Photo Uribe
Logo Small

Domingo 18 de Noviembre del 2018

REPUBLICA BOLIVARIANA Y FIDELISTA

Publicado en:

El Republicano Liberal  | 

Autor(a): Enrique Melendez  |

Fecha: 03/01/2014

 

Eso que dice Nicolasote que Venezuela, además de bolivariana, debería llamarse también chavista, demuestra que, definitivamente, esta gente es un vacilón. De hecho, eso de lo bolivariano fue para defecarse Chávez en el espíritu de nosotros; donde, por lo demás, dejó la impronta de su ignorancia; pero, primero, fue un irrespeto a nuestra soberanía nacional, tanto más que formaba parte de una arrogancia.

Era un espíritu jactancioso el que se apoderaba de la República; considerándose la clase ungida por el Dios de los ejércitos, como solía decir Chávez con mucha echonería, y entonces venía con el afán de cambiarlo todo, y como aquello no era sino pura comedia, sin contenido alguno, entonces optaron por ponerle nuevos nombres a las cosas.

En efecto, mucho se ha escrito sobre el adulterio que significa ponerle el calificativo de bolivariano a Venezuela; si tomamos en cuenta que Venezuela era la gran derrota del Libertador, partiendo del hecho de que significaba la desmembración de su gran obra, como había sido la Gran Colombia; que es donde Chávez demuestra su gran ignorancia de eso que los historiadores conocen como sentido histórico, ¿hasta dónde llega la aberración de considerarla chavista?, como lo propone Nicolasote.

Porque Hugo Chávez se verá en el futuro como uno de esos altibajos que contribuyen, como diría Picón Salas, a darle epiléptico impulso a nuestra historia republicana; quizás el más caricaturesco de todos los caudillos; dándose la mano con Cipriano Castro, por aquello que también veía en la personalidad de éste Picón Salas, es decir, una personalidad violenta y contradictoria, alternativamente, libertina y heroica.

He allí el payaso del circo, y que se tradujo en la circunstancia de ser el presidente con más exposición mediática que hemos tenido en nuestra historia. Su proyecto de vida era el de ser un pelotero del Magallanes; con miras a irse para el Norte en cualquier momento; a propósito del tipo de vida que lleva esta gente, sólo que se atravesó su carrera militar, y allí descubrió que la política era todavía más show, más pantalla, que el béisbol siendo un hombre muy exitoso, en ese sentido, como lo demostró aquel famoso 4 de febrero de 1992, tan pronto apareció en los medios de comunicación, proclamando su rendición: cinco minutos de fama, que se transformarían en toda una eternidad.

Incursionó en la política por el camino diabólico; como fue el de la conspiración; llegando al poder metiéndose siempre por el atajo: asonadas militares, populismo, manipulación de conciencias, filosofía nazi de la mentira; aparte de todo lo inmoral que ha sido su gobierno; llegando al colmo del cinismo uno de sus jerarcas de decir que una mafia cambiaria se había robado veinte mil millones de dólares, y sin que eso le llamara la atención a él y a los órganos fiscales y contralores del país. Si alguien no tiene autoridad moral, para honrar con su nombre a nuestro país es este sujeto, y cuya ignorancia nos ha conducido a la más abyecta condición.

Dice el maestro budista Daisaku Ikeda que la guerra es el estado de la más abyecta condición, a la que pueden llegar los seres humanos. ¿No estamos en esta situación nosotros los venezolanos, cuando cerramos el año con un saldo de casi 25 mil muertes, acaecidas por hechos de violencia? Vivimos los mismos días del Decreto de Guerra a Muerte, y el que se patentiza en el calvario, que vive Iván Simonovis; una de las víctimas del más maquiavelismo puro, y el que consiste en aconsejar al príncipe que es bueno que de pronto también muestre mano dura.

¿Cómo es que un sargentón llega a ser presidente de la República? Esto era una pregunta que se la haría un alemán en la década de 1940; destruida toda Alemania; consecuencia de la derrota sufrida en la II Guerra Mundial. Claro, este hombre interpretó el delirio de una Alemania, que se consideraba llamada a ser la vanguardia de la humanidad en términos civilizatorios; centro de la filosofía clásica, y la que había dado lugar a las más altas definiciones acerca del ser y del conocer; gracias, según Heidegger, al gran poder de abstracción que permitía su lengua, y que había dado lugar al pensamiento político moderno, con Marx a la cabeza; todo esto lo interpretó Hitler, y entonces le propuso a su pueblo erigir un imperio; de modo que puso a militar en su movimiento desde Spencer, hasta Heidegger; lo mismo que Chávez se haría seguir por un hombre de la talla de Mayz Vallenilla, uno de los filósofos más importantes de habla hispana, injustamente, desconocido en nuestro medio; ya no interpretando su proyecto político ningún delirio de grandeza del venezolano; que gracias a Dios no lo sufrimos; pero sí una cierta onda moralista, y que era por la que andaba el país, luego de que nuestras instituciones habían caído en la total decadencia, víctimas de un flagelo que se conoce como la corrupción. He aquí con la bandera con la que llega.

Aparte de que más que chavista, su denominación debería ser fidelista, esto es, República Bolivariana y Fidelista de Venezuela. ¿Qué tal? Sería mucho más auténtica la cosa; nos diría una gran verdad; porque, además, y con independencia de la proyección, que llegó a tener el liderazgo de Hugo Chávez; tampoco ostenta ninguna autoridad moral, para honrar con su nombre nuestra patria, en ese sentido: ¿no da una vergüenza ver a Nicolasote rendirle quién sabe que cuentas a Fidel Castro, sentados ambos en el patio de una casa de La Habana? Porque lo que promovió este señor fue un coloniaje hacia adentro, y nadie que negocie la patria en estas condiciones se puede considerar un prócer.

Aparte de arrastrar su felonía, y que se tradujo en el arreo de unos adolescentes, que estaban bajo su comando allá en Maracay, y colocarlos como carne de cañón para el buen éxito de su proyecto político.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed