Photo Uribe
Logo Small

Lunes 16 de Septiembre del 2019

Venezuela y la Canciller

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): Juan Daniel Jaramillo Ortiz  |

Fecha: 18/02/2014

 

No se le pueden pedir peras al olmo. Para la canciller María Ángela Holguín, ocupada en gastos inocuos en nuevas vajillas para el Palacio de San Carlos y cocinar injurias contra quienes queremos el país, los jueces de la CIJ y todos los colombianos de sexo masculino, la noción de panamericanismo democrático debe ser un estúpido juego de palabras.

Y el padre de todos los internacionalistas colombianos, Jesús María Yepes, será para esta funcionaria -que nada lee ni estudia- una fotografía intrascendente de un viejo inane y aburrido. Entonces hay que contarle que Yepes, además de diplomático eminente, fue no sólo un estudioso consagrado del derecho internacional. Es con el cubano Antonio Sánchez de Bustamante y el chileno Alejandro Álvarez Jofré, padre de la cultura jurídico-internacional latinoamericana.

Yepes racionalizó la teoría del panamericanismo democrático a partir de las obras de Clay, Bolívar, Monroe, Blaine y la síntesis que hizo de las conclusiones de las conferencias consultivas de Panamá (1939), La Habana (1940), Rio de Janeiro (1942) y México (1945). Este trabajo académico fundamental fue hecho por Yepes en lengua francesa en un libro denso de casi 400 páginas que tituló Philosophie du Panaméricanisme et Organisation de la Paix (Éditions de la Baconniere, Neuchatel, 1945).

Así, mucho antes de que la Carta Democrática Interamericana naciera en 2001 y Humberto de la Calle se declarara progenitor por los siglos de los siglos de la noción de democracia necesaria en las Américas (¡!), el panamericanismo democrático existía en multitud de instrumentos legales en vigor.

Pero dejemos que sea Yepes quien hable:

La defensa de las instituciones democráticas y republicanas constituye la primera norma del derecho panamericano.  El espíritu de la democracia debe estar en la esencia de las estructuras institucionales de todos los países americanos como su alma misma. Las conferencias panamericanas reconocen la democracia como la espina dorsal del derecho internacional americano. En América, democracia significa régimen representativo ante todo, no necesariamente parlamentario. Y dentro del concepto de democracia el distintivo característico debe ser el derecho de los ciudadanos a expresar libremente su opinión y criticar al gobierno de turno, como de hacer y organizar la oposición. El desafío es  edificar los mecanismos panamericanos para garantizarlo (resumido del capítulo XIX – La Defensa de las Instituciones Democráticas y Republicanas, páginas 234-265)

Estos mecanismos se han desarrollado desde 1945 y habrá que pedirle a algún asesor jurídico del despacho que se los explique a la ministra de RR.EE. Colombia tiene la obligación jurídica internacional de defender y salvaguardar las instituciones y normas democráticas no sólo en Venezuela sino en su propio seno.

¿Qué está esperando la Canciller para actuar? Se silenció NTN24 y la democracia en Venezuela es hoy su remedo sucio y cruel. Los presidentes de Ecuador, Argentina y Nicaragua juegan al panamericanismo anti-democrático y Colombia encarna una ambigüedad que se está volviendo insostenible. De esta posición, que ofende el panamericanismo democrático y sus instrumentos legales es responsable Holguín. Algún colega columnista escribió hace unos meses que es ella quien se empeña en impedirle actuar al presidente Santos. Me temo que esto sucede.

No se explica de otra manera que haya ocurrido lo de la semana pasada y Colombia salido a invocar más diálogo. Existe la obligación internacional de defender la democracia en Venezuela y activar los mecanismos interamericanos para hacerlo.  Hay un imperativo moral de darle la mano a un país hermano cuya postración tiene que dolernos en lo más hondo. Pero  nuestra ministra de RR.EE. no entiende de estas cosas. Por ello es necesario que el presidente Santos tome en sus manos la política exterior.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed