Photo Uribe
Logo Small

Lunes 18 de Junio del 2018

UNA PERLITA DEL CONSEJO DE ESTADO

Más allá de la buena intención, es una nueva prueba de la supina ignorancia en materia internacional de nuestras cortes. Resumo: una nota de prensa de esta semana cuenta que el Consejo de Estado pidió al Gobierno solicitar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos una opinión sobre unos crímenes cometidos por las Farc en 1994, en un ataque contra una base militar en Putumayo.

Según la sentencia, en el ataque la guerrilla habría vulnerado el derecho internacional humanitario (DIH). En consecuencia, el Consejo de Estado "instruye" al Gobierno para que solicite a la Corte Interamericana que determine si el hecho produjo violaciones a la Convención Americana de Derechos Humanos.

Varios puntos son preocupantes: uno, que el Consejo de Estado no sepa que la Corte Interamericana no tiene competencia sino para establecer responsabilidad por eventuales violaciones a la Convención Americana cometidas por los Estados y nunca por terceros. La Corte no puede establecer responsabilidad en cabeza de grupos guerrilleros, de autodefensas ilegales, de narcotraficantes o de bandas criminales, por graves que sean los delitos que cometan.

Dos, que el alto tribunal no sepa que cuando se pide a una corte internacional de derechos humanos que establezca responsabilidad por violación a los derechos humanos en cabeza de un grupo irregular se está reconociendo tácitamente que ese grupo tiene responsabilidades similares a las de los Estados, es decir, que se comporta como uno.

Me explico: aunque hoy la discusión de si los miembros de un grupo irregular (no el grupo en sí mismo) pueden violar derechos humanos está superada, por cuanto el Estatuto de Roma establece que cualquiera y no solo un agente estatal puede ser responsable de crímenes de lesa humanidad, es decir, de graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos, los tribunales internacionales de derechos humanos solo evalúan la responsabilidad de los Estados.

Pedirles que miren también la de un grupo irregular significa darle a ese grupo una calidad semejante a la de los Estados. Si la petición la hace, además, el Estado, como solicita el tribunal administrativo, podría entenderse como un otorgamiento tácito del estatuto de beligerancia a las Farc. Es decir, le daríamos a la guerrilla en bandeja de plata lo que tanto ha soñado y hasta hoy, a pesar de los esfuerzos del chavismo, no ha conseguido.

Tres, que el Consejo de Estado no sepa que la Convención Americana de Derechos Humanos no es un tratado de derecho internacional humanitario. Si de establecer responsabilidad por eventuales infracciones al DIH se trata, la comparación ha de hacerse con las normas del DIH aplicables a los conflictos armados no internacionales, es decir, el artículo tercero común a los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 y con el Protocolo II adicional de 1977, y no con tratados de derechos humanos.

Ahora bien, si lo que el Consejo de Estado cree es que una infracción al derecho internacional humanitario es lo mismo que una violación a los derechos humanos, la situación es aun peor.

El confusionismo entre ambas normativas es el paraíso soñado de las oenegés, aunque no tenga ningún asidero en el derecho internacional.

Cuatro, que el Consejo de Estado no sepa que el camino para establecer responsabilidad internacional por infracciones al DIH es la Corte Penal Internacional (y no una corte de derechos humanos), siempre que esas infracciones puedan constituir crímenes de guerra, es decir, violaciones gravísimas al DIH. Claro, no sobra recordar que la Corte Penal Internacional no tiene competencia sobre crímenes cometidos antes de su entrada en vigencia y, para el caso de crímenes de guerra en Colombia, solo después de noviembre de 2009.

Finalmente, ¿por qué el Consejo de Estado quiere que sea una corte internacional la que establezca la responsabilidad de las Farc? ¿No corresponde esa labor a los órganos judiciales del Estado? ¿No es acaso una tarea propia de la soberanía la de impartir justicia a los criminales por los delitos cometidos en su territorio?.

Otros artículos en Sin categoría

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed