Domingo 19 de Noviembre del 2017

Sin impunidad

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Editorial  |

Fecha: 02/11/2015

 

El periodista Orlando Sierra, asesinado en 2002, junto con el escritor Gabriel García Márquez - Foto: Archivo

Mientras los criminales anden sueltos y los periodistas anden atemorizados, no habrá paz.

Tuvieron que pasar 13 años, nueve meses y dos días para que el crimen del subdirector del diario La Patria de Manizales, Orlando Sierra Hernández, no quedara impune. La historia de Colombia es una paradoja que se escribe a diario. El exdiputado de Caldas Ferney Tapasco, autor intelectual de uno de los mayores ataques contra la libertad de prensa en Colombia, fue detenido el pasado domingo 1° de noviembre, en vísperas del Día Internacional Contra la Impunidad en casos de Periodistas. Tapasco, condenado a 36 años de prisión por el Tribunal Superior de Manizales, fue capturado en una casa del barrio Palermo en la capital de Caldas, la misma ciudad en la que sicarios que él contrató acabaron con la vida de Sierra, el 30 de enero de 2002.

Como lo resaltó la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), este es uno de los pocos casos en los que todos los responsables han sido procesados y condenados, desde el sicario, Luis Fernando Soto Zapata, hasta el determinador, el mismo Ferney Tapasco. No fue fácil. Desde el inicio, el proceso tuvo que sortear varios obstáculos, como el asesinato de testigos, la dilación de las instancias procesales y, por supuesto, la negativa de Tapasco de presentarse ante la justicia a cumplir con la condena en su contra. El exdiputado, quien se creyó amo y señor de Caldas, hasta el punto de mandar a matar a quienes se le oponían, estuvo prófugo durante cuatro meses. Pero lo peor de todo es que, pese a todo esto, este es uno de los pocos casos exitosos en Colombia en lo que al esclarecimiento de asesinatos de periodistas se refiere.

Desde 1977, cerca de 144 periodistas han sido asesinados. 69 de los procesos para esclarecer estos homicidios ya prescribieron. Es una vergüenza mayúscula. Y da un mensaje aberrante: que las muertes de periodistas se convirtieron, gracias a la impunidad, en parte del paisaje; que cualquiera con un arma o con poder puede atentar de esta forma contra la libertad de prensa y, de contera, contra la democracia. Porque no se puede considerar democrática una sociedad donde se silencia la libertad de expresión a punta de bala. Y no, no es cosa de ayer, ni de tiempos pasados. Este año, por ejemplo, ya han sido asesinados dos periodistas: Luis Alfonso Peralta y Flor Alba Núñez. Reiteramos lo que dijimos sobre los casos particulares en su momento: las autoridades tienen el deber de esclarecer, con prontitud, estos homicidios.

Una sociedad que busca la paz requiere, igualmente, de un periodismo fortalecido, no acallado. Porque cuando se disipe el humo de las balas van a quedar en evidencia aquellos que han hecho tanto daño como el mismo conflicto armado. Dirigentes corruptos que pensaron —equivocadamente— que su poder era incuestionable y que prefirieron responder con balas a quienes los criticaron. Tapasco fue uno de ellos. Su hoja de vida no es la de un político, sino la de un criminal. Fue condenado en 1978 por concusión, en 1995 por encubrimiento, en 2011 por nexos con los paramilitares y este año por el asesinato de Sierra. Fue sancionado varias veces por la Procuraduría y perdió su investidura en 1998. Y fue este hombre quien acabó con la vida de un periodista ejemplar como Sierra Hernández, un faro para los periodistas que trabajaron a su lado.

Una sociedad en paz necesita, en resumen, de muchos Orlando Sierra y muchos menos Ferney Tapasco. Pero para ello, la justicia debe actuar para que personas como Tapasco estén donde deben estar: en la cárcel. Y para que personas como Sierra estén, así mismo, donde es su lugar: informando, denunciando sobre los abusos de la clase política y no muertos. Mientras ocurra lo contrario, mientras los criminales anden sueltos y los periodistas anden atemorizados, no habrá paz.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Opinióndemocrática

03/11/2015 9:24 AM

Apreciado columnista, eso es lo triste de Colombia; aquí la pena de muerte la tienen los hampones en sus manos y con ella amedrentan a los que atracan, a quienes los acusan y a quienes no les conviene para cometer con éxito sus delitos, eso pasa a todo nivel; en el caso de los periodistas ha sido terrible: recordemos a Don Guillermo Cano Isaza, Alirio Mora Beltrán y todos los periodistas que denunciando verdades de narcotraficantes y criminales como el político en mención, han denunciado valientemente a esos delincuentes; sería muy acertado que la Corte Suprema de Justicia evaluara el imponer la pena de muerte para éstos casos.
Da tristeza ver que la policía nacional atrape a delincuentes filmando sus atracos y asaltos y un juez de la república los libere olímpicamente, eso está pasando.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido