Photo Uribe
Logo Small

Martes 23 de Julio del 2019

Corrupción y ganancia

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): Hugo Quintero Bernate  |

Fecha: 05/11/2014

 

Nadie duda de que el más grave problema que tiene Colombia es el de la corrupción. Más que la guerrilla, el verdadero lastre de nuestro desarrollo es esa lacra. Y aunque aquí hay una legislación draconiana en materia de extinción de bienes provenientes de actividades ilícitas, el otro gran drama de la corrupción es que, lamentablemente, genera pingües ganancias que a mucha gente le justifica el “carcelazo”.

Aunque la ley de extinción de bienes es tan severa y a veces tan abusiva, que en cualquier otro país sería inconstitucional, tampoco es que haya servido mucho para despojar de bienes mal habidos a tanto pícaro que ha desfilado por el servicio público y que, en no pocas ocasiones, han salido como grandes señores a disfrutar de su riqueza.

Las lágrimas de arrepentimiento del exsecretario de Salud de Bogotá condenado por su comprometimiento en el “carrusel de la contratación” se vuelven de cocodrilo cuando se leen los informes periodísticos sobre sus bienes que en nada se corresponden con sus ingresos. Ventas sospechosas a toda clase de familiares, traspasos dudosos a amigos cercanos y deudas cuantiosas contraídas en condiciones extrañamente onerosas con particulares, son algunos de los métodos que usan los corruptos para salvar el producto de sus delitos.

El problema no solo es nacional, en Panamá, donde se esconden muchos de esos capitales mal habidos, el gran escándalo actual es el encarcelamiento del magistrado de la Corte Suprema, Alejandro Moncada, por enriquecimiento ilícito. El indicio grave de que algo andaba mal fue la compra por el magistrado de un apartamento por más de un millón de dólares en efectivo y otro por más de medio millón con un gran adelanto. El sueldo del magistrado Moncada no le cuadra con semejantes gastos.

En Panamá, el país contó con quien se diera cuenta de los faraónicos gastos y lo denunciara ante una autoridad que allá sí funciona. Y esas, justamente, son las mejores armas contra la corrupción y los corruptos: el rechazo social, la denuncia pública, el aislamiento personal del pícaro. Si los salarios de los funcionarios son públicos y no pueden tener más ingresos que esos, ¿cómo así que alguien que se gana doscientos cuarenta millones al año, puede aparecer, de la noche a la mañana, con propiedades por más de tres mil millones y gastos manifiestamente suntuarios sin que su entorno social, laboral y familiar se dé por aludido?

Los actos de complicidad social e incluso familiar son los que impiden una lucha efectiva contra la corrupción. El soporte de esa actividad criminal es precisamente su aceptación social. Mientras los corruptos sigan siendo aceptados por los clubes sociales, las sociedades deportivas, o los círculos académicos, ésta seguirá siendo una lucha perdida en la que los mal vistos somos los honestos -por bobos- y no los corruptos -por aviones-.

Quitarles los cuantiosos recursos de los que se han apropiado y tratarlos como lo que son, es la tarea fundamental que deben cumplir autoridades y sociedad, para que se vuelva a hacer realidad aquella vieja frase de las series policíacas de los setentas: El crimen, no paga… pero nos cuesta mucho.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed