Photo Uribe
Logo Small

Viernes 17 de Agosto del 2018

¿Qué diferencia hay entre las víctimas de Palestina y las de las Farc?

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Andrés Candela  |

Fecha: 26/07/2014

 

Senador Iván Cepeda: poco, casi nada, utilizo vivencias personales, aunque tenga argumentos y ejemplos que me permitan sustentar cualquier columna. Quisiera escribir siempre como verdaderamente pienso y siento, pero es imposible: las palabras siempre son pocas y estarán limitadas ante la impotencia, la injusticia, y quizás lo único que tendremos como improvisado relator de la situación es un profundo suspiro, es lo más cercano al dolor, que desconoce las palabras. Usted lo debe saber mejor que yo. No obstante, permítame trazarle un breve párrafo como encabezado para tratar el tema del título.

La paternidad me avivó angustias que mi juventud siempre acalló. Yo, literalmente, dejé de ser primera persona del singular para convertirme todo momento en “ella” y su bienestar. Cuando la pusieron entre mis brazos no supe qué hacer. Eso nunca ha sido un secreto; yo jamás me convertí en el “hombre más feliz del mundo” ese día, como sí les ha ocurrido a muchos; además, estuve en un estado de ‘shock’ y de silencio por varios días, y necesité tiempo para asimilar esa diminuta vida que ya hace parte de la mía y que hoy necesitaría más que la vida para imaginar mi existencia sin su cercanía.

Pues bien, senador Cepeda, considero que cubrir a las víctimas de las Farc de forma implícita (sin referirse nunca a ellas) es una vil canallada, después de tantos años de masacres, pero parece ser una orden tácita, porque así lo están haciendo muchos funcionarios, senadores y periodistas para calentarle la corona a Santos con tan oneroso e improductivo proceso de “paz”, cuyos únicos y notorios resultados son la gran cantidad de insensateces pregonadas por los camaradas de La Habana, el aumento de las incursiones subversivas y el regreso de las Farc a diversos territorios del país donde ya no estaban. Además, senador Cepeda, ¡¿le parece a usted que nuestra realidad es tan perfecta o inmaculada que carecemos de víctimas y que debemos importarlas de Gaza?! ¡¿No le parece que Colombia tiene ya su buena dosis de sacrificados –tanto de las Farc como de los paramilitares– como para salir a ocuparnos de los problemas de otras latitudes el mismo día de la instalación del Congreso de Colombia, con un afiche que decía ‘fin de la masacre en Gaza’?! ¡¿Y cuál es –según su criterio, senador Cepeda– la importancia que merecen las víctimas de Gaza por encima de las víctimas de las Farc?! Porque en ese caso también debo preguntarle: ¡¿para qué país legislará usted?!

Senador Cepeda, el fin de semana antes de ver su fotografía en Twitter y la de sus compañeros en el Congreso con el afiche mencionado, también me llegó un video que, ¡se lo aseguro!, solo tuve el valor de mirarlo una sola vez. Un video cuya escena, como padre de familia, me estrujó el alma… Y que Dios me ayude en el siguiente párrafo, porque no soy ávido tirando letras, ¡soy obstinado organizándolas! Esa es –tal vez– mi única virtud.

Y fue transitando los senderos de mi ocio como encontré un dolor desmesurado, un agobio solitario (aunque había mucha gente a su alrededor), la cara de la vida y la muerte puestas de frente, sin las cuales ninguna existencia se valoraría; sin embargo, presenciar tan incalculable sufrimiento a tan corta edad no tiene nada de vida, ¡aunque estemos hablando de la muerte de un verdadero héroe sin curul! ¿Quién puede pasar por alto la tragedia de un niño que implora la mirada de su padre muerto? “¡Papá, papá, papá… por favor, míreme, papacito!”. No hubo una sola voz que lo consolara, ni un solo regazo que lo protegiera… ¡¿Por qué?! ¡Porque la mayoría de nuestra pérfida clase política ha desvalorizado a nuestros verdaderos héroes y la justicia lanzó la venda y ahora posa con los ojos enfocando el oro! Luego… ¡un grupo de senadores creyéndose el estrado moral de todo el mundo, del mundo entero!

P. S.: El video, según la información que encontré, data de una de las tantas masacres contra la Policía Nacional y orquestada, indudablemente, por las Farc. https://www.you…

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed