Historia de un secuestro. (El Dir de ANNCOL estaba en todo).

Historia de un secuestro. (El Dir de ANNCOL estaba en todo).

Joaquin Pérez, ‘Torrijos’, o ‘Alberto Martínez’, o ‘Joaco’, estaba en todo: dirigía un portal de noticias, una revista (Resistencia internacional), una emisora en FM que se escucha (-aba) en Estocolmo y en la web; conseguía adeptos, recibía oferta de armas y negociaba secuestros. El personaje pasaba del frío de Suecia al cálido trópico colombiano, con la facilidad con la que los demás mortales pasamos de nuestro barrio, al centro de la ciudad. En 2007 -vinimos a saberlo ahora-, estuvo dos meses y medio en el tristemente célebre campamento de Reyes. El tipo, francamente, es un teso.

No sabía el pobre que las autoridades colombianas (de las que tanto él se burló en sus múltiples trincheras informativas) le conocían hasta los suspiros. Y una de las cosas que más lo van a sorprender ahora, cuando comparecerá ante ellas, es el seguimiento de su más reciente participación en la negociación de un secuestro. Para el efecto, su principal ayudante fue un tal ‘Nicolás Hurtado Peña’, quien le servía hasta para remedio en Venezuela: escribía artículos, recibía los ‘partes de guerra’, comunicados y ultimátum (las resoluciones) en materia de liberaciones procedentes del ‘Secretariado Nacional’ de las FARC. Desde Caracas, ‘Hurtado’ le enviaba a ‘Alberto’ todo el material procesado y éste lo subía a Anncol.

El 22 de enero de 2009, Joaquín Pérez Becerra ‘Roberto Gutiérrez’, o ‘Alberto Anncol’ instruyó a ‘Nicolás Hurtado Parra’ para que hablara con el Secretariado y le dijera que ‘NIR’, organización de industriales suecos, dirigida por un amigo de ‘Raúl Reyes’ y de ‘Alberto’, una organización que siempre los había apoyado en los tema de la paz en Colombia y en la consigna de intercambiar secuestrados por guerrilleros presos, estaba muy extrañada porque las farc habían secuestrado a uno de sus miembros, el empresario Ronald Larson.

Larson, efectivamente, fue secuestrado, junto con su esposa, la señora Peña, en los primeros meses de 2007. La NIR, entonces, pidió a ‘Alberto’ que exigiera  a sus jefes la liberación inmediata. Para tramitar el asunto, la NIR envió a Bogotá a un  ex-embajador sueco en Colombia (1999-2001) y a un consultor vinculado a la NIR.  ‘Alberto’ dio instrucciones a ‘Nicolás’ para que fuera el contacto permanente con los dos delegados. “Dígale al Secretariado” que  NIR es un puente con el Gobierno de Suecia y, además, tiene mucha libertad de acción en el exterior. Llame a ‘Iván’ al celular 0046 709840148”.

Lo primero que debía indagar ‘Nicolás’ era si Erin Ronald Larson sí estaba en poder de las farc. ‘Alberto’ estaba preocupado porque la policía sueca lo había citado y le pedía que lo liberaran. La policía le aseguró que eran las farc quienes se lo habían llevado del Nudo de Paramillo (Córdoba). ‘Alberto’, para ganar tiempo, les respondió que era más probable que hubiesen sido las AUC.

‘Alberto’ prometió a los suecos hacer lo que estuviera a su alcance para confirmar quiénes habían sido los autores. “Insístales a los ‘viejos’ (el Secretariado), le dijo a Nicolás, porque no nos podemos caer con NIR y con el gobierno: “Nos quitan la licencia de Radio Café Stereo (FM); los manes del estado y la policía de seguridad me dijeron que tranquilos, que soltáramos al secuestrado y la agencia (Anncol) no se tocaba así presionara uribito permanentemente”. Efectivamente, ANNCOL, gozaba de inmunidad, era intocable y estaba exonerada de cualquier investigación judicial en Suecia.

El primer informe de ‘Nicolás’ fue desilusionador: “el ‘viejo’ mandó decir que estaba ‘estudiando’ si tenían el ‘encargo’, que no era fácil la comunicación en ese momento y que la cosa iba a ser demorada”.

El 18 de febrero, la policía sueca volvió a citar al director de Anncol a un cuartel. Ya no estaban tan amables e indagaron por sus actividades. Al final le exigieron, directamente, la liberación del ingeniero. “Yo les dije que esos temas no tenía la menor idea pero que preguntaríacuando sepa algo les digo algo”. También los de la NIR comenzaron a mostrarse impacientes.

Al tiempo que eso ocurría en Suecia, el gobierno colombiano presionaba  para el cierre de ANNCOL. Los suecos se negaron, esperanzados en que eso les diera cierta inmunidad frente a los ataques terroristas a sus ciudadanos. “Nunca se sabe, dijo ‘Alberto’ pero ahí vamos a pesar de intentos de bloqueos y virus. Ayer no se podía entrar al administrador de la página, según la empresa donde está la página ‘visitantes extraños’, le habían modificado la configuración, bueno, a pesar de todos esos impases, la página está más estable en los últimos 8 meses”.

La NIR entregó a ‘Alberto’ una carta dirigida al Secretariado solicitando resolver de inmediato el caso; que era inaceptable que mantuvieran cautivo al ingeniero desde mayo de 2007. La carta, firmada por Erika Molin, Directora Ejecutiva del NIR, decía: “estamos dispuestos a actuar como intermediarios directa o indirectamente en éste proceso para encontrar una solución rápida del asunto”.

El 24 de febrero (2009), por fin, ‘Nicolás’ informó que el Secretariado le mandaba decir que “es positivo. No estábamos informados de eso. Necesitamos coordinar con tus anfitriones para solucionar”.

Cada que aparecía ‘Nicolás’, ‘Alberto’ aprovechaba para pedir que le mandaran su pago y los gastos de la página. El 27 remitió un mail diciéndole que estaba sin una ficha. El 11 de marzo, ‘Nicolás’ envió la respuesta: “hermano el viejo dice que están listos para entregar la encomienda de los anfitriones, que si se la dan a la esposa o si ellos vienen de allá a buscar eso que cuando quieran y cómo quieran entregan eso”.

‘Alberto’ le dijo a Nicolás que el jueves 12 (marzo de 2009), iba a hablar con ‘los anfitriones’ para ver cuándo llegarían a buscar ‘el encargo’ (así llamaban a su víctima, Larson). En la tarde del 12, luego de la reunión, escribió a ‘Nicolás’: “los anfitriones’ consideran que la liberación es un ‘gesto humanitario’ del Secretariado para con el NIR y aceptan de paso ser garantes en la entrega de Erin Ronald Larson”; allá en Bogotá está Johan Smith, responsable de recoger ‘el encargo’ en donde digamos nosotros; ojalá sea el viernes, sábado o domingo. Johan estaba acompañado por un delegado de la Cruz Roja Internacional ‘CICR’. El NIR aprovechó para hacer una declaración rimbombante: “el conflicto requiere una salida negociada y estamos disponibles para facilitar iniciativas en la contribución de una solución negociada del conflicto”.

Johan Smith se encontraba, efectivamente, en Bogotá y había dado el télefono número 316 7127508. Nadie lo llamó; se cansó de esperar y se fue, a pesar de que ‘Alberto’ le escribió que estuviera tranquilo, no se acelerera que lo iban a contactar.  Alberto escribió a ‘Nicolás’: “Ese man estuvo hasta el domingo en la noche y se regresó para acá, llegó anoche lunes. Me dijo que no lo habían llamado. Hoy martes me encontré con él y sus jefes del NIR”.  En ese mail aprovecho para insistir en que le mandaran lo de sus gastos.

El 18 de marzo de 2009, por fin, ‘Nicolás’ avisó a ‘Alberto’ que ya se había producido la liberación y que mandara una cuenta para girarle la plata que estaba pidiendo. Consta que envió los siguientes datos: “Joaquín Pérez Becerra, Estocolmo ‘Suecia’, número de teléfono celular: 076 2865980. Money Exchange Skandinavien AB (Skärholmen)”. ‘Alberto’ encareció que le hicieran el giro desde Maracaibo ‘Venezuela’, oficina ‘Casa de Cambio Maracaibo, CA, ubicada en la Av. 9B Edificio Banco Industrial de Venezuela, entre Calles 77 (5 de julio) y 78, local No. 7; número de teléfono 0261797.

En correo de ese mismo día, ‘Alberto’ pidió permiso para subir el siguiente texto a la página Anncol:“Como un gesto de amistad con el NIR liberamos al señor y no como dicen los medios que fue por gestiones del DAS y otros organismos de seguridad colombianos. Siempre hemos valorado la buenos oficios de éste organismo sueco empresarial en la concreción de la gira del 2000 con la participación de nuestros voceros y los del gobierno de Pastrana en los frustrados diálogos del Caguán”.

Con su mala leche de siempre, ‘Alberto’ anotó: “espero su respuesta sobre la propuesta de nota sobre liberación del encargo, ya que han dicho cualquier cosa menos la ‘generosidad vuestra con el NIR y con este país’ y estos tipos y tipas -del NIR- que también se hacen los suecos -los locos- y quieren pasar de agache, opino que sus costos políticos también lo tienen que asumir, hasta la negra piedad apareció ayer domingo en un diario nacional sueco que por ‘sus gestiones se liberó el Roland’. Eso es. Un abrazo extensivo a toda la familia...”.

‘Alberto’ viajó a Venezuela el 14 de abril y, por intermedio de ‘Nicolás’ logró hacer contacto con ‘Iván Márquez’. Despés, el

10 de mayo, ‘Alberto Martínez’ volvió a escribir a ‘Nicolas’ diciéndole que una persona de Suecia, se vería con ‘la negrita’ (Piedad Esneda Córdoba Ruiz), para hablar sobre el tema y que ‘el cantante viejito’ se encontraba por esos lados.

Notas:

(1) En sueco, las iniciales de la sigla NIR son Naringslivets Internationella Rad. En inglés es International Council of Swedish Industry y en español es Consejo Internacional de la Industria de Suecia.  Es una asociación independiente asociada a la Confederación de Empresas Suecas representante de más de 55.000 entidades. Su misión es trabajar en estrecha relación con las principales compañías en Suecia como en el exterior, con socios potenciales de negocios, organizaciones del sector privado, público y gobiernos, con el fin de realizar la promoción de negocios, como también programas de desarrollo. Funciona en un inmueble ubicado en la siguiente dirección: P.O. Box 5501 SE-11485 Estocolmo, Oficina Storgaton 19; número de teléfono 46 (0) 87838000 y Fax No. 46 (0) 86659029.

(2) Diana Patricia Peña, esposa del ingeniero sueco Erin Ronald Larson, fue secuestrada también en Tierralta (Córdoba). Logró huir de sus captores y fue encontrada por el Ejército ese mismo día de su plagio. La pareja de casados tenían una finca en un sitio conocido como El Diamante, cerca a Tierralta.

(3) Joaquín Pérez Becerra ‘Alberto Martínez’ mantuvo contacto permanente con representantes del Consejo Internacional de la Industria Sueca ‘NIR’.  Para él, era de imperiosa necesidad que las FARC fortaleciera la relación con el NIR.

(4)  El miembro del secretariado con el que trató ‘Nicolás’ fue Luciano Marín Arango ‘Iván Márquez’. Él dio todas las orientaciones políticas a ‘Alberto’ y a ‘Nicolás’.  ‘Alberto’ usó el alias de Torrijos en las coordinaciones que sostuvo con ‘Nicolás’.

  • La ‘Identificación de Protocolo’ de Alias ‘Nicolás Hurtado Parra’ procede de Caracas ‘Venezuela’; mientras que la de Alias ‘Roberto Gutiérrez’ en Estocolmo ‘Suecia’.
  • En el secuestro de Erin Ronald Larson (ingeniero sueco) y de Diana Patricia Peña (colombiana), el gobierno y la seguridad sueca estimaron o no se apartaron de la idea que los autores del hecho era precisamente ‘la gente de las farc’.
  • Es evidente que las autoridades suecas en contraprestación a la liberación del ingeniero sueco Erin Ronald Larson, dejaron funcionar sin ningún tipo de presión a la Agencia de Noticias de la Nueva Colombia ‘ANNCOL’; como también a la emisora fundada por la Asociación Jaime Pardo Leal, como lo es Radio Café Stereo, dada la presión sostenida por el Gobierno Colombiano.
  • Es ‘Iván Márquez’ quien sufragó los gastos de ‘Alberto’ en Estocolmo ‘Suecia’, para pagar el costo del servidor de la página de ANNCOL, entre otros aspectos.
Redacción pensamientocolombia.org
Abril 27 de 2011
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Buscar

Facebook

Ingresar