Photo Uribe
Logo Small

Domingo 18 de Noviembre del 2018

Señores, ¡se puede volver a las fincas!

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Carlos Alberto Giraldo Monsalve  |

Fecha: 26/06/2016

 

Álvaro Uribe Vélez expresidente de Colombia - Foto: lafm.com.co

Con las Farc merodeando en las carreteras siempre había riesgo de un secuestro. En algún tiempo, de 1998 al 2001, incluso se llamaron “pescas milagrosas”, porque se trataba de retenes ilegales en los que los guerrilleros alzaban con todo el que llegaba y luego, poco a poco, apenas confirmaban los bienes y la importancia de sus víctimas, dejaban a unas y liberaban a otras.

Tampoco era seguro viajar en medio de la guerra territorial de las Farc y del Eln con los paramilitares, por ejemplo en la Autopista Medellín-Bogotá. Entre 2000 y 2001, esa vía estuvo deshabitada desde el peaje de Santuario hasta las cercanías de Puerto Triunfo. Durante el recorrido, a lo sumo, se cruzaban cinco o seis vehículos en un trayecto de dos horas.

Para los camioneros también era un suplicio: los paraban, les robaban la carga útil para la guerrilla y en los casos más extremos, si sus empresas o ellos no estaban pagando “vacuna”, les quemaban los camiones o las tractomulas.

Cuando Álvaro Uribe Vélez recuperó con su seguridad democrática el control de los puntos críticos de las carreteras nacionales, se hacían caravanas con tremendo bullicio y odas a tanto heroísmo.

Había una felicidad inusual entre las clases medias y altas del país urbano, porque pudieron volver a salir a pasear: a las fincas, a los sitios de mayor interés turístico y a los balnearios y playas atlánticas.

Pero en ese discurso, comprensible por el desahogo que generaba y porque era mínimo el pillaje de las Farc en las vías, nunca se escuchó preocupación por mirar esa Colombia olvidada y pobre que había a la vera de los caminos “de la Patria”: en el Alto de Ventanas, en los rancheríos de La Guajira, en los recodos polvorientos del Meta, en los pueblos miserables que cuelgan de los desfiladeros de la vía a Quibdó. Nada. Todo era euforia porque se podía pasear, “ir a la finca”.

Ahora que las Farc han firmado un acuerdo (un compromiso de cara a la comunidad internacional) de no volver a disparar ni a extorsionar ni a intimidar ni a matar a nadie en este país, esperemos que cumplan y seamos veedores, todos, del efecto de tranquilidad y seguridad que ello pueda traer, aunque relativo porque las bandas criminales y el Eln seguirán activos.

Ojalá se escuche y se descubra también a un país más solidario. Menos egoísta y menos ocupado por resolver necesidades tantas veces suntuarias, y que aplaza, como siempre, los problemas de fondo.

Que los desplazados vuelvan a sus tierras y los niños no mueran de hambre a metros de las carreteras. Así que, ¡señores, se puede volver a las fincas! Pero ojalá se vuelva la mirada a un país que necesita construir una paz que vaya más allá de silenciar fusiles. Uno sin esa frase fácil “los buenos somos más”, pero que se ahoga en corrupción. Uno más complejo y exigente de hacer. Uno donde “los pobres sean menos” y la miseria apenas otro mal recuerdo, como cuando las Farc disparaban, secuestraban y mataban a gente de cualquier condición.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed