Photo Uribe
Logo Small

Jueves 20 de Septiembre del 2018

POLICÍA, ¡FUERA DE LOS PUEBLOS!

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Rafael Nieto Loaiza  |

Fecha: 26/01/2014

 

No deja de sorprender nuestra administración de justicia. Casi nunca por motivos gratos, desafortunadamente. Y no me refiero ahora a las contradictorias tutelas sobre Petro, que habíamos anunciado, sino a una sentencia del Consejo de Estado en que se condena a la Nación por los daños sufridos en una iglesia, la casa cural y un colegio católico por unos ataques de la guerrilla en los años 1999 y 2000 en Puerto Rondón, Arauca.

Además de que prueba, una vez más, la desesperante pachorra de nuestra justicia, que se toma catorce años para fallar, la decisión es escandalosa por otros motivos. La sentencia reconoce que fue la guerrilla quien realizó los ataques, pero sostiene que ese hecho no exime de responsabilidad al Estado porque, cito textualmente, hubo "un riesgo excepcional" generado por la presencia de una estación de policía en la plaza del pueblo que, se supone, era el objetivo de los subversivos. En consecuencia, la sentencia sostiene que "las estaciones de policía deben tener una ubicación que no ponga en riesgo a la población aledaña" y el magistrado ponente, Ramiro Pazos, afirma en los medios que cuando las estaciones de policía estén al lado de otras edificaciones, deben ser trasladadas. Advertido de que eso supondría mover la inmensa mayoría de las instalaciones de policía en el país, agrega con desenfado que eso sería "más económico para el erario que después responder por daños". La sentencia cita de manera genérica, como supuesto respaldo, "la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos".

Lo que olvidan los magistrados firmantes de la sentencia es que a) la Corte se supone experta en temas de derechos humanos pero no tiene competencia en materia de derecho internacional humanitario DIH, b) de acuerdo con el DIH la policía, en principio, es de carácter civil y, por tanto, no es un objetivo militar legítimo, c) más aún, el DIH reconoce que la policía debe permanecer en medio de las poblaciones para "mantener el orden público", d) en todo caso sin la presencia policial dentro de las poblaciones no es posible responder de manera eficiente y eficaz a los requerimientos de la seguridad ciudadana. ¿Los jueces serán capaces de explicar cómo puede la Policía proteger a la gente de los delincuentes si debe situarse en los extramuros de las poblaciones?

Como si no bastara, la sentencia sostiene que "no se trató de un ataque indiscriminado" sino "de uno específico contra la Policía Nacional", a pesar de que ella misma admite que resultaron seriamente afectados no solo las instalaciones reseñadas de la Iglesia sino "la alcaldía municipal, el juzgado, Telecom", además de todas las viviendas alrededor del parque municipal, y que en el ataque se usaron "granadas, bombonas y ramplas de gas". Habría que recordarles a los señores magistrados que, como se dijo, a) las estaciones de policía no son objetivos militares sino bienes civiles, b) que en todo caso, si lo fueran, se consideran ataques indiscriminados los que afectan indistintamente objetivos militares y bienes y personas civiles, y c) también son ataques indiscriminados aquellos en los cuales se usan métodos y medios de combate que no pueden dirigirse contra un objetivo militar concreto o cuyos efectos no sea posible limitar. No cabe la menor duda de que estos fueron ataques indiscriminados.

Para rematar, la sentencia no se limita a sostener que un ataque no es indiscriminado cuando apunta a una estación de policía, sino que va más allá para incluir entre los objetivos a "cualquier edificación representativa de la administración". Así las cosas, si la guerrilla ataca alcaldías, juzgados o concejos, por ejemplo, no habría ataques indiscriminados y el Estado debería responder pecuniariamente a los civiles afectados.

La sentencia es una muestra más de la inversión de valores que vivimos. No solo no hay reproche a los bandidos sino condena injusta para quienes tienen la tarea constitucional de combatirlos.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed