Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 21 de Agosto del 2019

Votar «no» al plebiscito

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Humberto Montero  |

Fecha: 16/02/2016

 

Foto: nbcnews.com

La mayoría de colombianos quiere la paz. Desea también que se les consulte la ratificación definitiva de los acuerdos con las narcogerrillas. El presidente está de acuerdo. Por eso, el pasado viernes comenzó su campaña en favor del «sí» con la siguiente declaración que, aunque ustedes ya conocen de sobra, reproduzco. Es esta: «Les voy a pedir un favor. Se viene un plebiscito donde ustedes decidirán si quieren la paz. Estoy convencido de que quieren la paz. Necesito su apoyo, necesito que salgan a decir eso, que el pueblo colombiano no quiere más guerra». Es evidente que Santos no miente. Necesita el apoyo del pueblo para refrendar un pacto histórico que contiene suficientes concesiones a los enemigos de la paz como para pensárselo dos veces. Sin embargo, no hay ningún político en el mundo tan ingenuo como para concurrir a una consulta popular sin saberse ganador.

Para ello, el presidente, encargado de redactar la peliaguda cuestión, presentará una pregunta-trampa a la que será prácticamente imposible resistirse. ¿Quién se negaría a poner fin a una guerra? ¿Quién se opondría a la paz? Nadie. Pero las palabras no pueden ocultar la realidad. Las guerrillas, con o sin alto el fuego, prosiguen con sus actividades delictivas. Cuando no vuelan una torre de electricidad, están extorsionando o traficando. Han seguido secuestrando, incluso militares, y aprovisionándose de armas y munición. Han continuado asesinando. La última víctima, un policía en Norte de Santander. Es cierto que las Farc han anunciado su compromiso de no seguir reclutando menores. Gracias, pero la propuesta no solo llega tarde sino que implica admitir una práctica contraria a los derechos humanos. A cambio, se permiten exigir al Gobierno «una verdadera política de Estado para proteger y garantizar los derechos de los niños y los adolescentes, acabando con cualquier forma de marginación o exclusión social», como si Santos hubiera sido hasta ahora el Sacamantecas, destripando críos como nueces.

Además, reclaman el fin del servicio militar obligatorio, de cuya prolongación hasta la fecha son culpables precisamente las guerrillas, que se permiten incluso afirmar que el Ejército ha reclutado menores para infiltrarlos en sus filas. Así, a cada paso de los terroristas, debe acompañarle alguna cesión del Estado. Según las propias Farc, la presencia de niños y adolescentes en sus cuadros estaba además justificada «por motivos de necesidad y desprotección social por parte del Estado». ¿Cómo fiarse de estos descerebrados? Por el momento, se desconoce qué van a hacer los pistoleros para reparar a las familias de estos muchachos y a los propios menores reclutados, bajo intimidación o engaño. Ese es el problema, que las exigencias a las guerrillas quedan diluidas en las palabras. Bastará un acto de contrición verbal, con mucha pompa eso sí, pero serán ustedes los que con sus impuestos deban pagar no solo los gastos de una guerra que jamás declararon sino las reparaciones a diestro y siniestro de los miles de damnificados de un conflicto declarado por una porción mínima de colombianos contra el resto del país. Así que, cuando afronten la votación sobre la pregunta que planteará el presidente en ese plebiscito, no piensen que un «no» es consecuencia del odio, un sentimiento contra estos matones al que Colombia tendría derecho después de tanto sufrimiento. Les venderán que votar contra los «acuerdos de paz» es respaldar la guerra. Que quienes no apoyen el «proceso» son incapaces de perdonar. No piquen. Habrá quien vote «no» por esas causas. Otros lo harán porque no están dispuestos a poner la sangre, la otra mejilla y el dinero para que los terroristas ondeen la bandera blanca. Quizá votar «no» sea votar contra la extorsión.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed