Photo Uribe
Logo Small

Domingo 27 de Mayo del 2018

Tras la jornada electoral

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Abdón Espinosa Valderrama  |

Fecha: 28/10/2015

 

Foto: elespectador.com

Los comicios cumplieron su función a cabalidad, aunque en sus trámites hubieran subsistido irregularidades.

La jornada electoral del domingo 25 de octubre, para la renovación democrática de los poderes regionales y locales, habría pasado a la historia como una de las más tranquilas de no haberla ensombrecido, ya en el proceso de recuento de los votos, la atroz masacre a mansalva y sobre seguro de once soldados y un policía, perpetrada por la agrupación subversiva del Eln, no obstante las preliminares conversaciones de paz.

La nutrida concurrencia a las urnas parecía reflejar la voluntad popular de definir cuantas discrepancias y colisiones subsistieran o, al menos, de someterlas a cuidadosos exámenes críticos. Pero en la sombra acechaba este reducto de barbarie, dispuesto a asestar golpes desalmados a la Fuerza Pública. Con razón el Jefe del Estado ha impartido la orden de reprimirlo con todo el vigor de la ley. O se somete a sus dictados o se expone a la acción represiva de la legitimidad democrática. Proceder como rueda suelta implica graves consecuencias. No más violencia, ni más conatos de anarquía.

Los comicios cumplieron su función a cabalidad, aunque en sus trámites hubieran subsistido irregularidades que no alcanzan a inferirle mancha irreparable. En el caso específico de la capital de la República, confirmaron el profundo viraje que las encuestas, con todas sus deficiencias, presagiaban. En realidad, se puso término a una hegemonía que osó desafiar la confianza pública, en sus primeras fases con una feria de latrocinios y saqueos y luego con sistemático espíritu camorrista e incompetencia administrativa. Curiosa e injustamente, los platos rotos le correspondería pagarlos a quien, en las sombras aciagas de esos períodos, protagonizara paréntesis luminoso, infortunadamente fugaz en el ejercicio del poder metropolitano.

En franca lid, Enrique Peñalosa se impuso por el voto sobradamente mayoritario de sus conciudadanos y, de inmediato, se puso manos a la obra. Empezando por el torturante problema de la inmovilidad y los apretujamientos, se ha dado a ver cómo reestructura su criatura de TransMilenio y cómo rediseña el proyecto del metro sacándolo, al menos en grandes tramos, de los socavones bajo tierra. Ahora cuando ya se tiene listo el aporte de la Nación. Además, cómo se vuelve a trazar su recorrido, pensando en aprovechar, a cielo abierto, la avenida Caracas, sin perjuicio de que los vehículos rueden por sus calles.

Hacia la mitad de los años setenta, el exministro mexicano Antonio Ortiz Mena, por entonces presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, sugería abrir un zanjón a lo largo de esa vía troncal, que luego podría utilizarse para el tren metropolitano subterráneo. El alcalde Peñalosa propone, convincentemente, hacerlo elevado, más amable y mucho menos costoso. No hay tiempo que perder. Como tampoco para acometer los trabajos de la Avenida Longitudinal de Occidente, tercamente relegada por el alcalde Petro con argumentos gaseosos.

En varias ciudades hubo verdaderos sismos, no del todo esperados. En Medellín, en Cali, en Bucaramanga. Inesperadamente, al senador Álvaro Uribe no le fue bien en Antioquia, ni en otros lugares donde su nombre tiene fuerte arraigo. El Partido Liberal y el de Cambio Radical parecen haber corrido con buena suerte. Sin duda, el mejor librado da trazas de ser el vicepresidente Germán Vargas Lleras, sin que hubiera estado comprometido en la liza.

Una vez superado el turno de cábalas y expectativas, quedan vivos los problemas. Como el del fenómeno del Niño y el encarecimiento de la energía. ¿Cuál la razón de la escasa utilización del gas que Colombia posee en abundancia y es competitivo en calidad y precio? ¿Cuáles las fórmulas para enfrentar la inflación? No pocos interrogantes se encuentran por absolver.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed