Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 21 de Agosto del 2019

Trump, un caudillo latinoamericano

Publicado en:

El Nuevo Herald  | 

Autor(a): Andrés Oppenheimer  |

Fecha: 13/02/2016

 

El precandidato presidencial republicano Donald Trump acknowledges a la salida de un mitin de campaña en Baton Rouge, Louisiana el 11 de febrero - Foto: Gerald Herbert / AP

Es una ironía. Justo cuando América Latina está comenzando a darle la espalda a los lideres mesiánicos, Estados Unidos y Europa están empezando a seguirlos.

A juzgar por el amplio triunfo de Donald Trump en las primarias republicanas de Nuevo Hampshire, los votantes estadounidenses, que se suponía suelen elegir a líderes responsables, se están volcando hacia un demagogo narcisista sin experiencia política que promete que, como dice su lema de campaña, “¡Voy a hacer grande a Estados Unidos nuevamente!”

Y no es un fenómeno que se limite a Trump en Estados Unidos. Ya sea Vladimir Putin en Rusia, Viktor Orban en Hungría, Recep Erdogan en Turquía, o la líder opositora francesa Marine Le Pen, hay una nueva camada de lideres xenofobos en todo el hemisferio norte.

Puede que se deba a una creciente brecha entre los más ricos y los no tan ricos, pero mucha gente en estos países está enojada, y buscan respuestas en dirigentes populistas xenófobos.

En la mayoría de los casos, estos líderes arremeten contra los extranjeros, se oponen a los acuerdos de libre comercio, prometen traer de vuelta épocas de oro reales o imaginarias, acusan a los medios independientes de estar al servicio de oscuros intereses, y se presentan a sí mismos como salvadores de la patria.

En América Latina, por el contrario, la gente se está cansando de los líderes carismáticos, al menos por ahora.

En Venezuela, el fallecido presidente Hugo Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro, no sólo arremetieron contra las libertades fundamentales, sino que destrozaron la economía. En Argentina, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, otros líderes carismaticos debilitaron las instituciones democráticas, dando rienda suelta a la corrupcion gubernamental.

Sin embargo, los vientos políticos están cambiando en la región. Argentina recientemente eligió a Mauricio Macri, un ingeniero que dice que él solo no puede resolver los problemas del país. En Venezuela, la oposición arrasó en las elecciones legislativas del 6 de diciembre, y se comprometió a acabar con el ciclo populista autoritario que lleva 17 años en el país.

Cuando llamé a varias figuras políticas latinoamericanas para preguntarles qué opinan del plan de Trump de construir un muro en la frontera con México, y de obligar a México a pagarlo, varios me dijeron que ese tipo de bravuconería es típica de los demagogos latinoamericanos.

Trump es un egomaníaco. No tiene programas concretos, ni un equipo de expertos. Todo está centrado en él. Su palabra favorita es “yo”. (En su discurso de lanzamiento de campaña el año pasado, dijo 220 veces la palabra “yo”)

“Trump tiene el típico estilo del caudillo latinoamericano”, me dijo el ex presidente colombiano César Gaviria. “Dice lo que la gente quiere oír, la asusta, y luego dice: ‘No se preocupen, yo soy la solución a todos sus problemas’ ”.

De hecho, hay muchas similitudes entre Trump y los demagogos carismáticos de América Latina.

En primer lugar, la estrategia de campaña de Trump es puramente mediática. Hace declaraciones escandalosas casi a diario para colocarse en el centro de la agenda de los medios, y poner a sus rivales políticos a la defensiva.

Cuando al día siguiente los comentaristas señalan que las declaraciones de Trump son medias verdades o mentiras –como su afirmación de que la mayoría de los indocumentados mexicanos son criminales o violadores– arremete contra la prensa y la culpa por presuntamente tergiversarlo. Es la típica estrategia de los autócratas populistas.

En segundo lugar, como la mayoría de los populistas, Trump culpa a los extranjeros de los problemas internos, como cuando afirma que hay una avalancha de inmigrantes indocumentados, a pesar del hecho de que todos los estudios serios muestran que el número de inmigrantes indocumentados ha disminuido en los últimos siete años. Los líderes populistas necesitan un enemigo externo, para presentarse a sí mismos como líderes de una causa nacional.

En tercer lugar, Trump es un egomaníaco. No tiene programas concretos, ni un equipo de expertos. Todo está centrado en él. Su palabra favorita es “yo”. (En su discurso de lanzamiento de campaña el año pasado, dijo 220 veces la palabra “yo”). Su campaña se basa en la discutible premisa de que él es el mejor, y que sus rivales son supuestamente “estúpidos”, “idiotas”, o vendidos a intereses especiales.

Mi opinión: Si Trump se convirtiera en presidente, en vez de conseguir que Estados Unidos vuelva a ser grande nuevamente, como reza su lema de campaña, haría que Estados Unidos se vuelva más parecido a los países de América Latina que han sido destruidos por caudillos populistas.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed