Photo Uribe
Logo Small

Sábado 16 de Diciembre del 2017

¡No lo escondan, publíquenlo!

Publicado en:

El Tiempo  | 

Autor(a): Juan Lozano  |

Fecha: 04/10/2015

 

Sergio Jaramillo - Foto: confidencialcolombia.com

¿Qué es lo que De la Calle teme revelar? ¿Acaso se están arrepintiendo de algo que ya aceptaron o no leyeron bien lo que firmaron?

“Si a lo que firmamos se le cambia una coma, es una pedrada en la vitrina”, les advierte de manera categórica ‘Timochenko’ a Juan Manuel Santos, a De la Calle y a Colombia en una entrevista con Alfredo Molano que publica El Espectador en su edición dominical. Es más, lo advierte de manera tan categórica que adquiere dimensión de amenaza.

Mientras tanto, el doctor De la Calle empezó a lucir descolocado, dedicado a dar palos de ciego tras la divulgación del comunicado conjunto en Cuba, coronando el postre con la cereza de la confusión en una extraña declaración en la que, siendo ambiguo él, admitió la ambigüedad de los textos y desató una oleada de especulaciones, interpretaciones y recriminaciones.

Para la muestra, varios botones desde orillas muy distintas. María Jimena Duzán, en su columna de Semana, dice: “En el colmo del absurdo, en lugar de contarnos lo que se firmó, ahora niegan que lo que se firmó sea un acuerdo. De la Calle… en sus intervenciones (ha dicho…) que lo que se acordó sobre la justicia no es más que un simple borrador en desarrollo… Que sea el propio Gobierno que firmó el que ahora diga que esa firma no significó mayor avance y que insista en no publicarlo es un embrollo que no entiende ni Kafka”.

María Isabel Rueda, en su columna de EL TIEMPO, se pregunta qué firmamos y, tras advertir un rosario de contradicciones e inconsistencias entre las versiones de la guerrilla y las de los funcionarios, concluye: “En medio de un tire y afloje de versiones y rectificaciones, nadie sabe a ciencia cierta qué fue lo que acordó el Gobierno con las Farc en La Habana”.

Desde la orilla de los que ladran, en sus ‘Reflexiones de un perro’, en El Colombiano, Rafael Nieto remata diciendo: “Ya no es inusual, el Gobierno se contradice. Los negociadores primero dijeron que no había que especular y que el comunicado era el acuerdo. Las Farc precisaron que el comunicado no es el acuerdo y que el acuerdo está cerrado… Santos no ganó ni una y cedió en todo lo importante. La bajada de pantalones es de antología. Nos entregó”.

En El País de Cali, Luis Guillermo Restrepo hace una confesión: “Luego del comunicado de La Habana… se vino un alud de informaciones, desinformaciones, rectificaciones, aclaraciones, desmentidos… al final todo el mundo, empezando por quien escribe, se dio cuenta de que era solo un comunicado de prensa… lo claro es que no se sabe qué se acordó sobre la justicia en La Habana”.

Es tal la confusión que el exministro Jaime Castro, con un ladrido tuitero, pregunta: “¿Por qué tanto misterio y secreto? ¿Será cierto que Henao y Cepeda hicieron acuerdos que Jaramillo y De la Calle no comparten?”. Por su parte, es el propio Álvaro Leyva, a quien el Gobierno trató de marginar en las primeras etapas de los diálogos y que ahora cumplió rol crucial, quien revela a este diario que los abogados lograron en 50 horas lo que no habían logrado los negociadores en un año.

Y… ¿qué fue lo que lograron? ¿Qué fue lo que acordaron? ¿Por qué no revelan los 75 artículos y la adenda sobre penas restaurativas? ¿Finalmente, las restricciones de la libertad llegan hasta la privación de la libertad para responsables de crímenes de lesa humanidad? ¿Qué es lo que De la Calle teme revelar? ¿Acaso no leyeron bien lo que estaban firmando? ¿Acaso se están arrepintiendo unos u otros? ¿Era cierto, entonces, que firmaron a la carrera para poder hacer un show en Naciones Unidas y ganar puntos pro-Nobel?

¿Es verdad que los equipos De la Calle-Jaramillo y Henao-Cepeda-Leyva tienen diferencias? ¿Qué quiere decir Leyva cuando advierte: “Yo no quiero molestar a nadie, pero si se quiere tener éxito en el proceso de paz, la palabra de honor es sagrada”? Ha quedado demostrado que la explicación del doctor De la Calle sobre su reticencia para publicar lo acordado, lejos de aplacar la tormenta, la intensificó. Solo hay un camino: transparencia y claridad. Que publiquen los acuerdos.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

JAIRODIAZ

05/10/2015 8:40 PM

Es la radiografía de la “transparencia” de nuestros dirigentes. Coloquialmente, podría decir que falta Simón El Bobito, aquel presidente que firmaba adefesios de leyes sin leer. O será que aún creen que los colombianos de bien aún nos manejan con espejitos??…. Los ciudadanos debemos decidir su defendemos nuestras instituciones armadas, nuestros soldados, y juzgar con severidad a un buen número de senadores y representantes que dia a día traicionan la confianza de los electores y se doblegan ante la guerrilla y el terrorismo. Somos más los colombiamos de bien.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido