto, financió, toleró, favoreció. Habla, obviamente, de grupos armados ilegales, no guerrillas, como bien se oyó en la respuesta anterior, sino de organizaciones ilegales dentro del Estado y paraestatal. Una cosa y otra.

Luego desconocen, inclusive, no lo mencionan en la exposición de motivos, un decreto muy evidente del gobierno del presidente Barco, que es el 815, en donde se dice que evidentemente el gobierno ni el Estado colombiano están en esas prácticas, prácticas del Cono Sur, sino que reitera esa política.

El proyecto, en la exposición de motivos del que estamos hablando, considera y define como paramilitarismo, por ejemplo, el Estatuto de Seguridad Privada para estas empresas que todos conocemos, que prestan ese servicio a la entrada de los edificios. Eso lo define en la exposición de motivos como paramilitarismo, la creación de las Convivir que, debe recordar, son del gobierno de presidente Gaviria, es decir, en el que colaboró intensamente en el negociador de paz, el doctor De la Calle.
Posteriormente, Incluso, también catalogan como tal la Ley 418 del 97, que es la que permite las negociaciones con organizaciones armadas ilegales, y –pues- ni qué decir la ley 975, la Ley de Justicia y Paz. Entonces, eso es lo que está ocurriendo, la consagración en la Constitución colombiana de una sanción moral e histórica al Estado colombiano como Estado criminal que se rinde ante las Farc y que, en consecuencia, negocia con ella la paz.

Blu: Usted acaba de hacer un repaso desde la época del gobierno de Guillermo León Valencia que, creo, fue la primera norma que usted que citó.

JOG: La del 65 de Guillermo León Valencia. Los primeros enfrentamientos son del gobierno del presidente Lleras, inclusive estos señores, en la exposición de motivos, tratan a Lleras como prácticamente un truhan tipo dictador del sur. Un hombre como Lleras, que es consagrado universalmente como uno de los adalides de la libertad y la democracia en América Latina.

Blu: Pero déjeme preguntarle visto con un poquito de perspectiva ¿Acaso no es cierto que el Estado colombiano miró para otro lado, convenientemente, cuando se formaron, se auspiciaron los grupos paramilitares, porque esos grupos era la manera de luchar contra las guerrillas de una manera diferente, de una manera sucia? ¿No está documentado ampliamente ya?

JOG: Funcionarios estatales, igual de bellacos a las Farc, hicieron eso, pero no el Estado colombiano como política estatal. Esas normas que le estoy mencionando y que son las que ellos denigran en la exposición de motivos, contra la cual yo me fui en la exposición de motivos para el archivo, están mintiendo porque el presidente Lleras no fue paramilitar, el presidente Valencia no fue paramilitar, ni el Estado colombiano; ni se puede predicar eso de los congresos de aquella época y menos el presidente Barco, inclusive dictan ese decreto precisamente dentro de esa filosofía.

Blu: No quiero ponerle nombres porque terminamos discutiendo si Uribe es o no paramilitar, pero digo el Estado, sin nombres particulares, ¿No es cierto que el Estado permitió, prohijó esos grupos paramilitares durante tantos años?

JOG: La razón de la sinrazón. Quien más defendió este proyecto en la Comisión Primera del Senado de la República fue el exministro y hoy  senador Serpa, yo le decía: ‘senador Serpa usted colaboró en todos esos gobiernos, en todos, a todos estos gobiernos este proyecto de acto legislativo, en la exposición de motivos y en el contenido material de los artículos, está calificando como Estados que promovieron, estados criminales, es decir, crímenes de Estado y por lo tanto usted se está autodefiniendo como un criminal de Estado’.

Vale la pena leer la exposición de motivos, lo que pasa es que la gente se sacudió leyendo la columna de la señora María Isabel Rueda, pero la exposición de motivos es la que sacude, es una calificación que siempre hicieron las Farc y que siempre hizo el Partido Comunista, fundador de las Farc, del Estado colombiano y justificando -de esa manera- el, comillas, levantamiento en armas, que fue simple y llanamente bandolerismo durante décadas a nombre de una casusa política.

Blu: Senador Gaviria, Humberto de la Calle, en medio de la controversia que se ha originado por cuenta de este proyecto de acto legislativo, ha venido diciendo, entre otras cosas, que no entiende cuál es la molestia que existe en torno a reafirmar que en Colombia no debe existir de nuevo esa connivencia entre integrantes del Estado, políticos y militares con el paramilitarismo, para evitar que ocurran cosas que, claro, ustedes le recuerdan a él, porque fue parte de gobierno que, entre otras cosas, creando las Convivir como el de Ernesto Samper, pero ¿Cuál es el temor a que esa puerta quede cerrada? si lo que hubo después, por ejemplo, de las Convivir fue absolutamente salido de madre y de donde surgieron algunos de los peores criminales como Salvatore Mancuso, Pedro Bonito y muchos otros.

JOG: Sí, pero está como la canción: despacito se la va metiendo y se la va clavando completamente al Estado colombiano y, entre otras cosas, no deje de mencionar el Decreto 535 del 93 que es la que predica la filosofía de las llamadas Convivir o de las organizaciones de la sociedad civil para colaborar y aportar a la seguridad de la sociedad.

Blu: ¿Para usted las Convivir fueron un error? 

JOG: No, de ninguna manera. De hecho, léase la sentencia de la Corte Constitucional para que usted entienda que, de ninguna manera, el que la sociedad civil participe en la función estatal consagrada en el artículo Segundo de la Constitución no es conveniente, necesaria y buena.

La práctica toda sociedad bien constituida.

Blu: Se lo pregunto diferente, ¿usted está de acuerdo con la prohibición a los grupos paramilitares?

JOG: Totalmente. Es que nunca se aceptó que el Estado colombiano creara, promoviera, instigara y organizara estos grupos o los financiara. Nunca, no hay una sola norma que permita decir que quien lo hizo desde el Estado, quien lo haya hecho desde el Estado, de los ministerios o como parlamentario, o como militar o policía, lo hizo legalmente, nunca.
Lo que pasa es que en ese debate.

Blu: ¿Las Convivir no fueron la mampara política y jurídica que le dio aval a esa connivencia entre el Estado y los grupos armados organizados al margen de la ley, como las Convivir Papagayo de donde salió Salvatore Mancuso y otros?

JOG: Exactamente, usted puede nombrar una sola porque una de ellas, en Antioquia, se convirtió en una organización criminal, como muchas empresas de ingeniería se volvieron también organizaciones criminales, y muchas organizaciones de abogados se volvieron organizaciones criminales, en cualquier parte del mundo, por lo demás, pero eso no quiere decir que el Estado tenía esa práctica política de creación de organizaciones criminales, que es lo que se consagra, para la historia en particular y para las demandas multimillonarias, mucho más en particular en el artículo del acto legislativo.

Ese artículo del Acto legislativo es una derrota, una claudicación del Estado colombiano. Puede haber muchos que la comparten e, incluso, no hay que ser un ratón de biblioteca, basta leer en internet la gran cantidad de literatura, jurídica, sobre todo, para defender esta tesis y sobre todo para garantizar el triunfo en los expedientes en el Consejo de Estado o en la Corte Interamericana de Justicia, pero de ahí a que nosotros tranquila y dulcemente nos resignemos a esa derrota sin revirar, olvídese. Yo lo hice en mi presentación de la ponencia contra ese proyecto, posteriormente y, gracias a Dios, vino algo mucho más sonoro como fue la columna de María Isabel Rueda y posteriormente vino la carta que, también se la recomiendo, de todos los gremios, absolutamente todos los gremios protestando por semejante ventaja ideológica, política e histórica a las Farc.

Blu: Eso es cierto, efectivamente los gremios han protestado y se han metido en esta discusión. Senador Gaviria, gracias por acompañarnos y feliz día.

JOG: Con muchísimo gusto.

 

Otros artículos en

Reseñas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido