Photo Uribe
Logo Small

Miércoles 12 de Diciembre del 2018

Adiós a la guerra

Publicado en:

El Colombiano  | 

Autor(a): Diego Aristizábal  |

Fecha: 23/04/2015

 

Foto: eluniversal.com.co

Después de la muerte de los 10 soldados en el Cauca, pensé en “Sin novedad en el frente”, de Erich María Remarque, uno de esos libros que deja muy claro lo inútil y aterrador que es una guerra. Remarque, quien tuvo que dejar el colegio cuando tenía 18 años para integrar el ejército alemán en 1916, vio morir a la mayoría de sus compañeros.

El relato es desgarrador y deja muy claro que esa guerra, como todas las guerras, por más que se justifique, tarde o temprano concluye que fue inútil, especialmente, si nos damos cuenta de que, por lo general, quienes ponen la carne en el frente son los jóvenes, casi siempre los más pobres. Las secuelas son enormes, por eso me resulta tan elocuente la reflexión que hace uno de los soldados: “La guerra nos ha estropeado para todo. Ya no somos juventud. Ya no queremos conquistar por asalto el mundo. Somos unos hombres que huyen. Huimos de nosotros mismos. De nuestra vida. Teníamos 18 años, empezábamos a amar el mundo, la vida; pero teníamos que disparar contra todo eso. Y la primera granada que explotó, dio en medio de nuestro corazón. Estamos al margen de toda actividad, de toda aspiración, del progreso. No creemos ya en esto. Solo creemos en la guerra”.

Y cuando esto pasa, cuando se escuchan las metrallas y las granadas en el campo de combate, las consecuencias son más que aterradoras, ya no hay sueños, solo rabia, “podemos destruir y matar para salvarnos y vengarnos (…) ¡Y aunque tu mismo padre viniera con los de allá, no titubearías en lanzarle al pecho tu granada! (…) Queremos matar, porque ahora son los de allá nuestros enemigos personales; sus fusiles y granadas nos apuntan. Si no los destrozamos, nos destrozan”.

El resultado: cifras enormes de muertos que no debieron existir si antes, quienes estaban en el frente bajo una orden, hubieran visto que ese rostro que atacaron era el de un obrero, un campesino, un artesano. “¿Y por qué habría de atacarnos un cerrajero o un zapatero francés? No. Son los gobiernos. Yo nunca vi a un francés antes de venir aquí. ¿Entonces por qué hay guerra? Debe de haber gente que saca provecho de la guerra”.

Alguien podrá decir que no puede compararse esta guerra con la nuestra, pero como vemos en este libro que muchos odiaron cuando se publicó en 1929, porque fue considerado la “diatriba más terrible que se ha escrito contra la guerra”, el resultado siempre es el mismo: generaciones perdidas, ideas que se esfumaron por una bala de fusil.

Concluyo con algo. Me gusta que la muerte de los soldados del Cauca haya indignado a tantos colombianos, por fin estamos reaccionando ante la barbarie, eso es fruto de un proceso de paz que hace má visible el conflicto, cosa que no ocurre durante una guerra sin tregua donde tantos se vuelven inmunes al dolor. Sin la esperanza de la paz, nos volvemos a hundir en el fango como sociedad, las víctimas vuelven a ser invisibles y eso no puede pasar. Por eso una orden de guerra en este momento lo único que hace es mostrar una fuerza bruta cuando lo que esperamos los colombianos es inteligencia.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple a cabalidad TODAS las especificaciones técnicas del W3C relacionadas abajo y que además logra una calificación mínima de 98/100 en TODAS las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed". Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de estos botones:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Google PageSpeed