Photo Uribe
Logo Small

Jueves 22 de Febrero del 2018

El lector, el oyente, el televidente…

Publicado en:

Minuto30  | 

Autor(a): Josías Fiesco  |

Fecha: 06/05/2014

 

Se celebró el día mundial de la Libertad de Prensa. ¿Quejarse de esto? Ni más faltaba. Está bien que se recuerde que no podrá ser libre la sociedad si sus periodistas están atados para contar. Lo que falta, lo que está mal, es que no se recuerde y se honre con la misma fuerza al objetivo final de la información libre: El lector, el oyente, el televidente.

No bastan medios libres si los periodistas desconocen su responsabilidad de informar a los espectadores. La libertad es un simple adorno cuando no le inquieta al periodismo denunciar los abusos del poder, revolcar la amnesia colectiva, levantar alfombras y empoderar al ciudadano. La prensa ‘libre’ solo maquilla la democracia cuando son los periodistas quienes por convicción optan por la mordaza.

No se confundan, es simple. Algunos periodistas – no todos por supuesto – “informan” como les da la gana. Es decir, no informan, o lo hacen a  medias, por plata o por congraciarse con el poder. Y no lo digo yo, las estadísticas* son contundentes. El 31% de los periodistas del país dicen conocer casos donde sus colegas tienen contratos con entidades públicas o privadas; 29% de los comunicadores dicen saber de medios que cambian su posición editorial a cambio de pauta; al 24% no les son ajenos casos donde periodistas cobran por entrevistar y un 17% asegura que sus colegas acuden a la información o a la calumnia para amenazar.

Después de estos resultados parece comprensible, no tolerable, encontrar en medios informativos periodistas hablando de “nuestro Gobernador, nuestro Alcalde, o nuestro Concejal”. Con esas estadísticas se entiende por qué cierta prensa llama “leyenda” al paramilitarismo y doctor, prohombre, o ave fénix a los aliados políticos de aquella barbarie. En el medio de esa lógica adversa, donde el periodista se sirve del periodismo para su propio beneficio, se halla el “por qué” de las alabanzas a quienes ejercen el poder y ejecutan los presupuestos. He ahí la razón – mezquina y rebatible – del silencio frente a la corrupción pública y privada y del ‘fervor’ por los corruptos. Tan es así que la prensa más enclenque se jacta de venerar a los otrora o ahora inquilinos de la cárcel.

Así, con el periodismo arrodillado al poder, periodistas en empaque de “información” replican la demagogia oficial y opacan el alegato ciudadano. Olvidan, “cautivados” por los poderosos, que la prensa oficial goza de cualquier cantidad de recursos para hacernos saber lo que les gusta contarnos y que en ese desequilibrio, es la prensa informativa la que debe contar aquello que a los poderosos no les gustaría que supiéramos.

Lo que las escuelas del periodismo llaman ‘contrapoder’ no es un cliché. Es una obligación que no puede ser pisoteada por la pauta o un ‘buen sueldo’. El periodista no solo necesita tener la libertad de quitarse la mordaza, debe estar convencido de hacerlo.

@josiasfiesco

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido