Photo Uribe
Logo Small

Martes 20 de Agosto del 2019

¡Sí! ¡Crece, crece la audiencia! El fiscal antiterrorismo Ricardo Bejarano declaró que el auto espurio que borró de un plumazo la utilidad judicial del ‘archivo Reyes’ es un acto de alta traición a la patria.

¡Sí! Académicos, juristas, columnistas, reporteros, ‘twitteros’, blogueros, previenen hasta dónde llegará la Corte Suprema en su propósito de empujarnos por un despeñadero institucional.

¡Sí! Ya comprendimos que la Corte hace a Colombia -desde su cima del poder judicial- un daño político equivalente al que Chávez, desde el Ejecutivo, le hace a Venezuela.

¡Sí! Anima que tantos se atrevan a proclamar y denunciar que la CSJ es el rey desnudo, y desenmascaren a los tramadores que ponderan ‘el vestido de su majestad’. ‘¿Cuál vestido?’, le dicen. ‘¡Usted está desnudo!’.

¡Sí! ¡Son lejanos los tiempos en que ‘a los magistrados no se les tocaba ni con el pétalo de una rosa’! Casos hubo de funcionarios juiciosos, acuciosos, incisivos, que perdieron el empleo y hasta la libertad porque investigaron comportamientos y, sobre todo, relaciones peligrosas de magistrados: ¡es una campaña de desprestigio!, ¡nos quieren cobrar la ‘parapolítica’!, gritaron. Y un inmenso coro de aduladores les hizo eco.

Ejecutivo y Congreso se achicopalaron y huyeron del escenario cuando les notificaron que este era el ‘siglo de los jueces’ (unos extraños seres con ínfulas de omniscientes, omnipresentes y omnipotentes). La Corte, además, recompensó al coro adulador de la izquierda. Declaró estéril el ‘archivo Reyes’ e inútil el ‘archivo Jojoy’. Presidentes de la CSJ recorrían, orondos, direcciones de medios de comunicación para pedir la cabeza de quien osara criticarlos. Ellos, máxima jerarquía, pedían a los jueces condenar por calumnia, injuria, qué sé yo, a quien ventilara sus andanzas y su avilantez. Parlamentarios vimos, despavoridos, porque la CSJ, como retaliación, les abrió investigación criminal por cumplir la ley e indagar sobre la historia de Giorgio Sale, mafioso italiano a quien delegó Mancuso la infiltración de la CSJ. Sale convirtió a muchos magistrados en sus socios de parranda.

Por mucho tiempo hicieron lo que les vino en gana: 1) Acallar el rumor, que más tarde se convirtió en certeza, de la relación con Sale. ¿Alguien recuerda que se haya vuelto a mencionar? 2) Borrar toda huella de su ingreso al Palacio de Justicia (certificaron que las cámaras de seguridad nunca funcionaron cuando él visitó el edificio).

3) Neutralizar cualquier investigación para conocer maniobras financieras de magistrados (se comenta en Medellín, con escándalo, que miembros de la rama judicial se están comportando como ‘nuevos ricos’). 4) Defender el carrusel pensional y el ‘roscograma’ judicial y los ‘acuerdos macaquianos’, producto de sus funciones electorales (preferirían la muerte antes que perderlas). 5) A quien se atrevía a husmear, aun por autoridad de la ley, en las cuentas de los magistrados, se le persiguió con crueldad (el funcionario más probo e intachable de la administración nacional, el director de la UIAF, fue enviado a prisión sin motivo alguno).

Algunos nos atrevimos a hablar y prevenir al país a tiempo. Eso nos honra. No me arrepiento, a pesar de las terribles consecuencias que he padecido: desde mi declaración pública de que la CSJ era un directorio político y un bastión contra la Seguridad Democrática; desde la publicación de mis columnas sobre las calidades intelectuales y morales de dos ex presidentes de la Corte; y desde la aparición del libro Parapolítica, verdades y mentiras, se ordenó perseguirme judicialmente.

La típica acción contra un contradictor político sustentada en autos judiciales que son monumento a la arbitrariedad, al prevaricato y al abuso de autoridad.

José Obdulio Gaviria
Eltiempo.com
Junio 8 de 2011

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed