Jueves 23 de Noviembre del 2017

Inmunes

Publicado en:

El Nuevo Siglo  | 

Autor(a): Adriana Llano Restrepo  |

Fecha: 29/08/2014

 

Las fotografías de Santos dándose coba con doña Mechas, fungiendo de maestro de escuela en Barranquilla o pernoctando en una cajita de fósforos de interés social en Valledupar, me recuerdan a esos investigadores sociales que cuando van a Guambía se disfrazan con anaco, jigra y chumbe.

No hay respeto por la otredad ni afirmación de la diferencia. Como en el póker, fanfarronear, farolear, alardear, cacarear, ostentar y pretender, es una medición de fuerzas frente al otro, pero también una negación; no es lo mismo que ser. La blofeada de Santos parece ser el camino expedito para conectarse con sus electores; es su decisión más acertada, pero aunque la imagen salga en primera plana, no convence, porque la gente sabe cuándo un gesto es impostado y cuándo surgido del corazón.

Encajar y ser parte más que cuestión de sapiencia, precisa carisma, un escaso don entre políticos y gobernantes. Sus intervenciones populares cuentan con claqué de galería pero carecen de eco en las comunidades. Y no lo hay porque somos inmunes.

Desde la respuesta inmunológica, a Santos no se lo ama ni se le cree; apenas se confía en él, porque confianza e ignorancia son afines; y mientras, ejercemos una resistencia inmunológica, como con los virus, para sobrevivir, muy a la manera de Heidegger. La nuestra es una sociedad cansada.

A veces las palabras de Santos son bellas; pero como en Las palabras y las cosas de Foucault, las suyas apenas tocan la realidad; y mientras no lo hagan de manera encarnada, el camino de la paz y de la equidad solo será promesa.

Cuando Santos aparece como hombre del común, se juntan el etnocentrismo y el blof; como si su visión fuera el ombligo del universo y la ajena algo deleznable, imperfecto, prescindible. La forma más simple de etnocentrismo es la asunción de que las premisas culturales son las mismas en todas partes. Por esto Casanare, La Guajira y el archipiélago de San Andrés y Providencia, se han convertido en apéndices extirpables de nuestro mapa.

El totalitarismo santista de lo idéntico, la ausencia de provincia en el Gabinete, produce reacciones inmunológicas generalizadas, negación frente a la otredad.

Colombia es un país lleno de otros y si no se los empieza a mirar, a darles la voz que la Constitución del 91 preconiza para todos, la paz será texto bonito y la equidad, otra entelequia. Ambas requieren la participación de los otros, aunque resulten incómodos.

Otros artículos en

Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que no necesariamente se identifica, comparte o está de acuerdo con los comentarios de los lectores.

Para comentar, por favor ingrese o regístrese

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Cra 13 No. 48-50 Oficina 709 - Tel: 3107724587 - Bogotá, Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

Esta página no contiene errores y cumple todas las especificaciones del "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C"

HTML5 Válido CSS 3 Válido! RSS Válido