Photo Uribe
Logo Small

Sábado 21 de Septiembre del 2019

Viaje al infierno

Autor(a): Actualidad  | 

Fecha: 05/12/2016

Exclusivo para FCPPC
 

El senador José Obdulio Gaviria (recostado en la reja), observa las condiciones de hacinamiento de los reclusos de la cárcel de Riohacha en La Guajira. - Foto: archivo particular FCPPC

Por José Obdulio Gaviria

Las zapatillas eran marca Roggers, línea California, de esas que son tan finas y elegantes que solo son accesibles en los días de las rebajas anuales que hacen los grandes comerciantes gringos. Pues he de informarles que las suelas de esas zapatillas Roggers se derritieron cuando pisaron la acera de acceso a las instalaciones de la cárcel de Riohacha, Guajira. Tan alta es la temperatura afuera y adentro en ese penal.

Los reclusos no denigran del calor de infierno, porque les parece que si hubiera frío sería peor. Lo que les parece injusto es que tengan que soportarlo hacinados en celdas en las que los encierran las doce horas diarias del horario nocturno carcelario.

Moderan la temperatura con ventiladores chinos puestos con arte de trapecistas en todos los rincones a donde puedan llevar la electricidad artesanal, a esa que acusan de ser la causante de incendios y muertes en las viviendas de pobres.
Como nunca fumigan, los bichos -ninguno amable o con vocación de mascota-, pululan en patios y celdas. Las enfermedades que expanden con sus picaduras y roces, tampoco son tratadas ni con medicina moderna ni tradicional. Es que no hay presupuesto. Todo se queda en Bogotá, en Fiduprevisora, una fiduciaria que reemplazó a Caprecom. Los presos presumen que algún político (dígase senador o representante) montó caja menor con la plata de sus analgésicos y antipiréticos.

Vi jóvenes heridos a los que no se les hacen curaciones; vi portadores del VIH que absorben diariamente virus y bacterias como para propagar una epidemia universal. Vi mujeres sentadas, humildes, temerosas, esperando su traslado porque Riohacha no tiene cárcel para mujeres.

No habrá que abundar en detalles de lo que son los servicios sanitarios. Baste solo pensar que Hércules los habría comparado desfavorablemente con los establos de Augías.

El cuadro siguiente es objetivo. Lo hizo la Defensoría del Pueblo, cuyos funcionarios más parecen ángeles de la guarda que miembros de la burocracia estatal.

Sufren moralmente tanto como sufren físicamente los presos. Y la dirección carcelaria y la guardia del IMPEC (allí, por lo menos) es tan solidaria con sus presos como la Defensoría. Si no hubiese sido tan dramática la experiencia, la catalogaría como tierna: pidieron a los presos que entraran todos a las celdas para que los senadores constatáramos que cuando se acuestan forman un tapete de piel, carne y huesos; y que no se pueden mover lo más mínimo porque chocan con los otros cuerpos; y que los olores son hedor y la transpiración forma charcos y que quien ha visto esto una vez no olvidará jamás que visitó, juntos, los nueve círculos del infierno.

La sociedad colombiana no puede permanecer impasible sabiendo que esta navidad habrá 580 colombianos viviendo en un espacio de 0.6 metros cuadrados por persona.

Compromiso de la comisión de senadores fue interponer sus buenos oficios para que el sistema judicial actúe de inmediato en plan de urgencia, de emergencia humanitaria. Muchos de los presos vibran y sufren porque sus audiencias se realicen; pero los aplazamientos son el pan de cada día. Si jueces y fiscales accedieran a utilizar las salas de audiencia que la cárcel habilitó, muchos podrían salir y con ello algo se solucionaría el hacinamiento. Otro paliativo temporal sería montar un campamento provisional para los presos de menor peligrosidad. Algo hay que hacer.

@JOSEOBDULIO

Otros artículos en Nuestros Columnistas

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed