Photo Uribe
Logo Small

Domingo 18 de Agosto del 2019

¿Es eso la guerra?

Caer encima de un pueblo indefenso, bombardear sin clemencia el refugio de seres humanos que no suponen peligro para los que atacan, es una afrenta a la razón, al Derecho, a las reglas elementales que gobiernan la guerra en nuestro tiempo.

Cuando se levantaba el telón de la farsa de La Habana, los llamados plenipotenciarios de las Farc propusieron un alto el fuego.

Los del Gobierno tuvieron la sensatez de rechazar la idea, porque siempre se podrá verificar el acuartelamiento de las tropas y nunca la conducta de los guerrilleros. Nos parece que fue ‘Márquez’ el que se quejó del rechazo, para lamentar que se adelantaran conversaciones de paz en medio de la guerra. Supuestamente estamos en ese punto: las partes conversan y la guerra sigue.

Para no examinar todo lo que ha pasado desde entonces, nos bastará tomar dos botones para la muestra. En el pobre caserío de El Mango, municipio de Argelia, en el sur del departamento del Cauca, irrumpieron las Farc, frente 60, y sin resistencia armada la emprendieron contra los moradores recluidos en sus modestísimas viviendas. Para esa acción tan valerosa usaron los que llaman ‘tatucos’, destruyeron quince casas, asesinaron a dos mujeres y dejaron heridas a otras seis personas.

A su turno, en el municipio de Sipí, departamento del Chocó, el Eln hizo lo propio, con la misma técnica y parejos resultados. Murió un bebé, quedaron heridos dos niños y la madre del bebé fallecido y aterrorizada toda la región.

Las Farc están en guerra y el Eln pretende entrar a negociaciones de paz. Pues, tras el ataque a Sipí, Jaime Bernal Cuéllar, dueño de la sociedad civil para entenderse con esos bandidos, encontró muy a propósito la propuesta y muy oportuno el momento para aceptarla.

Sacamos de este modo en claro que para las Farc y para el Gobierno lo ocurrido en El Mango y en Sipí son actos de guerra. Y eso es lo que queremos discutir, en nombre de la humanidad ofendida por semejante afrenta.

El Derecho Internacional Público, desarrollado desde la segunda posguerra, siguiendo una larga tradición secular, que empezaría con el padre Vitoria y con Hugo Grocio, se ha dedicado a fijar los perfiles de la guerra justa y lo que en todo caso queda proscrito de su ámbito. Y las acciones de El Mango y Sipí no son de guerra. No pueden ser consideradas tales. Con toda la brutalidad que la guerra implica, debe suponer el enfrentamiento armado, entre hombres armados, con prácticas guerreras de una cierta nobleza, de un respeto elemental por lo que se llama el Derecho Internacional Humanitario.

Caer encima de un pueblo indefenso, bombardear sin clemencia el refugio de seres humanos que no suponen peligro para los que atacan, con el único objetivo de llenar de terror a los moradores, es una afrenta a la razón, al Derecho, a las reglas elementales que gobiernan la guerra en nuestro tiempo.

Si El Mango y Sipí no son escenarios y hechos de guerra, lo de La Habana no se desarrolla en medio de la guerra, sino en medio del más repugnante terrorismo. Y eso no fue lo que prometieron las Farc, ni eso es lo que puede tolerar el Gobierno. Un Presidente que tuviera sentido elemental del decoro, solo por estas acciones debería romper esos diálogos. Los bombardeos contra la población civil, las minas, las emboscadas, los secuestros, las extorsiones, las violaciones de las mujeres, los reclutamientos de los niños son el pan cotidiano que alimenta esta tragedia. Y eso no está tolerado en las reglas aplicables a la guerra entre naciones ni a los conflictos internos. Basta mirar los Protocolos de Ginebra para comprobar el aserto.

Que con los terroristas no se negocia es una lección irrevocable para el Gobierno moderno. Pero, más allá de la política, el negocio con el terror queda por fuera de la ley. Esas negociaciones de La Habana debieran ser juzgadas, desde esta perspectiva, como crímenes de guerra, que no son solamente los que cometen los delincuentes, sino los que toleran los gobiernos pusilánimes.

Otros artículos en Sin categoría

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.00001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed