Photo Uribe
Logo Small

Lunes 11 de Diciembre del 2017

Certidumbres e inquietudes

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): José Gregorio Hernández  |

Fecha: 21/10/2015

 

Abraham Lincoln - Foto: biography.com

No es el pueblo

A propósito del evento electoral del 25, que se supone es un certamen democrático, lo que acontece nos hace reflexionar sobre la democracia. Ésta, en el concepto tradicional, es el sistema político en que el pueblo, en ejercicio de su soberanía, resuelve sobre el rumbo del Estado y los destinos de la sociedad, y escoge en las urnas a sus gobernantes y representantes.

Para Rousseau, la democracia implica y exige el gobierno directo del pueblo. Los ciudadanos, libres e iguales, titulares de derechos inalienables que canalizan mediante el sufragio -a su vez, un verdadero derecho-, configuran la voluntad general y adoptan las decisiones fundamentales. El pueblo no puede enajenar su libertad, ni dejar que otros lo sustituyan en el ejercicio de sus derechos políticos.

Abraham Lincoln proclamó la famosa definición según la cual “la democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Giovanni Sartori acude al sentido etimológico de la palabra “democracia”, que quiere decir “poder popular”. Pero afirma que, si ello es así, las democracias deben ser lo que dice la palabra: sistemas y regímenes políticos en los que el pueblo manda. Y, sin embargo, el concepto de “pueblo” es indefinido. Por lo cual el autor italiano se pregunta: “¿Quién es el pueblo? (…) ¿Cómo atribuir el poder al pueblo?”.

Ahora bien, en el Derecho Constitucional colombiano, ese concepto está definido. El pueblo está conformado por todos los ciudadanos (nacionales, mayores de 18 años), quienes, como lo expresa el artículo 260 de la Constitución, eligen en forma directa Presidente y Vicepresidente de la República, senadores, representantes, gobernadores, diputados, alcaldes, concejales, miembros de juntas administradoras locales, y, en su oportunidad, miembros de la Asamblea Constituyente y las demás autoridades y funcionarios que la misma Constitución señale.

Para que haya una genuina democracia, debe ser cierto y real que quienes eligen son los ciudadanos, los integrantes del pueblo. El derecho al voto, según la Constitución, es inalienable, fundamental.

Pero es precisamente esa realidad y esa certeza las que brillan por su ausencia en la Colombia actual, pues entre nosotros no es el pueblo el que elige. Manipulado por muchos y en muchas formas, no ejerce en verdad la libertad que Rousseau decía que no podía ser enajenada.

Aquí, habiendo quizá pasado de moda los “manzanillos” (no del todo), los reales electores son: el dinero (privado o el oficial, en forma de “mermelada”), los encuestadores y los medios de comunicación.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido