Photo Uribe
Logo Small

Jueves 16 de Agosto del 2018

Todavía podemos: ¡a marchar!

Publicado en:

Diario la Opinión  | 

Autor(a): Fernando Londoño Hoyos  |

Fecha: 10/12/2014

 

Foto: img.emol.com

En todos los procesos históricos que terminaron en una catástrofe totalitaria, hubo un punto de retorno. Un momento en el que habría sido posible el triunfo de la libertad y la democracia.

Y siempre hubo un Kerenski. Aquel personaje acomodado y cobarde que tuvo las llaves de la salvación y que dejó pasar la oportunidad. Por tonto, por flojo o por mal intencionado.

A la caída de los zares, Rusia pudo ser muy distinta de la tragedia que fue. Pero algún tonto creyó que mandar a Lenin escondido en un tren hasta Moscú era una buena idea para contener la dictadura de los Romanoff. Y después Kerenski pudo salvar a los rusos de la tiranía de los bolcheviques. Era el jefe de mayorías que no tuvieron claro el peligro ni quién las condujera por los caminos de una democracia de estilo europeo. Y vino la dictadura de Lenin, y la de Stalin, y lo que siguió.

Mussolini no era el dueño de las mayorías absolutas. Pero el Rey Víctor Manuel creyó que un gobierno fascista podía ser un ensayo interesante, para que Italia comprendiera los peligros del extremismo sindical. Y le entregó el poder a Mussolini. Los italianos, que pudieron y no quisieron, jamás olvidarán.

Hitler estuvo muy lejos de las mayorías absolutas en aquellas elecciones de 1.932. Su partido daba señales de cansancio y Alemania se mostraba recelosa de aquellos fanatismos. Pero Hindenburg, el héroe de la guerra del 14, quiso ensayar. Y le entregó a Hitler el poder, seguro de que sería un ejercicio mediocre y efímero. ¡Y lo que pasó!

Los cubanos no querían una dictadura corrupta como la de Batista y eso lo tenían perfectamente claro. Pero la mayoría de ellos no imaginó que pudiera instaurarse una peor, por falta de alternativas de poder. Y Fidel Castro se guardó sus designios marxistas hasta cuando era demasiado tarde para Cuba. Y la claudicación va para cincuenta y seis años de fusilamientos, encarcelamientos, silencios forzados, miseria moral, ruina económica. Los hijos de los muertos en el paredón, los millones del exilio y los otros millones que padecen el régimen, recuerdan que hubo una oportunidad y que la dejaron pasar.

Chávez fue un experimento ridículo, en cuyos inicios participaron con angelical candor miles de venezolanos convencidos de que esa sería apenas una salida al régimen bipartidista, corrupto e inepto que los gobernaba desde la caída de Pérez Jiménez. Y jugaron la partida. Y hoy comen el pan del destierro o sufren el matoneo del régimen y en todo caso han visto con horror la ruina de su patria. Y como los rusos de los bolcheviques, o los italianos del fascismo, o los alemanes del nazismo, o los cubanos de Castro o los venezolanos de Chávez, un día entendieron que era demasiado tarde. Ya no podían marchar.

Antes de que nos entreguen a las Farc, al Foro de Sao Paulo, al Socialismo del Siglo XXI, los colombianos tenemos una oportunidad. Aún podemos marchar. Tenemos una alternativa política y con suerte y decisión podemos impedir que se nos roben, como las pasadas, las próximas elecciones.

La marcha del 13 de diciembre es una de esas oportunidades culminantes e irrepetibles en la vida de un pueblo. Una de esas ocasiones que si se dejan pasar, no regresan nunca.  Piénselo cada uno y salga a la calle. Para decir que no a negociaciones bajo el terror y no a la paz con impunidad. Mañana también será demasiado tarde.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed