Photo Uribe
Logo Small

Martes 14 de Agosto del 2018

Un tribunal inútil

Publicado en:

El Espectador  | 

Autor(a): Hernando Gómez Buendía  |

Fecha: 02/05/2015

 

Foto: cristianosgays.com

Después de tantos irés y venires, no es fácil predecir cómo será el tribunal de aforados que saldrá de la reforma de equilibrio de poderes. Pero una cosa es segura: que el dichoso tribunal no servirá.

Y no es por falta de ideas ingeniosas. A lo largo de los siete debates se le han venido sumando y restando variaciones y parágrafos más o menos profundos y bienintencionados sobre cuántos serían los miembros de ese tribunal (ocho, siete o cinco), quién los postularía (el presidente, el Congreso, las universidades, la nueva Sala de Gobierno Judicial), quién los escogería (la Cámara, el Senado o el Congreso en pleno), cuáles serían sus funciones (¿investigar?, ¿acusar?, ¿juzgar?), y quiénes serían los aforados (los magistrados de las altas cortes, ¿más el procurador, el fiscal, el contralor?).

Ese cambio constante en los “detalles” tiene sus problemas. Primero, que al ajustar un tornillo se desajustan los que estaban ajustados. Segundo, que despista a la opinión. Tercero, que se presta a todo tipo de micos y maniobras. Cuarto, que por lo tanto le quita legitimidad a la reforma. Quinto —y sobre todo—, que eso demuestra la imposibilidad de dibujar un círculo cuadrado: un tribunal que al mismo tiempo tenga dientes y que no abuse de sus facultades.

O sea que el problema no es la falta de ideas, sino la falta de confianza en las instituciones. En Colombia no se puede confiar en los congresistas, ni en los magistrados, ni en el presidente, ni en las cabezas locuaces de los entes de control. El ministro, los ponentes, los congresistas, los magistrados de las altas cortes, el fiscal y el procurador, que cada día salen a explicarnos por qué su fórmula es mejor, tienen el doble problema de que no son creíbles y de que tampoco confían en la independencia o probidad de las demás ramas del poder.

Una reforma basada en la desconfianza y en cuyo trámite no existe confianza simplemente no puede asegurar la confianza que esa reforma busca establecer: la confianza en que los altos funcionarios o, en este caso, los magistrados y cabezas de los entes de control, serán juzgados con imparcialidad y sancionados con rigor por los delitos que hayan cometido.

En los países serios la cosa es más sencilla: los altos funcionarios se someten a la misma justicia penal que cualquier ciudadano. Tan sólo el presidente tiene un fuero político para evitar que un juez lo encarcele sin que el Congreso en pleno lo haya denunciado.

Claro que en los países serios ni la política está tan criminalizada ni la justicia está tan politizada como aquí, donde las mafias eligen tantos congresistas y ahora también a algunos magistrados. Este es el fondo verdadero de la olla, una olla que la dichosa reforma de “equilibrio de poderes” ni siquiera se atreve a menear.

Y mientras tanto tendríamos que traer jueces suizos, o gringos, o marcianos, para creer que habrá justicia para los que controlan el poder judicial.

Otros artículos en Destacados de Otros Medios

Este es un espacio para que el lector comparta su opinión sobre el contenido del portal, que puede ser expresada en forma libre y sin restricciones siempre y cuando guarde el debido respeto a las ideas ajenas y no contenga expresiones despreciativas u ofensivas. La Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia (FCPPC) se reserva el derecho a borrar los comentarios que en su opinión contravengan esos principios y deja constancia de que NO respalda los comentarios de los lectores ni necesariamente se identifica con ellos.

Fundación Centro de Pensamiento Primero Colombia - Presidente Vitalicio: Álvaro Uribe Vélez
Carrera 7 Número 46-91 - Tel: 3107724587 - Bogotá D.C., Colombia - Atencion@pensamientocolombia.org

NOTA: El cumplimiento de las normas y estándares técnicos dictados y actualizados permanentemente por el "WORLD WIDE WEB CONSORTIUM - W3C", fundado y dirigido por Sir Tim Berners-Lee inventor del "Web", es indispensable para mantenerlo abierto y en óptimo funcionamiento. Insólita y lamentablemente, el 99.999% de las páginas web en el mundo están plagadas de errores de programación que degradan dramáticamente su velocidad y la operación global del "Web". Por esa razón, esta Fundación siempre ha hecho grandes esfuerzos por mantener un portal técnica y estéticamente ejemplar, con contenidos interesantes y libres de errores. De los más de MIL MILLONES (1.000'000.000) de portales, éste (FCPPC) se encuentra en el minúsculo y privilegiado 0.001% que cumple todas las especificaciones técnicas y logra una calificación mínima de 98/100 en todas las pruebas de desempeño de "Google PageSpeed" y de 100/100 en las de "Pingdom", que también certifica que la velocidad de este portal es superior al 95% de la del resto de portales del mundo. Compruébelo usted mismo haciendo clic sobre cualquiera de los botones abajo:

HTML5 Válido CSS3 Válido! RSS Válido Pingdom Test Google PageSpeed