Lunes 20 de Noviembre del 2017

Centro Democrático salió fortalecido

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Uriel Ortiz Soto  |

Fecha: 10/11/2015

 

Foto: lafm.com.co

Su slogan: “Mano firme, corazón grande” es conocido hasta la saciedad por todos sus afectos, seguidores y opositores, puesto que en él caben todos los planes y programa de desarrollo que se generan en bien de las regiones con verdadero sentido de pertenencia.

Sin que se diga que tiene disciplina fuerte, considero que es la bancada parlamentaria mas juiciosa, aún por encima de los dos partidos tradicionales, que con casi dos siglos de existencia cada uno, no han aprendido a legislar con seriedad y profesionalismo, puesto que en ambos, cunde el desorden, la indisciplina o cuando menos el ausentismo.

Lo más importante para un partido nuevo como el Centro Democrático, C.D, es haberse dejado contar en las primeras elecciones regionales, que son la cimiente y la base fundamental de su estructura ideológica de conformidad con su programa de desarrollo ejercido desde los diferentes lugares del País, puesto que serán el peldaño para que en las elecciones del 2019, se acentúe con mayor firmeza.

Hay que tener en cuenta que dentro de este nuevo partido, quienes aspiren a un cargo por elección popular, lo deben hacer siguiendo el protocolo desde la inscripción, pero, además presentando su plan de desarrollo que vayan a ejecutar en el cargo al cual se aspira por elección popular, allí no se llega por compadrazgo político, ni mucho menos por recomendaciones del cacique de turno, sino, con un programa posible de desarrollar y que hubiese sido concertado con las comunidades.

El Centro Democrático, C.D, puede estar seguro que los logros de las elecciones del 25 de octubre, va redundar en muchos beneficios para las regiones que lograron entender su mensaje de paz y reconciliación, muy ajustados por cierto a las recomendaciones del Papa Francisco, sobre la consecución de la paz para Colombia, “que debe ser perdurable y verdadera, pero, con justicia social y sin comprometer las instituciones democráticas”.

Decir que el Centro Democrático del expresidente y senador, Alvaro Uribe Velez, fue el gran derrotado en las elecciones del 25 de octubre, es una exageración, es mejor que sus opositores aterricen y hagan las cuentas con claridad, puesto que nada se ganan con hacer cábalas falsas si después se van a llevar grandes sorpresas.

En el debate que acaba de culminar y apenas con escasos dos años de existencia en su vida jurídica, logró conquistar: tres gobernaciones, ciento cincuenta y una alcaldías; treinta y cuatro diputados; y quinientos noventa y cinco concejales, sin contar los mismos cargos que por elección popular obtuvo en alianza con otros partidos, todo esto lo logró haciendo frente a los partidos de unidad nacional, que dispusieron de todo un presupuesto oficial que fue muy notorio en todas las regiones del País.

Hay que partir de la base que el Centro Democrático, es un partido, con estatutos claros, que le señalan su presente y su futuro, dotado de personería jurídica, sobre todo, con una representación en el Congreso de la República- senadores y representantes-, que los demás partidos y movimientos envidian su buen juicio para legislar, puesto que lo hacen siempre dentro de los parámetros estatutarios, de la razón y del buen juicio, para bien del País.

Los legisladores del Centro Democrático han sido promotores de varios proyectos de Ley, que si bien en muchas ocasiones son derrotados en las plenarias, por no ser de los afectos del ejecutivo, no dejan de ser un antecedente para la vida social y democrática del País, que entiende muy claramente que gracias a la existencia de un partido que es de oposición al gobierno, no traga entero, pero tampoco es obstáculo para apoyar las iniciativas que de muy buena fe presentan senadores y representantes de otros partidos y movimientos.

El Centro Democrático nació a la vida política del País, con una estructura nueva y como solución a los más álgidos problemas, pero, sobre todo en defensa de lo que fue el gobierno del expresidente Uribe, durante dos periodos consecutivos, especialmente, de la seguridad democrática, de los campesinos y el bienestar general.

Se presentó a la primera contienda electoral en las presidenciales del 2014 con la candidatura del doctor Oscar Iván Zuluaga, que si no es por la mermelada del presidente reeleecionista, muy seguramente que le hubiese ganado y otra sería la situación del País, que se debate actualmente en la incertidumbre por un proceso de paz, que de ser firmado como lo propone el presidente Santos, muy seguramente que nuestras instituciones democráticas, si nos descuidamos, van a quedar en manos de la subversión.

El pueblo Colombiano ha visto cómo el Senador Álvaro Uribe Velez, y su bancada parlamentaria, han hecho varias objeciones al proceso de paz, que el gobierno del presidente Santos adelanta con la guerrilla de las Farc, en la Habana – Cuba, por eso, debemos sentirnos seguros, que si se logra el proceso de paz, – desde luego, que es el anhelo de todos-, no será un acomodamiento de Gobierno y Guerrilla, sino una clara concertación con las fuerzas de la oposición representadas en el Congreso de la República.

Hay que aceptar, gústele al gobierno o no, que el proceso de paz, indudablemente hay que hacerlo, con el expresidente y hoy senador, Alvaro Uribe Velez, máximo jefe e ideólogo del Centro Democrático, C.D., no olvidemos que en las pasadas elecciones logró mayor votación en varias zonas de influencia guerrillera, gracias a este logro hay un mensaje para entregar a los negociadores del proceso de paz en la Habana- Cuba, sobre las posibilidades de obtener un entendimiento, no puede descartarse esta posibilidad bajo ningún punto de vista.

No olvidemos que la paz hay que hacerla con todos los sectores de la sociedad Colombiana, si empezamos con los exclusivismos, muy seguramente que las posibilidades empezarán a minarse y los fines deseados para logarla se quedarán en la mitad de camino.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Jaime Espinosa

11/11/2015 5:15 PM

El pueblo colombiano, el pueblo de a pie le dice NO A LA EMBOCADA que se nos presenta como proceso de paz.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido