Photo Uribe
Logo Small

Lunes 21 de Mayo del 2018

¿Y cómo anda Colombia?

Después de repasar la lista de males que nos oprimen y nos deprimen, la triste y verídica respuesta que uno podría dar es: francamente, más mal que bien.

En un encuentro continental que tuvo lugar el mes pasado en Lima y otro que acaba de realizarse en Rosario (Argentina), esta era la pregunta que yo escuchaba a cada paso. Como nos habíamos reunido para mostrar no solo los peligros del populismo en América Latina, sino también los avances de un modelo de libertad política y económica, la respuesta que esperaban mis amigos era "bien, muy bien". Y lo comprendo. ¿Acaso no es Colombia un país democrático, acaso no presenta un crecimiento sostenido, un clima hospitalario para las inversiones extranjeras, baja inflación, desempleo en descenso, crecimiento del sector minero y energético y, como si fuera poco, un proceso de paz capaz de poner fin a un conflicto armado de más de cincuenta años?

Si, ante esta buena imagen que suele mostrar en el exterior nuestro querido presidente Santos, parecería antipatriótico negarla de plano. De modo que yo prefería advertir: "Bueno, tenemos algunos delicados problemas". Pero ya en casa, siente uno necesidad de ser sincero y colgar en esta columna los males que nos oprimen y nos deprimen.

¿Por dónde empezar? La inseguridad. La percibimos todos. Con Uribe se la estaba combatiendo con éxito, pero hoy vuelve a sacar sus afiladas armas en el TransMilenio, en calles de barrio y también, cómo no, en carreteras, veredas y pueblos. Las bacrim compiten con la guerrilla en extorsiones, secuestros y narcotráfico.

Segundo problema muy inquietante: la corrupción. Salta en periódicos y noticieros todos los días. Penetra el mundo político y los más recónditos ámbitos de la administración pública. Saltó a la vista en Bogotá, pero también en muchos lugares del país cuyos beneficiarios han sido gobernadores y alcaldes, elegidos a veces con ayuda de los brazos políticos de las Farc.

Algo muy grave: el agente contaminador de este cáncer se ubica en la justicia misma. Lo he escrito muchas veces. Los falsos testigos, que hoy tanto inquietan al fiscal Montealegre, se compran en cárceles o barrios y permiten absurdos beneficios a cuanto Rafael García y 'Pitirris' aparecen con falsedades para llevar a la cárcel a colaboradores del presidente Uribe o a militares como Alfonso Plazas, Arias Cabrales, Rito Alejo del Río, Mejía Gutiérrez, Jaime Uscátegui y muchos otros. Las injusticias cometidas con todos ellos son espantables.

A estos problemas todavía insolubles se suman la debacle en las reformas de la salud y la justicia, la pasmosa lentitud para poner en marcha las obras de infraestructura, la restitución de tierras o la ayuda a los damnificados y ahora la visible crisis de la agricultura y el descenso en las exportaciones de la industria. Dos factores pesan en la mala confrontación a estos males. El Ejecutivo es parsimonioso por obra de una burocracia sustentada en cuotas políticas. Pero también tal lentitud es atribuible a un mandatario que, cuidando ante todo su imagen, da relieve a sus planes y proyectos de gobierno sin vigilar su ejecución. Y ahora, cosa grave, la opción reeleccionista parece convertirlo en un candidato en el poder que nos ofrece -para el futuro, claro- un país 'Justo, Moderno y Seguro', sin reparar en lo que no ha llegado a cumplir.

Muchos piensan que su reelección depende de un acuerdo de paz con las Farc. No encuentro impugnable la búsqueda de este acuerdo, pero comparto temores y dudas. Por ejemplo, las 54 zonas de reserva campesina que proponen las Farc, con nueve millones de hectáreas, autonomía política y administrativa y justicia comunitaria, buscan garantizarles el control y dominio de media Colombia. Es dudoso, además, que entreguen las armas y prescindan del narcotráfico como fuente de financiación.

¿Cómo anda Colombia? Después de todo esto, la triste y verídica respuesta que uno podría dar es: francamente, más mal que bien.

Otros artículos en Sin categoría

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed