Miércoles 22 de Noviembre del 2017

Revisando indultos: entre travieso y atravesado

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Gustavo Gallón  |

Fecha: 11/11/2015

 

Foto: lapatria.com

El fiscal anunció que examinará “los alcances de cosa juzgada que tienen los indultos en favor del M-19” para determinar “si abarcan los hechos del Palacio de Justicia”.

Si no, iniciaría investigación contra los líderes sobrevivientes de dicho movimiento para solicitar eventualmente a la Corte Suprema de Justicia el levantamiento de tales indultos.

La toma del Palacio de Justicia fue un acto repudiable en el que el M-19 incurrió en varias infracciones graves al derecho humanitario, como ataques a la población civil, toma de rehenes, o utilización de escudos humanos, entre otros. Sobre todo, desató una reacción militar que se tradujo en la muerte y desaparición de numerosas personas, que también fue un acto repudiable, pero que era previsible y debió ser evitada. Sin duda, falta mucho en materia de verdad, justicia y reparación para las víctimas del Palacio de Justicia. Pero la mejor vía para lograrlo no es la revisión de los indultos contra quienes sobrevivieron, exactamente por no haber estado en el Palacio, y han contribuido notablemente a la paz durante 25 años.

Esos indultos se concedieron con base en decisiones judiciales que no pueden revisarse sino por precisas causas legales. En efecto, la ley 77 de 1989 prohibió, al igual que leyes anteriores, que el indulto se concediera en relación con “homicidios cometidos fuera de combate, con sevicia, o colocando a la víctima en estado de indefensión” o con “actos de ferocidad o barbarie”. La verificación de esa condición fue asignada a Tribunales (decreto 206 de 1990). Los indultos del M-19 y de otros grupos guerrilleros no fueron masivos ni indiscriminados, sino individualizados y sometidos al escrutinio judicial. Hubo guerrilleros a los que se les negó el indulto por esa causa.

Tales decisiones judiciales podrían revisarse si se comprueba que fueron determinadas por un delito del juez o de un tercero, o si se fundamentaron en prueba falsa, o si surgen pruebas nuevas, según el Código de Procedimiento Penal. O si “una decisión judicial interna o internacional constatan un incumplimiento protuberante de las obligaciones del Estado colombiano de investigar las mencionadas violaciones”, según dijo la Corte Constitucional en 2003, con ponencia del hoy fiscal general. Pero, en tal caso, el fiscal debería exhibir esas pruebas antes de anunciar que va a revisar los indultos.

También ha dicho el fiscal que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha anulado amnistías por ser violatorias de la Convención Americana de Derechos Humanos. Pero esas fueron auto-amnistías, que la Corte conoció en relación con violaciones cometidas por Estados. La Corte Interamericana no tiene competencia sobre actos cometidos por particulares, y ya se pronunció sobre la responsabilidad del Estado colombiano por los hechos del Palacio de Justicia. ¿Piensa el fiscal promover demanda de inconstitucionalidad contra la ley 77 de 1989? No sería retroactiva, en caso de prosperar (lo cual estaría por verse).

Más allá de ser una osadía jurídica, el anuncio del fiscal siembra inquietantes dudas sobre el futuro acuerdo de paz y pone en entredicho los pasados acuerdos de paz, que la mayoría de la población reconoce como valiosos. Con los pactos de paz no se juega.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Jaime Espinosa

14/11/2015 6:30 AM

Es que no todo el combo de sicarios enviados y financiados por los grandes capos de la droga estuvieron en la toma, cómo tampoco todos los magistrados. Según testigos de excepción como Virginia Vallejo y Popeye, entre otros, los cabecillas, los qué recibieron millones de dólares como parte del pago del ” mandado” no estuvieron en la toma ni en la retoma, como tampoco estuvieron ni Pablo, ni el mexicano ni los otros capos. Falta mucho por aclarar. “Guarín nunca dejó constancia de que él era parte interesada puesto que había militado en la guerrilla que ofendió a la Justicia” ¿entonces en qué quedamos?

Jaime Sánchez Cortés

13/11/2015 6:16 PM

Al descubrir que los desaparecidos, supuestamente en manos del Ejército Nacional, aparecieron dentro de los restos de los ciudadanos asesinados por el M-19 e incinerados en el incendio del palacio de justicia, en vez de investigar las razones que tuvieron los jueces para condenar con falsas pruebas a militares que cumplían órdenes de su Comandante Supremo para conservar la institucionalidad, quiere juzgar a los responsables que murieron hace veinticinco años en ese desastre. Qué quiere el fiscal? cuales son sus opiniones sobre la justicia?

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido