Photo Uribe
Logo Small

Lunes 22 de Octubre del 2018

¿Idiotas útiles o intencionales?

Publicado en:

Fcppc  | 

Autor(a): José Félix Lafaurie  |

Fecha: 28/03/2014

 

Hacer de Latinoamérica y el Caribe una “zona de paz” fue la promesa de la Celac en Cuba; una consigna hipócrita de Raúl Castro, adalid de uno de los regímenes más trasgresores de los derechos humanos. Celac, Alba o Unasur, son la misma patraña castro-chavista que, bajo la inspiración del Foro de Sao Paulo, busca instaurar una zona de impunidad desde el Río Bravo hasta la Patagonia, para perpetuar sus prácticas totalitarias bajo el disfraz de la democracia. Es inperdonable que el gobierno de Colombia haya acudido a esa cita perversa, traicionando los principios democráticos que juró defender, y sin considerar la represión al pueblo cubano ni la responsabilidad del castrismo en 50 años de terrorismo en Colombia.

La maniobra de la alianza de izquierda que avanza en el subcontinente no pudo salir mejor. La presencia de 33 dirigentes pone a Cuba en el foco internacional y oxigena su economía, que apenas respira con el petróleo chavista. No importan los miles de disidentes desaparecidos, presos o torturados en la isla de los Castro; tampoco la lucha de la oposición cubana por las libertades conculcadas desde hace 55 años, pues el silencio de los asistentes a la Celac exculpó los excesos de la dictadura y convirtió a la disidencia del castrismo en un grito dramático pero estéril como nunca.

Venezuela avanza en la misma dirección. Destruye la iniciativa privada, amordaza a los medios, encarcela a sus opositores con procesos sumarios ordenados por el gobierno, y arrebata la curul de María Corina Machado, por denunciar en la OEA las atrocidades del régimen. La lavada de manos ante el mundo corre otra vez por una organización multilateral de bolsillo, Unasur, cuyos cancilleres van solícitos a legitimar en Caracas los hechos que avergüenzan a la conciencia continental.

En ese grupo estaba nuestra Canciller. De la mano de este gobierno terminamos en estos organismos que se pregonan antiimperialistas y que buscan suplantar instancias como la OEA y la ONU, que surgieron de una conquista universal para reconocer la libertad y los derechos humanos; una institucionalidad que la Celac pretende reemplazar, como un paso previo para inhabilitar la Carta Democrática y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos –su Corte y Comisión– sacadas a empellones de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, ante la mirada impávida de nuestro gobierno.

¿Cómo pregonar adentro la democracia, el respeto a la Ley y al Estado de Derecho; y participar afuera en instituciones que agrupan a países que desprecian estos principios? ¿Cómo tener de garantes de las mal llamadas negociaciones de paz con un grupo narcoterrorista, al país que nos exportó el terrorismo, y a otro que hoy está incendiado por la violencia de sus propios gobernantes? ¿Cuánto valen los intereses reeleccionistas y los apoyos al mal ponderado, pero muy aplaudido proceso de paz?

Con el patrocinio de estos adalides de la persecución a la libertad y los derechos, hoy negociamos con quienes quieren replicar en nuestro país el modelo de sus mentores, comenzando por la impunidad frente a sus atropellos. Por eso la unión de esfuerzos para restar poder a la Comisión, la Corte Interamericana de Derechos Humanos o la Corte Penal Internacional, y desmontar su accionar sobre esas dictaduras y sobre los desafueros que ya se advierten en la negociación con las Farc.

A fin de cuentas, esas instancias se han convertido en el palo en la rueda a sus pretensiones. Una conciencia internacional que los 33 dirigentes se negaron a escuchar, legitimando a la Celac y consolidando una cadena de pagos de favores y salvavidas, deshonrosa al sentir de los pueblos demócratas que en la región exigen decencia y dignidad a sus mandatarios.

@jflafaurie

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed