Photo Uribe
Logo Small

Lunes 11 de Diciembre del 2017

Revisión del acuerdo con las Farc

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Abdón Espinosa Valderrama  |

Fecha: 16/11/2016

 

Humberto de la Calle Lombana - Foto: elespectador.com

Ahora nos encontramos con nuevos y más inteligibles textos, asimilando mejor la idea de procurar una versión más aceptable para las dos partes, sin pretender arrasar la fisonomía del Estado social de derecho.

Superado el riesgo de que el ‘mamotreto’ inicial, redactado y negociado en La Habana, se incorporara al bloque constitucional y sus autores resultaran sustituyendo la función constituyente, todo ello merced al resultado negativo de la consulta plebiscitaria, se abrió una nueva etapa, exenta de los graves peligros de la precedente.

A nadie le pasa ya por la cabeza la tentación de proscribir la Constitución Política de Colombia en aras de las exigencias de una agrupación insurgente, ansiosa de asumir poderes omnímodos por tiempo indefinido. Como si hubieran sido los vencedores en la puja por el poder o por todos los poderes de una autoridad legítima, reconocida por propios y extraños.

Viéndolo bien, la misma extensión y complejidad de dicho texto original, de suyo intrincado, conspiró en favor de su rechazo plebiscitario. Y ahora nos encontramos con nuevos y más inteligibles textos, luego de las respectivas clarificaciones y precisiones, como también asimilando mejor la idea de procurar una nueva versión, más aceptable para las dos partes, sin pretender arrasar la actual fisonomía del Estado social de derecho.

Tal ha sido el punto más escabroso del acuerdo entre las partes. Pero había otro, casi temerario: las fortunas ilegales adquiridas en medio de la subversión armada. También resuelto satisfactoriamente con el ofrecimiento de las Farc de contribuir a la reparación material de las víctimas, sobre la base de los hechos perpetrados en medio de su actividad subversiva que identifique la Jurisdicción Especial para la Paz y a cuya reparación integral se hubieren comprometido.

En efecto, representantes autorizados de esa organización acordarán con representantes del Gobierno Nacional inventariar todo tipo de bienes y activos, incluidos en lo que se ha denominado recursos para la guerra. Con ellos procederán las Farc a la reparación material de las víctimas, observando los criterios establecidos por la jurisprudencia de la Corte Constitucional. Con el compromiso categórico de no utilizar dineros del narcotráfico, la extorsión o el secuestro en el partido político que hayan de formar. Eran estos temas, lógicos e indispensables y sin embargo casi vedados por el recelo de que la organización subversiva respondiera echando todo lo demás por tierra.

Otro ángulo litigioso era el relacionado con el desarrollo del campo y la propiedad de la tierra. Asimismo, al menos aparentemente, resuelto y clarificado en respuesta a reparos de los partidarios del No en el curso de las consultas plebiscitarias .Queden este y otros temas al cuidado y examen de los expertos en las respectivas materias. No sin resaltar la comprensión y la flexibilidad demostradas en la revisión de los textos originales atrás comentados en esta columna.

No todo en la vida colombiana son los escarceos en torno de la paz. Ayer mismo se evaporó catastróficamente la grande ilusión de ver siempre triunfante a la Selección colombiana de fútbol. Tal como lo demostró en su despedida final, no era tan experta ni invencible como llegamos a creerla. Permanezcan los recuerdos de sus destellos como cenizas para abonar nuevos y más laboriosos triunfos deportivos y encuentren las juventudes nuevas oportunidades de servir y brillar.

Sorpresiva la recaída de la salud del señor presidente de la República, Juan Manuel Santos. Quiera la ciencia restituirle la salud a su bien ejercitada y resplandeciente juventud. Votos fervorosos formula desde aquí el autor de esta columna, a quien la Divina Providencia o la suerte le han permitido escalar, lúcido, la cumbre de los 95 años.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido