Photo Uribe
Logo Small

Martes 23 de Julio del 2019

“Tenemos en nuestras manos la posibilidad del cambio”

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): Alejandra Fierro Valbuena  |

Fecha: 29/11/2014

 

Foto: publicamion.com.co

Ciudad colapsada

Bogotá crítica o crónica

Una crisis representa, sobre todo, un cambio. Cuando el cuerpo entra en crisis, por ejemplo, a través de la enfermedad, el momento crítico es el que define si hay recuperación o deterioro total. Si se está ante una crisis, algo tiene que cambiar. Si las cosas no cambian es porque no hay crisis. Frente a cuestiones físicas es fácil descubrir cuando se está ante una; incluso, en el ámbito personal también se presenta de manera relativamente clara cuando se atraviesa por una crisis vital o de identidad,  pero cuando hablamos de situaciones sociales es un poco más complejo determinar si los fenómenos que se enfrentan corresponden a una crisis o no. Es cierto que así como en el cuerpo, el cambio desencadenado por la crisis no se hace esperar, en las dinámicas sociales estos cambios suelen tardar en el tiempo. Pero lo claro es que tras una crisis algo nuevo sucederá.

En el caso de Bogotá es difícil establecer si nos enfrentamos a una crisis o no. Algunos pensarán que es obvio que una ciudad colapsada en tantos sentidos está atravesando una aguda crisis. Ante esto hay que decir que algunos sistemas se instalan en  dinámicas nocivas y no llegan a hacer crisis nunca. Es el caso de las enfermedades crónicas, por ejemplo, que se mantienen en el tiempo sin esperanza de cambio alguno. Debemos enfrentar que el caso de Bogotá puede ser crónico y no crítico, pues llevamos años soportando múltiples males que se prolongan en el tiempo y parecen no cambiar. Si observamos el comportamiento ciudadano, también queda en evidencia que nos acostumbramos con facilidad al malestar y no reaccionamos frente al incremento de éste. En Bogotá hay escándalos diarios de todo tipo. El Alcalde nos sorprende con sus ocurrencias absurdas día a día y las filas en Transmilenio aumentan en la misma medida que el desespero de los usuarios. Los trancones son cada vez más largos y los huecos dejan cada vez más llantas pinchadas. Los niños llegan más tarde a las casas y los ladrones inventan todos los días nuevas artimañas. Esto, por hablar solo de los males que salen a la luz. Y no pasa nada. La vida sigue en la maltrecha Bogotá como si nada pasara. Se decora de modo cada vez más prematuro y excesivo la ciudad para la Navidad y el comercio se prepara para su bonanza. Y no pasa nada.

Frente a este panorama hay dos escenarios posibles: que llegue una profunda crisis con su respectivo cambio, o que aparezca un buen médico especialista en casos crónicos. Tenemos la oportunidad en las próximas elecciones de poner a la cabeza de nuestra ciudad un líder que enfrente el problema. Pero también tenemos en nuestras manos la posibilidad del cambio. Podemos inducir la crisis a través de la actitud crítica que como ciudadanos nos corresponde. El escenario ideal es un líder que tenga como objeto la ciudadanía y que sea capaz de dejar de lado su ego; que impulse procesos desde la población y no desde su delirio de grandeza. De lo contrario seguiremos enfermos como ciudad y, lo que es peor, acostumbrados a ello.

 

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed